Consumo de alcohol para menores de edad en el balneario de Asia

Antes de comenzar a hablar sobre el problema en cuestión, vamos a enfocarnos brevemente en dos aspectos que nos parecen muy importantes para desarrollar este tema: la familia, y el impacto del alcohol en los jóvenes de hoy.

Mencionamos la familia porque es ella el núcleo más importante de valores y principios en la sociedad; es ella quien nutre a cada miembro que la conforma y en la cual los jóvenes se alimentan de enseñanzas aunque en muchos casos también de corrupción. Es en ella donde se recibe amor y se aprende muchas cosas acerca de la vida.

Pertenecer a una familia es de gran importancia para un ser humano e involucra la influencia de un miembro en el otro, ya que, el pertenecer y las condiciones de vida que te de ésta,   dependerá de la gran o mala persona, como nombré anteriormente, que puedas llegar a ser en la sociedad o al formar tu misma familia. He aquí donde entra el rol de los padres y comenzamos a introducir nuestro tema en esta breve introducción.

Los padres juegan un papel muy importante, el más importante, dado que tiene que hacer que sus hijos sean buenas personas, buenos miembros de una sociedad a raíz de sus buenos comportamientos. Que no rompan las leyes que se imponen y que vayan en contra de la corriente, salvo que sea por buenas causas.   Si los padres enseñan desde pequeños a sus hijos la importancia de tener buenas costumbres, modales adecuados, palabras correctas, la importancia de una escuela,  y todo esto unido a los valores, principios y limites que se dan en una familia, estarán contribuyendo a que cada uno de los chicos construya su camino para una vida correcta y elijan los caminos buenos en vez de aquellos que no lo son.

Un claro ejemplo de esto es aquella  anécdota  que cita  el Presidente de Licores del Comité de Vinos y Licores de la Cámara de Comercio de Lima, el señor Emilio Espinosa, al contarnos en la entrevista que el jamás permitió que ninguno de sus hijos toque si quiera una botella de alcohol antes de los 18 años. Nos comenta que muchos de sus amigos suelen pedirle a sus hijos “Por favor, pásame aquella botella o sirve un poco de esta otro o peor aun, prueba este vino”; asegura que es algo que indirectamente crea en los chicos esa dependencia y los hace convivir en un ambiente donde primero es alcohol y luego otras adicciones las que se pueden tener.

Profundizar en el problema

Desde el punto de vista de una sociedad civil, el problema en cuestión aborda el consumo, sea en demasía o con sobriedad, de bebidas alcohólicas para menores de 18 años principalmente en las playas del sur de Lima, exactamente en el conocido balneario de Asia. Además, no solo incluye el consumo sino también la venta ilegal de estos productos por parte de los detallistas hacia los jóvenes.

“JUANITO, por ejemplo, es denunciado por todos lados; ha sido cerrado y abierto y le sigue vendiendo alcohol a los menores de edad y TODOS lo saben. Es un caso de corrupción, por eso no tenemos hasta ahora buenos resultados, ya que no se cumplen las normas y no se sancionan a quienes deben sancionar. La municipalidad debería quitarle la licencia, este es el punto más crítico de consumo.”[1]

Existen muchos casos como Juanito y no solamente en el balneario de Asia sino que en todo Lima Metropolitana. Las autoridades son muy fácilmente corrompidas y no toman cartas en el asunto por lo tanto si nosotros como ciudadanos queremos que este problema social que trae muchas consecuencias negativas, pare debemos poner todos de nuestra parte para mejor la sociedad en la que vivimos.

Como mencionó el Presidente de Licores del Comité de Vinos y Licores de la Cámara de Comercio de Lima, el señor Emilio Espinosa, la vigilancia tiene que ser de toda la población. No es posible que este ubicado un policía en cada establecimiento donde se vendan bebidas alcohólicas es por ello que es nuestra labor como sociedad denunciar si observamos alguna venta ilegal de licores.

Asia y el comportamiento de los adolecentes

El balneario de Asia,  desde el año 2003, está ubicado en el kilómetro 97.5 de la Panamericana Sur. L a zona, llamada también boulevard de Asia o  Sur Plaza Boulevard, concentra comercios exclusivos, un multicines, discotecas, entre otros locales comerciales.

Este  lugar se presta para la diversión descontrolada y la aventura. He aquí donde los adolescentes no solamente beben alcohol, sino que lo consumen en exceso en  aquellas discotecas, bares y “chupodromos” los cuales lamentablemente no cumplen con los reglamente de venta de alcohol a menores.

Es aquí donde está el nudo de nuestro tema, poder entender y finalmente contribuir a que niños de entre 13 y 14 años no puedan ni deban comprar alcohol en ningún establecimiento de la zona.

Sin embargo, muchos de estos niños  puede que nunca hayan probado o que ni siquiera quisieran intentarlo pero estando en este ambiente de perdición, y facilidad para la obtención de licor, es posible todos se aventuran sin pensar en las consecuencias.

El problema de punto es que no es nada raro ver a altas horas de la madrugada a jóvenes en estado de ebriedad, caminando o tirados por cualquier lado del boulevard. Son estas acciones las que hacen peligrar su vida ya que están expuestos a cualquier peligro.

El alcohol en la sociedad de los jóvenes

En el ámbito global, es importante tener en cuenta que ha habido un cambio considerable en las costumbres sociales que favorecen de alguna manera el consumo de alcohol. Por un lado, se tiende hacia las Macro sociedades, donde cada vez más se da una pérdida de valores, y por otro los adolescentes tienen una mayor independencia económica, que les permite entrar de lleno en la Sociedad de consumo. Un claro ejemplo es la accesibilidad que tienen los jóvenes para comprar licor en el boulevard del sur en donde no necesitan permiso de sus padres, únicamente una fuente económica sustentable. Y como las familias que asisten a este lugar es prácticamente de nivel socioeconómico A y B, es aun más común que sus hijos tenga dinero disponible

Con esto se puede decir que tanto el alcohol como las drogas, están en nuestra sociedad porque cumplen determinadas “funciones” dentro de las cuales se incluye servir de elemento de integración para unos/as jóvenes y de evasión para otros/as. Ya que todos aquellos grupos que asisten a este centro turístico buscan ser parte de un grupo importante o elite de la sociedad limeña.

Otras razones por las cuales los adolecentes consumen alcohol comúnmente son las siguientes:

1. La búsqueda de efectos agradables y de una mayor capacidad de relación. 2. El bombardeo de la publicidad y la oferta de los vendedores zonales.

¿Cómo fortalecer el control y las regulaciones de estas ventas?

Todos los vendedores de licores están conscientes que va contra la ley venderles a menores de edad. Muchos de ellos por ley también tienen en su establecimiento un cartel en el cual se afirma este decreto. Sin embargo, venden estas bebidas alcohólicas a menores. La razón es muy obvio, obtener ventas. Si estos vendedores pararan estas ventas claro está que los menores no tendrán de donde obtener los licores y el problema estará notoriamente parando, pero ¿Cómo se puede cambiar la mentalidad de una licorería que lo único que busca son ganancias a costa de vender productos de manera ilegal? Esto es muy difícil de lograr ya que la mayoría de estas “bodegas” son informales y realmente no les importa el bienestar de la sociedad solo su bienestar personal. Es ahí donde nosotros como población tomaremos cartas en el asunto. Denunciaremos cualquier acto fuera de lo común que observemos y no nos quedaremos callados ya que este pequeño grano de arena es nuestra gran contribución a la mejora de la sociedad en la que vivimos.

Está claro que con nuestro apoyo no bastará, por lo tanto las autoridades deberán adoptar medidas más drásticas para este problema y entender la gravedad que ocasiona. Hay que saber que si las autoridades priorizan este problema, se podrá ir frenando poco a poco, sino preguntémonos ¿de qué manera se ha sensibilizado a la gente para que no maneje si ha consumido alcohol? La respuesta es por las autoridades y las altas sanciones, por los medios de comunicación y principalmente por sensibilizar a la población.

Y los padres…¿qué labor tienen?

“Ellos deben ser los primeros educadores y deben ser consientes en casa de cómo deben criar a sus hijos. No es solo que tomen en cuenta la ley y se sientan presionados, sino que sean preventivos. Por eso hay que hacer programas que les expliquen a los padres de familia y chicos que hablen del consumo responsable, información,  conciencia social sobre la protección de uno mismo.”[2]

La formación de los padres es determinante para el accionar de sus hijos. Ellos son los que muchas veces sin darse cuenta permiten que los hijos tengan contacto con estas bebidas o peor aún les dan autorización para que las consuman en sus hogares. De nada sirva que existan muchas leyes, que se controle a los vendedores de licorerías y que se trate de sensibilizar a la población si en sus propias casas se les permiten ingerir lo que sea y en donde sea.

De los padres de familia dependerá la libertad que tengan los hijos con respecto a las bebidas alcohólicas y con respecto a muchos otros productos que les causaran mucho daño. Es por ello, que ellos determinarán cuanto control tendrán sobre sus hijos y además les deberán enseñar las consecuencias de tomar muy precozmente. Es determinante esta actuación de los padres.

“La exposición y maniobra de la bebida alcohólica hace una daño tremendo al menor de edad, se debe enseñar al niño como manejarla, no hay que tenerle miedo sino controlar el uso y ser responsables como para saber identificar que hay cierto límite que no debemos pasar ese límite.”[3]

Los padres no son los únicos involucrados en la formación de los hijos, también están las instituciones educativos principalmente los colegios. Los niños pasan más tiempo del día en las escuelas que con sus padres es por ello que las escuelas deben de educar constantemente a los jóvenes en el consumo de alcohol. Estas instituciones cuentan con todos los recursos para enseñar a los niños todo lo relacionado con el alcohol y muchas veces no los utilizan. Deberán involucrarse 100% a esta campaña para frenar la venta indebida de licores ya que ellos pueden hacer mucho para pararla. Pero otra vez, claro está que no sirve de nada que la educación acerca del consumo de alcohol sea dado en las escuelas si los padres no contribuyen en nada. Es por eso que es recomendable que las escuelas vean la manera de también formar a los padres y educarlos en este tema.

Sensibilizar a los jóvenes menores de edad

Son los mismo jóvenes que sea por parte de educación, por alta libertad de parte de padres o por presión del grupo, los que están dispuestos sin ningún remordimiento a comprar alcohol y consumirlo sin cumplir la mayoría de edad. Ellos están plenamente enterados que está prohibido por ley que consuman sin embargo, son conscientes que en este país todo es posible y que no va haber castigos de por medio.

Son a ellos a los primeros que debemos buscar concientizar. Ellos deben saber no solo que está prohibido por ley sino cual es la razón por la cual no es recomendable que consuman alcohol.

“Es un producto que puede alterar el organismo y por eso los niños no pueden controlar lo que van a consumir, su modo de actuar cambia y por eso no se puede permitir la exposición al alcohol. La norma de los 18 años, puede que no sea la correcta edad pero de algo nos tenemos que agarrar, en USA es a los 21 por ejemplo.

Cuando uno no es responsable en el consumo se convierte en una enfermedad, es por ello que es mejor que una persona comience tarde a bebe para q se pueda controlar mejor.”[4]

Se les debe hacer entender que si se les prohíbe el consumo de alcohol no es porque así lo dice la ley ya nada más sino que trae muchas consecuencias negativas para la formación biológica y psicología de una persona. Puede crear dependencia en una edad muy precoz.

Si un menor de edad entiende estas consecuencias y decide esperar hasta la mayoría de edad para probar los licores se habrá frenado este problema social de gran manera ya que a pesar que exista venta ilegal, o a pesar que los padres permitan el consumo, si el persona protagónico que es el joven decide no consumir entonces no lo hará.

La aceptación social suele ser otro factor que “obliga” a muchos jóvenes a tomar aunque ellos no se sientan ni preparados ni cómodos al respecto. Lamentablemente, eso no se podrá cambiar porque siempre se quiere ser socialmente aceptable y lo que se debe buscar es que cada uno este orgullo de sus decisiones y sus acciones y actué de acuerdo a sus valores.

Los medios de comunicación también tienen mucha forma de influenciar en esta decisión, es por ello que se debe cuidar la publicidad que se realiza, como se realiza y a quienes llegan sus mensajes. Las autoridades deben regularizar estos medios de llegar a la población porque son determinantes para formar la personalidad de las personas.

Conclusiones

Ahora bien, después de este análisis, llegamos a la conclusión que para que una sociedad funcione de manera adecuada todos los miembros, autoridades, entidades, asociaciones, gremios, etc deben poner de su parte y no ir en contra de la corriente, más bien ir a favor de ella y lograr objetivos comunes.

Específicamente hablando de los jóvenes, todo depende de la familia y la manera en que ellos guíen el caminar de sus hijos para que sean personas correctas.

Sin embargo, no todo depende de los padres, los hijos se ven influidos por la sociedad quien les dice como actuar, que hacer o que no. Lo importante es que tengan cimientos claros y poder decisión ante circunstancias extremas.

Pues, recordemos, no siempre por más que se eduque a un hijo de la mejor manera, será el mejor ciudadano o la persona de intachable reputación en la sociedad, ya que ellos siempre eligen su camino y la manera de como quieren vivir en un núcleo familiar. Finalmente, tienen que dar lo mejor de si para lograr su cometido.


[1] Emilio Espinosa Velasco,  Presidente de Licores del Comité de Vinos y Licores de la Cámara de Comercio de Lima. Además, es Gerente General de DK Licores.

[2] Emilio Espinosa Velasco,  Presidente de Licores del Comité de Vinos y Licores de la Cámara de Comercio de Lima. Además, es Gerente General de DK Licores.

[3] Emilio Espinosa Velasco,  Presidente de Licores del Comité de Vinos y Licores de la Cámara de Comercio de Lima. Además, es Gerente General de DK Licores.

[4] Emilio Espinosa Velasco,  Presidente de Licores del Comité de Vinos y Licores de la Cámara de Comercio de Lima. Además, es Gerente General de DK Licores.

About these ads
Esta entrada fue publicada en educación, familia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Consumo de alcohol para menores de edad en el balneario de Asia

  1. ds19udep dijo:

    El problema de que los jóvenes menores de 18 años consuman bebidas alcohólicas es una realidad; me parece que no solo deben enfocarse en el balneario de Asia porque en todo lima se da este problema, por ejemplo en miraflores también se da este problema. A mi parecer los únicos que pueden encaminar a sus hijos en un buen camino son los padres, ellos son los que los forman y les dan los argumentos necesarios para que no consuman ese tipo de bebidas. Si los padres le dan una buena formación a sus hijos reforzando la personalidad (el colegio también interviene ahí), ellos podrán soportar la presión de sus compañeros a tomar bebidas alcohólicas; ademas si en verdad fueran sus amigos no l@ presionarían, ni siquiera le dirían que tome, porque saben cual es su forma de pensar. En ese momento el adolescente debería plantearse la siguiente pregunta: ¿En verdad son mis amigos?, ¿Quieren mi bienestar? ¿Son personas con las que podre contar si tengo algún problema?

    Maria Alejandra Requena O.

    • ds13udep dijo:

      Maria Alejandra estamos completamente de acuerdo con que el problema no solo es en Asia, pero tomamos solo este punto para poder dar una clara demostración que esto ocurre hasta en las clases sociales más altas. Por otro lado el consumo de alcohol es una etapa en la adolescencia, la cual la gran mayoría de jóvenes pasan, donde se da por descubrir cosas nuevas, sobre todo imitando a los mayores, por eso es que los adolecentes así no estén preparados quieren probar alcohol

  2. ds7udep dijo:

    El problema tiene 2 aspectos importantes; primero esta la indiferencia y corrupción de las autoridades frente a los locales que venden licor a los menores de edad y segundo la falta de un ambiente moral y comunicación en la familia de los menores consumidores de alcohol.

    Esthefany Cortegana Arías

    • ds13udep dijo:

      Estos dos aspectos, como podemos concluir son muy importantes; es donde la gente (padres y comerciantes) debe concientizar que la venta de alcohol y el consumo de estos, a menores de edad, no está para nada bien.

      Gracias Esthefany

  3. ds4udep dijo:

    Efectivamente creo que la familia cobra un papel fundamental para que los hijos no empiecen a tomar antes de tiempo y que no caigan en excesos. Creo que es importante que los chicos tengan una sólida formación en valores que les brinde criterios adecuados para entender que no es bueno para ellos tomar siendo menores de edad, y que además no es bueno hacerlo en exceso. Al final son los jóvenes quienes deciden, y depende de los criterios que tengan como van a optar.

    Nicole Pilco

    • ds13udep dijo:

      Gracias Nicole por compartir nuestras ideas y efectivamente la familia conjunta con el colegio, son los principales responsables en cuanto la manera de pensar de los adolecentes. Estos podrían formar un carácter fuerte lleno de principios y valores con una solida educación, permitiéndoles tener la fuerza necesaria para rechazar el consumo de bebidas etílicas antes de cumplir con la mayoría de edad.

  4. ds11udep dijo:

    Estoy de acuerdo con que el problema radica desde el núcleo familiar ya que desde ahí se genera una firmeza para no dejarse influenciarse por las presiones de amistades que para mi gusto son las que mayormente inducen al consumo de alcohol en menores de edades, también creo que institucionalmente no se aplica con firmeza las leyes de prohibido el consumo de alcohol para menores de edad, aun tenemos mucho que mejorar en este tema.

    Guillermo Caballero

    • ds13udep dijo:

      Coincidimos contigo. Nos falta mucho que trabajar en este tema y creemos que una buena forma de combatirlo es educando a las personas relacionadas sobre el tema. Desde el más pequeño hasta los adultos tiene que saber porque es perjudicial el consumo a temprana edad.

      Saludos Guillermo

  5. ds18udep dijo:

    En mi opinión, hay muchas cosas que se pueden hacer para frenar este consumo ilegal de alcohol, como por ejemplo, obligar a las licorerías a solicitar documentos de identidad a las personas que adquieran sus productos, y supervisar periódicamente que esto se cumpla, así como también en las discotecas, sin embargo, y en esto estoy de acuerdo con los autores, el principal problema viene del individuo. Pueden realizarse muchas cosas, pero si los jóvenes buscan estas bebidas, en algún momento las encontrarán, por lo tanto, la verdadera solución debe consistir en hacer entender a los jóvenes que el consumo de estas bebidas solo provocará perjuicios en ellos, tal vez no inmediatos, pero si en un mediano o largo plazo.

    Luigi Marfurt

    • ds13udep dijo:

      Estamos de acuerdo contigo Luigi, el tratar de privar las opciones de los jóvenes en conseguir alcohol es una medida a corto plazo, la verdadera solución es enseñarle a ellos porque no la deben de consumir.

      Saludos

  6. ds1udep dijo:

    El principal problema radica en lo que respecta a la familia, obviamente sin dejar de mencionar que los menores de edad ahora tienen mucha mayor libertad en cuanto a sus actos, y se dejan influenciar por los “amigos”. Como sabemos y lo mencionan los padres son los educadores principales, el dejar “las puertas abiertas” a los hijos y darles esa libertad de actuar, llevandolos al libertinaje, trae consigo este tipo de comportamiento, es decir, el no educarlos y enseñarles que las consecuencias de tomar alcohol a esa edad trae consigo muchos males físicos, sino que pone en peligro su vida e integridad. El boulevard de Asia alberga cada verano a miles de jóvenes que son “dejados” por los padres para hacer con su vida lo que realmente quieran, es decir, son soltados en plaza. En este tipo de familias, no exista ya mucho la unión sino básicamente reina el poder y el dinero, es más, podría decirse que los mismos padres, “educadores”, enseñan “indirectamente” a los jóvenes que la vida se puede vivir como sea teniendo dinero. Este es el principal problema que enfrenta no solo esta clase, sino en todo el mundo la mentalidad de los padres ha variado, y la educación familiar se ha visto perjudicada por el actual consumismo que existe. La responsabilidad por parte de las personas encargadas de la venta de bebidas alcoholicas se ve deteriorada también por lo que se mencionó antes, el consumismo extremo que se percibe y que finalmente influye mucho en la toma de decisiones de estas personas, ya que lo importante es la venta final y que si no fuese por lo que venden, podrían no obtener los beneficios queridos.
    La responsabilidad finalmente recae plenamente en la familia, ya que un jóven bien formado en valores, no tendrá ningún problema en decir no cuando llegue el momento.

    Saludos,

    Daniel García

    • ds13udep dijo:

      Nos parece muy buena la profundización que le has dado al tema en cuanto como el poder del dinero ha echo cambiar la forma de pensar de los padres, y estos a su vez han cambiado sus maneras de educar. Para poder arreglar esta mala crianza tienen que intervenir los colegios, porque si no lo supieron enseñar los padres lo van a tener que enseñar los maestros. Pero concordamos contigo Daniel que es la familia la que te inculca gran parte de los valores.

      Saludos

  7. ds14udep dijo:

    Concuerdo con que el origen del problema estaría en la formación de los jóvenes en la familia, pues son las enseñanzas y el ejemplo que observan en sus padres, lo que finalmente influye en su comportamiento cuando empiezan a “independizarse” (etapa de adolescencia). Así, el abusar del alcohol refleja en la mayoría de sus casos, problemas mayores de inseguridad, falta de afecto, necesidad de aceptación social, entre otros.
    Se podría afirmar que no es normal que un joven busque el alcohol hasta el punto de embriagarse totalmente. Desde mi perspectiva, brindar, celebrar, disfrutar está dentro de lo correcto, pero hacerlo en demasía y a una edad temprana, denota un sentido de rebeldía, autonomía extrema, etc. que no surge injustificadamente. En este punto, consideraría que la labor de la familia se vuelve crucial. Sin embargo, parecería que cuando el problema procede de algunos años atrás y recién se manifiesta en la adolescencia por medio de estas actitudes, ¿qué posición podría adoptar la familia que tiene un problema como este? ¿Cómo convencer al adolescente lo erróneo de su conducta?
    Gracias.
    Ana Carolina Macedo

    • ds13udep dijo:

      Ana Carolina estamos de acuerdo con que brindar, celebrar y disfrutar con alcohol no esta mal, también que esto es para los mayores de edad, sin embargo como mencionas los padres son los ejemplos, y si es que un adolescente ve a sus padres hacerlo de manera recurrente va a caer en lo frecuente y se le va a volver normal, por eso es que son ellos los que tienen que tener cuidado en cuanto donde lo hacen y con que frecuencia.

      Saludos

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s