En búsqueda de una comunicación familiar íntegra

Desde un inicio, la familia ha sido el grupo humano más importante y fundamental no solo para el desarrollo del hombre mismo sino para su propia supervivencia. Este valor de la familia se ve desde épocas remotas, por ejemplo, el hombre prehistórico necesitaba estar agrupado para poder satisfacer sus necesidades vitales, compartían espacios y conformaban los clanes o tribus. Por otro lado, en la época antigua el principio de la familia no era exclusivamente lazos consanguíneos o el parentesco sino, el culto tanto a los parientes vivos como ya murtos; en la antigua lengua griega la palabra familia significaba “lo que está junto a un hogar”.

Esto es porque el hombre es un ser social, que necesita de los demás para poder desarrollarse y subsistir; por tanto, la familia no solo es vínculo de afecto sino también es vínculo de vida. Sin embargo, su importancia es más trascendental, como nos mencionó la profesora Rosario Bullard[1] en la entrevista que le realizamos, la familia es la sociedad primaria donde, la persona va formando su personalidad y se prepara para más adelante ser parte de un grupo social, afrontar con facilidad las dificultades que se les presenten y prepararse para luego formar su propia familia.

Es en ella donde la persona es aceptada por cómo es con todas sus virtudes y defectos; es la escuela de amor donde adquieren los principios y valores y gracias a esa aceptación, la persona puede percibir sus errores; además, no está sola. Sin embargo hoy en día a pesar de que la sociedad sabe y reconoce la importancia de la familia, existen ciertos ataques y agresiones que deterioran el núcleo familiar.

Descripción de la situación

La familia es la célula básica de la sociedad; por tanto cumple roles fundamentales en la formación de sus miembros quienes son capaces de consolidar los diferentes enfoques hacia un objetivo común.  Con base en esto, se establecerán las relaciones interpersonales en la sociedad; asimismo, de ella se adquieren los principales valores éticos en la edad más temprana lo que contribuirá a que luego se desarrollen en su comunidad. Según la profesora Rosario Bullard: “(la familia) tiene una importancia para la sociedad increíble, por que al ser el lugar donde mejor nos conocen, donde más nos quieren, donde nos dan esa seguridad, ese entorno de estabilidad; entonces es el lugar ideal para la formación de buenos ciudadanos; la formación en valores y que toda ciudad necesita. Es como dicen algunos autores, es el lugar donde se humaniza al ser humano”.

Actualmente, este grupo vital se está resquebrajando por dentro, es decir  son sus mismos integrantes quienes la están dejando de lado y no le están dando la importancia debida. Tal vez porque se perdió el sentido fraternal de la familia, confundiéndola solamente como un centro de reglas y obligaciones. Los jóvenes sienten un fuerte rechazo a este tipo de  situaciones, lamentablemente en su etapa más crítica, donde la influencia de los amigos y terceros es muy aceptada; influencia que muchas veces, lejos de contribuir a su correcta formación, los lleva a adquirir vicios y hábitos inadecuados. Pensamos que es esa pérdida de la comunicación familiar el origen de muchos de los problemas sociales de hoy.

Definición del problema

El problema central es cómo repercute en el balance familiar de manera interna y externa en el progreso de la sociedad, la escasa y pobre comunicación entre los miembros de la familia.

Problemas generales:

  • ¿Cómo podemos hacer para lograr una integración efectiva en la convivencia familiar?
  • ¿Cómo se logra unir a los miembros de una familia ya resquebrajada?

Problemas específicos

   a)  ¿Cómo formar mejor a los futuros matrimonios acerca de la importancia e implicancia de éste y cómo continuar la formación?

  b)  ¿Cómo fomentar ocasiones de diálogos entre padres e hijos?

  c)  ¿Cuál es la manera óptima de que los padres transmitan enseñanzas éticas a los hijos?

  d)  ¿De qué manera acercar a la familia como una unidad?

  e)  ¿Qué se puede hacer para que la educación de los hijos no sea influenciada o hasta truncada por los agentes externos a la familia que lejos de ser beneficiosa para ellos, puede conducirlos por un camino erróneo?

Estudio de causas:

Hoy en día muchas parejas deciden contraer matrimonio sin conocer realmente su verdadero significado y la importancia y responsabilidades que este conlleva. Al no tener conciencia del gran paso que este involucra no solo en su vida como persona, sino en la vida de la pareja y de los hijos por venir.  Esta situación puede afectar no solo el interior del matrimonio (no siendo tan sólido) sino que también la crianza de los hijos, pues podrían no estar preparados para tan importante responsabilidad.

El atareo del día a día muchas veces aleja a los miembros de la familia pues por ejemplo sus horarios no coinciden y los pocos que hay son mal aprovechados. “Yo percibo que hay cada vez menos tiempo para conversar porque los papas están mucho tiempo fuera de casa y porque los medios de comunicación nos absorben: el teléfono, el internet y hasta los videojuegos”, nos comenta la profesora Rosario García-Naranjo de Bullard.

Los principales factores que contribuyen son el trabajo de los padres, los estudios de los hijos, la televisión, el internet, el preferir pasar tiempo con los amigos; factores que muchas veces son superfluos o momentáneos dejando de lado, el pasar momentos agradables y de calidad con la familia. Esto no permite que el estar con la familia sea tiempo en el cual las personas se forman y crecen más humanamente, donde los hijos sean educados en valores y virtudes ni los padres puedan crecer como persona ni cumplir su rol como matrimonio ni como padres. Además no es posible crear un ambiente de confianza mutua y comunicación. Es por esto que se debe fomentar ocasiones de diálogos entre padres e hijos para fortalecer los vínculos. Además se tiene que considerar la falta de conciencia de los padres acerca de conocer cuál es la manera óptima de transmitir las enseñanzas a sus hijos para que los momentos de diálogo sean de calidad.

El diálogo permite el acercamiento de la familia y despierta el interés por saber las cosas del otro. Las relaciones en la familia son especialmente importantes porque moldean la personalidad de la persona y su comportamiento, estos vínculos son el fundamento que dará la solidez a las creencias, hábitos y virtudes. Claro, aunque no se debe olvidar que el comportamiento “…no depende exclusivamente de la comunicación en la familia, sino más bien de cada persona, de su fuerza de voluntad”, según la profesora Rosario.

Pero aún con lo anterior, no conviene que los miembros actúen independientemente: Los hijos porque no conocerán las útiles experiencias de los padres y estos últimos porque estarían desatendiendo a una responsabilidad esencial y connatural. El aprendizaje se proporciona mejor en un hogar de integración y apreciación mutua, es por eso que es conveniente buscar la forma de acercar a la familia como una unidad.

Debido a que esas familias no comparten momentos de calidad entre ellos ni logran cultivar la confianza entre sus miembros, están tienden a formarse en bases débiles e inestables, dando como resultado una formación de los hijos muy superfluos y poco o nada cimentadas. Esta situación trae como consecuencia que los hijos confíen más en personas terceras al ceno familiar y que en la mayoría de los casos no son las más apropiadas para su desarrollo; muy al contrario, ejercen una influencia muy negativa en los hijos, especialmente si están en una etapa de aprendizaje y desarrollo. Esto es una contradicción entre lo que aprenden en casa con lo que captan del exterior. Si en la familia no han sido lo suficientemente instruidos, estos miembros serán blancos fáciles de influir; peor aún, son más fáciles de ser seducidos por malas juntas y malos hábitos.

Generación y evaluación de alternativas

Para realizar un mejor análisis se ha planteado una lista de alternativas para  cada problema:

¿Cómo formar mejor a los futuros matrimonios acerca de la importancia e implicancia de éste y cómo continuar la formación?

         i.            Colocar como requisito para contraer matrimonio católico, la asistencia a charlas sobre las relaciones familiares futuras y crear conciencia de tener una familia unida.

Como la profesora Bullard nos indica “Los novios, cuando se van a casar, saben muy bien la responsabilidad que tienen. No solo respecto al novio y la novia y viceversa, sino también respecto a los hijos que pueden tener, y de cara a la sociedad. Entonces, saber eso implica que yo me olvide de mí, que busque el bien de los demás, que piense antes en los demás que en mí”. Los matrimonios pueden asistir, antes y después de tener hijos, a charlas de orientación familiar donde les enseñen a comunicarse mejor en la familia según el lenguaje de cada uno, aunque cabe el rechazo. Se tratará de compenetrar mejor a la familia porque los padres poseerán conocimientos que ayudaran a la efectividad de su labor en la práctica. Es mejor prevenir que lamentar: si se logra que los matrimonios jóvenes acepten la charla, se habrá creado mayor concientización en relación a otros para las parejas jóvenes, respecto al fundamento consistente.

       ii.            Organizar grupos de padres en las comunidades, para que se de charlas sobre cómo formar bases sólidas en sus hogares y cómo transmitirlas a sus hijos. Visitas de psicólogos y especialistas.

El diálogo e identificación con personas que pasan por el mismo problema de uno animará a los padres a seguir las indicaciones. Los padres aprenderán algunas técnicas para trabajar con sus hijos y tener una serena armonía. Asimismo, si es bien  asimilado, es muy conveniente para mejores relaciones familiares porque involucra técnica con buenas intenciones, lo ideal es llevarlo a práctica.

¿Cómo fomentar ocasiones de diálogos entre padres e hijos?

      iii.            Aprovechar las comidas para conversar. Evitar prender la televisión en esos momentos.

De manera práctica, esto logrará que los miembros de la familia se integren más. No necesita de un gran esfuerzo para aplicarlo, sino compromiso y mucha voluntad. Los padres pueden tener la iniciativa. Si bien puede a un inicio ser difícil (si están acostumbrados ver tv. mientras comen), a la larga, se darán cuenta que compartir aquellos momentos familiares son más divertidos, además que se sentirán protegidos y apoyados.

     iv.            Compartir pasatiempos juntos y pasar todo un día juntos.

Esto ayudará a que se genere una mayor confianza entre cada uno de los miembros. Una buena idea es que se puede aprovechar los domingos para pasarla en familia, compartiendo momentos agradables y saliendo de la rutina del día a día.

¿Cuál es la manera óptima de que los padres transmitan enseñanzas éticas a los hijos?

       v.            Se debe aplicar un estilo de comunicación asertivo y dialogante. Luego, el afecto y el reconocimiento, el dialogo, la escucha, la comprensión, tener autoridad (sin ser autoritario), etc.

Hace que los miembros de la familia sientan más profundamente su relación de manera que quieran por ellos mismos comunicarse y tener una relación más estrecha,  puesto que aparece un sentimiento de bienestar con la otra persona. La profesora Rosario recomienda “Por ejemplo tiempo, atención,  capacidad de escucha, confianza, cariño, comprensión, empatía, ponerse en el lugar del otro, de esa manera se logra que el otro me abra su intimidad y estar pendiente, en cualquier momento, desde niños”. De la misma manera, es eficiente puesto que se logra la comunicación de forma correcta. Con respecto a la consistencia, esta alternativa de solución logra una comunicación positiva y satisfactoria que será lo suficientemente solida para crear lazos fuertes y duraderos.

     vi.            Pedir consejo a especialistas como psicólogos, sacerdotes, personas instruidas, etc.

Tienen estudios y experiencia que amparan que sus resultados o soluciones a tomar van a ser satisfactorios, prácticamente. Según cada caso, concluyen una forma de proceder y medidas a tomar que lograran armonía y tranquilidad en la familia. Al ser viable, la solución es eficiente. Así mismo se dan soluciones con base profesional que alcanzan el largo plazo como duración, siendo consistentes.

¿De qué manera acercar a la familia como una unidad?

    vii.            Tener disposición para compartir problemas personales y escuchar con paciencia y optimismo.

La disposición de los integrantes a formar parte de una familia más unida es decisiva, es por eso que las acciones deben ser enfocadas en revertir esa situación en caso de ser así. El compartir problemas personales permite aliviar a la persona de la carga sentida, respecto al que escucha y al que habla. Además, los hijos u otros miembros aprecian esto, al sentir que sus opiniones se valoran y que se encuentran en la situación de contribuir a eso oyendo al otro. Esto crea un círculo de unión e integración.

  viii.            Desarrollar actividades diferentes a las rutinarias, como un viaje de vacaciones pero que sea especialmente dedicado para la familia con comida, actividades y conversaciones sinceras.

Se acerca físicamente a los miembros de la familia exponiéndolos a intercambiar ideas porque son los únicos conocidos en ese ambiente externo. Se aprende unos de otros; los medios no son simplemente hablar sobre cómo debería actuar el miembro en cuestión sino que se brinda el entorno adecuado por fomentar la unión mediante la asignación de actividades. Estas actividades grandes y periódicas acercan y permiten desarrollar la capacidad de cada miembro. Tener nuevos retos, saber que se practican actividades en común y reconocer que nunca se pasa mejor que con la familia creerá conciencia para considerar a la familia no por aburrimiento sino por el amor.

¿Qué se puede hacer para que la educación de los hijos no sea influenciada o hasta truncada por los agentes externos a la familia que lejos de ser beneficiosa para ellos, puede conducirlos por un camino erróneo?

     ix.            Advertir a los hijos que fuera de casa pueden ver muchas cosas que son contrarias a lo que les enseñan. No sobreprotegerlos.

Esto creará una mayor conciencia de los hijos acerca de su entorno, además que desarrollaran herramientas para que por sí mismos puedan afrontar tales situaciones. Al no haber imposición, los mismos hijos sabrán distinguir lo bueno de lo malo. Hay colaboración entre padres e hijos. Mientras que, esta manera de actuar crea lazos de confianza al interior de la familia; además que los hijos se vuelven más responsables y seguros de sí mismos.

       x.            Conocer a las amistades que los hijos frecuentan y a las personas que están en su entorno, dar su opinión de lo bueno y lo malo que han detectado y aconsejarles constantemente.

Conocer las amistades de los hijos ayudará a los padres a comprender mejor a sus hijos, además que podrán tener una relación más estrecha y de confianza mutua. También, al conocer a las personas que rodean a los hijos, podrá ayudar a los padres a brindarles consejos más asertivos. Además que se está respetando la elección que los hijos hacen al escoger a sus amistades. Además, las prohibiciones, lejos de educar a los hijos, puede crear cierta rebeldía o de lo contario, una timidez extremista.

Conclusiones

La familia es la base fundamental de la sociedad  donde las personas adquieren o aprenden los valores y principios básicos que le permitirá desarrollarse y relacionarse con los demás. Esta además supone una alianza que se consolida en el matrimonio y con los hijos, se le da una mayor trascendencia.

Hoy en día, hemos visto que muchos de los problemas familiares que afectan a la familia surgen debido a una escasa o pobre comunicación entre sus miembros. Este aspecto, no solo afecta a la familia como grupo sino que tarde o temprano repercutirá en la manera como el individuo se adapta y se relaciona con la sociedad. Si la persona no ha crecido dentro de una base sólida, con valores claramente definidos y en un entorno de confianza y respeto, será fácilmente presa de los antivalores y estilos de vida contradictorios que lejos de mejorar a la persona, la deteriora y la puede conllevar hacia malos hábitos y conductas equívocas.

Muchos de los matrimonios de hoy, no conocen ni valoran la importancia de aquella unión y por tanto, no son capaces de cumplir verdaderamente con sus funciones, esta situación, a la larga, no solo afectan la relación marital sino también y sobre todo afecta a los hijos. Un segundo problema que hemos hallado es que muchas de las tareas rutinarias tienden a alejar a los miembros de la familia por lo que los momentos de diálogo son cada vez más cortos y superficiales, de esta manera, por ejemplo se ve que los hijos recurren a otras personas para resolver sus dudas e inquietudes, personas que muchas veces no son las más apropiadas; esta tarea es la de los padres y deben preocuparse por ser ellos su ejemplo a seguir.

Para unir a una familia ya resquebrajada, según la profesora Bullard “depende de cada uno perdonar, así el otro no pida perdón. El perdón es una virtud que cuesta mucho; todo se puede pensar para algo positivo, mirar el pasado para sacar experiencia, que lecciones te da”.

La confianza cumple un rol importantísimo en la comunicación familiar, esta confianza se debe ir cultivando desde siempre, pues esto ayudará a generar una comunicación familiar efectiva, donde cada uno de sus individuos se conocen mutuamente, se interesan por conocer más de los otros poniendo en común sus preocupaciones, metas y proyectos; por tanto, juntos lucharan por alcanzarlos, buscaran no solo su bien sino el bienestar de su familia, desarrollándose más como personas, humanizándose cada vez más.

Así mismo, la familia debería estar unida como tal y apoyarse siempre para que la carga de los problemas no sea tan pesada. Los diferentes miembros como padres, hijos hermanos, etc. aunque tengan distintos roles y niveles de comunicación, tienen un mismo fin: ser una familia integra y con valores. Ante tantos problemas sociales, se debe empezar por construir un grupo familiar lleno de amor y confianza, para construir un grupo social con fines mutuos.

Los daños causados hoy en día en las relaciones de las sociedades tienen consecuencias como conflictos de envidia, poder, ambición, e ignorancia ante los problemas de los demás para imponer los propios. Tanta disputa por ser uno mejor que otro, que se va en contra de uno de los valores más importantes y fundamentales: la humildad, de entender nuestros límites y alcances para poder cumplir una de las más grandes enseñanzas de Cristo: El Dar. La entrega al otro, que así mismo implica un recibir.

Esta misma entrega es la que se debe dar en la familia, no solo para recibir sino para darnos nosotros mismos. Esto implica no una disminución de nuestro ser sino, muy al contrario, un engrandecimiento de nuestro amor.


[1] Quien ha seguido programas de orientación familiar, un Diplomado en familia en la Universidad de La Sabana en Colombia y un Máster en “Matrimonio y Familia” en la Universidad de Navarra. Asimismo, dicta programas de orientación familiar en Arequipa, Chiclayo, Cañete y Lima.

Esta entrada fue publicada en educación, familia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a En búsqueda de una comunicación familiar íntegra

  1. ds4udep dijo:

    Me parece muy bueno el artículo y añadiría algo para la formación de los futuros matrimonios: Dentro de esta formación es necesario que comprendan que el amor que se tienen durante el enamoramiento o noviazgo es un amor terrenal, en el momento en que la pareja da el Sí para toda la vida frente al altar, se vuelve un amor distinto, un amor más elevado, porque ahora ese amor debe asemejarse al de Cristo a su Iglesia. Es un amor más puro, ya no es terreno. Y en ese sentido, se valora mucho más la unión y se busca formar una familia que refleje el amor de Cristo en sus vidas y que se esfuerza día a día por tener una vida virtuosa y en ese sentido se podrá tener una relación más sólida donde la comunicación esté presente entre los miembros de la familia.

    Nicole Pilco

    • ds7udep dijo:

      Gracias Nicole por tu aporte. Y sí, el enamoramiento es una etapa previa al amor conyugal; sin embargo, esta etapa inicial es fundamental para que la pareja conozca realmente a la otra persona: sus virtudes, defectos, limitaciones. etc., lo que ayudará a decidir el futuro de la relación. Por tanto si esta etapa es llevada de manera adecuada; es decir, con el esfuerzo de ambos, paciencia, y apoyo mutuo, facilitará contruir una relación sólida. Esto a la larga, con la llegada de los hijos, logrará transmitirles aquello que contruyeron como pareja.
      Para mantener esto, se necesita de una comunicación constante en la que los padres enseñen, apoyen y ,sobre todo, escuchen a sus hijos.

  2. ds6udep dijo:

    Como se mencionó en el artículo, la familia es el espacio donde las personas aprenden a convivir y afrontar las dificultades. Una buena convivencia se logra sobre la base del afecto, la seguridad y la confianza.
    Si desde pequeños se crea una relación de confianza entre padres e hijos, no se critica sino que se enseña, se escucha, se aprende a valorar la importancia de la familia y se ve coherencia entre lo que te dicen tus padres y lo que ves; la familia se mantendrá siempre unida y la comunicación fluirá.
    Silvana Ponce de León Jara.

    • ds7udep dijo:

      Nos alegra que compartas nuestra percepción. Eso es en gran medida lo que queríamos transmitir. La respuesta a la gran mayoría de problemas es el saber educar desde pequeños a los hijos, mostrándole apertura al diálogo, permitir que se sientan escuchados y que importan, no solo a los miembros familiares sino que también es muy importante para la sociedad y lo sería más aún si sigue su vocación, para aportar a la comunidad según su talento concedido. Así, se verifica la repercución del primer centro de enseñanza que es la familia con el desarrollo de la nación. Gracias.

  3. ds19udep dijo:

    Me parece un muy buen artículo, ya que en la actualidad muchas personas no tienen dedicado un tiempo especial para compartirlo con la familia. Tanto los padres como los hijos están ocupados en sus asuntos, ya sea el trabajo, los estudios o los amigos como lo mencionan. Es importante que las familias desde el principio se den un tiempo para conversar, salir y divertirse juntos ya que esto fortalecerá su unión. La familia es la base de la sociedad y es donde las personas crecen en valores y se humanizan, es por ello que los padres tienen la labor de educar e inculcar estos valores en sus hijos y fomentar la unión familiar.
    Claudia Loayza

    • ds7udep dijo:

      Gracias por tu comentario y nos alegra que nuestro artículo haya sido de tu agrado. En efecto, los tiempos modernos han alejado a los miembros de la familia y es mas difícil crear momentos de diálogo e interacción. Por ello, los pocos momentos de los que se dispone deben convertirlos en tiempos de calidad; por ejemplo, compartir ocasiones especiales, experiencias, juegos de interacción, paseos, actividades familiares, etc. En conclusión, es necesario entender la importancia de las relaciones en la familia para evitar caer en la desunión familiar.

  4. Me parece un tema muy bien logrado, es de suma importancia que en las familias se mantenga una comunicación fluida entre todos los miembros, que se dedique tiempo, pues es la primera instancia a la que recurrimos cuando tenemos dudas, miedos, etc. Me parece indicado mencionar que para formar familias sólidad hace falta formar parejas sólidad, es por eso que personalmente creo muy importante desarrollar temas en pareja como “educación en el amor” que te darán algunas bases y herramientas para permanecer unidos y sólidos.

    • ds7udep dijo:

      Tu comentario es muy acertado, en una de nuestras soluciones recomendamos que las parejas deberían recibir charlas sobre las relaciones familiares futuras y crear conciencia de tener una familia unida, mediante una comunicación que sea de acuerdo al miembro con el que se está tratando. Su importancia recae, en que muchas veces uno mismo no puede resolver sus propios problemas, o es incapaz de verlos; en estos casos sería util recurrir al apoyo de personas capaces de guiarnos hacia una solución adecuada.

  5. ds17udep dijo:

    Me parece importante el tema de este artículo debido a que hoy en día la falta de comunicación familiar es uno de los más graves y grandes problemas sociales a nivel mundial. La familia es la primera escuela donde aprendemos cómo comunicarnos y la forma como aprendemos a comunicarnos en ella determinará cómo nos comunicamos con los demás. El problema se da cuando hay una falta de comunicación entre padres e hijos que hace que el adolescente busque en grupos de amigos lo que le falta en su hogar, lo cual puede introducirlo en círculos de malos hábitos. Es por eso que los padres deben tomar consciencia de que la atención a los hijos es la clave máxima y el principio de un buen futuro.

    Alejandra León Caillard.

    • ds7udep dijo:

      Gracias Alejandra por tomar interés en nuestro tema. Si bien, hoy en día, existen muchos problemas, la comunicación familiar es un punto crítico a considerar ya que la familia al ser la base de la sociedad, trae como consecuencia que sus problemas influyan en el desenvolvimiento de las personas que conforman nuestra actual comunidad. La familia se encarga de moldear a cada miembro, puesto que al ser un ambiente de confianza lo ideal es que la persona se desenvuelva libremente, esto repercutirá en su caracter y personalidad.

  6. ds12udep dijo:

    Me ha gustado bastante el analisis que han realizado pero me gustaria darles una idea, no han conciderado dentro de las alternativas elaborar una campaña junto con empresas importantes y el gobierno para instaurar una politica de empresas familiarmente responsables y que toda empresa que adopte esta politica tenga una serie de beneficios en atención de sus impuestos a pagar u otros que el estado pueda brindar.

    Javier Ramírez Avalos.

    • ds7udep dijo:

      Apreciamos tu interés en el tema y sobre todo tu iniciativa al sugerirnos esta alternativa. Si las empresas se comprometen con sus trabajadores y la familia que hay detrás de ellos, estarían ganando ambas partes. Por un lado, las empresas tendrían trabajadores más motivados y comprometidos con su labor; por el otro, las personas tendrían una mayor oportunidad y ayuda para dar a su familia una mejor calidad de vida. Asimismo, la sociedad en general se vería beneficiada, pues la familia es la base fundamental sobre la cual se construye una sociedad.
      Hoy en día, existen empresas que reconocen cuanto influye el bienestar no solo del trabajador sino también el de su familia, y por tanto, se preocupan porque haya un equilibrio entre su vida laboral y su vida familiar. Por ejemplo, algunas empresas tienen cunas dentro de los centros laborales, otorgan escolaridad a los hijos de sus trabajadores, etc. Nosotros como futuros empresarios, que estaremos a cargo de muchas personas y familias, nunca debemos olvidar este aspecto.

  7. ds2udep dijo:

    El artículo recuerda muy bien que nunca se debe descuidar la comunicación familiar; hoy en día ya es muy común escuchar que las familias son “disfuncionales” debido a los problemas que esconden, cuando el verdadero problema es no intentar hacer algo por solucionar los conflictos. Lamentablemente, y como se ha indicado, la tecnología trunca la comunicación pues se ha vuelto en su reemplazo; es importante hacer lo posible por pasar tiempo de calidad en familia. La familia es una unidad en la que cada uno cumple una función particular que se complementa con la del otro, los padres debería preocuparse por sus hijos y la sociedad debería preocuparse por el establecimiento de lazos matrimoniales fuertes pues son los valores que se adquieran gracias a la labor educadora de los padres los cuales determinarán los valores de la sociedad.

    Mariel Bedoya Guevara

    • ds7udep dijo:

      La relación familia-sociedad es de colaboración. Se complementan y se apoyan una a la otra. Las dos tienen como meta la formación de los ciudadanos y procurar las buenas interrelaciones entre sus miembros. La sociedad se alimenta de los valores que se adquiere dentro de la familia. Es por eso que si se pierde la eficiencia de la enseñanza en el hogar, los medios reguladores sociales se deberían poner en marcha y hacer lo posible para lograr que se normalice, ya que esto repercutirá directamente en la sociedad misma.También es cierto que ahora los tiempos de conversaciones son menos frecuentes y cortos por lo que se debe apuntar a tener momentos de calidad íntegra como bien lo mencionaste. Gracias por tu aporte.

  8. ds16udep dijo:

    Este tema es de suma importancia para todos los miembros de la familia. Me parece muy bueno el enfoque que se le da a este articulo y las soluciones que propone el mismo. La familia es la “primera escuela” ya que es ahí donde se nos enseñan las cosas básicas como valores y virtudes que debemos fomentar en nosotros y en nuestro entorno. Es de suma importancia la relación de los padres ya que en conjunto nos enseñan y aportan más. Una buena familia, tiene como base una buena relación de los padres.

    Celeste Lastra Castillejos.

    • ds7udep dijo:

      Es cierto, la relación de los padres es de mucha importancia. Y más que observar la situación de los padres, está la calidad de enseñanza que pueden aportar para sus hijos, y en esto, nada mejor que educar con el ejemplo. La calidad y cantidad de comunicación familiar puede la eficiencia de las relaciones familiares, entres hijos, esposos o hijos y padres. Cada una de estas situaciones tiene un contexto distinto. El hombre es un ser sociable pero eso no significa pasar tiempo solo con las personas que comparten la opinión de uno mismo como los amigos, sino también aprender nuevas cosas de quienes no comparten mis creencias, escucharlos nos hará más juiciosos y nos brindarán experiencias valiosisimas para la vida. Gracias por tu comentario

  9. ds14udep dijo:

    Es un tema muy bonito e interesante. No en vano se dice que la familia es el núcleo de la sociedad, y en base a la formación que se obtenga en ella, dependerá en gran medida la conducta y forma de reaccionar de sus miembros a lo largo de su vida.
    En algunos casos, considero que no es solo un tema de comunicarse, sino de realmente escuchar, pues en el día a día, podría caerse en el error de la rutina, en la cual la familia puede estar físicamente unida e intercambiar ideas, pero no necesariamente entablar un verdadero diálogo. Es importante que la familia valore el realmente conocer el interior de sus hijos, de su pareja, para poder ayudarlos, orientarlos, y enriquecerse mutuamente. Y en este punto, es precisa la intervención de especialistas, tal como lo mencionaban, para que ellos ayuden a ver a los padres esta clase de “errores de miopía” al estar inmersos en la realidad.

    Ana Carolina Macedo

    • ds7udep dijo:

      Interesante aporte. Es importante los momentos de diálogos familiares, pero no solo se debe procurar eso sino que también la comunicación debe ser de calidad. Tan importante como poner interés en las cosas del otro, Generalmente son los hijos en su etapa de adolescencia los más propensos al alejamiento del hogar, buscando nuevas opiniones que concuerden con lo que ellos creen, Aún en esta etapa muy dificil los padres deben conservar la calma y pensar en lo que realmente necesitan sus hijos, tal vez comprensión, afecto, escucha, lo que en verdad se necesita es una guía y un amigo, pero un verdader amigo; deben saber que las personas que te dan la razón en todo no se llaman amigos, ni los líderes, amigos son los que quieren lo mejor para cada uno de forma personal y no como grupo o masa. Los padre tienen una importantísima misión encomendada y deben ingeniarse como puedan para llevarla cabalmente, Gracias por tu aporte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s