Las técnicas de reproducción asistida y su valor moral

Las técnicas de reproducción humana asistida, o también denominadas TRHA se refieren a todos los métodos que hacen posible la procreación por medio de la manipulación de los gametos (óvulo y espermatozoide), es decir permiten la generación de la vida a través de medios no naturales. Estas incluyen la intervención humana desde el proceso de ovulación de la mujer, la espermiogénesis en el hombre, la manipulación de óvulos y espermatozoides, así como también la manipulación de embriones. En el siguiente artículo se presentará la última sentencia del tribunal europeo de derechos humanos en el que se tratan dos casos de técnicas FIVET[1]. Dicho dictamen será el punto de partida para identificar los problemas que trae consigo el uso de las técnicas. Luego, haremos una evaluación de los problemas y usaremos opiniones de personas que conocen del tema para ayudar a sustentarla. Finalmente, se hará un planteamiento de soluciones posibles para tratar de aliviar en lo posible este dilema social.

El caso

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos[2] es la institución principal que se encarga de proteger los derechos humanos en dicho continente. Es una institución permanente con sede en Francia y está formado por jueces pertenecientes a los países que pertenecen a la Convención Europea de Derechos Humanos. En su última sentencia del 3 de noviembre de 2011, la Gran Cámara (el más alto nivel de la corte) se pronunció sobre la demanda hecha por dos parejas de esposos austriacos. Ambas tenían diferentes problemas para concebir niños de una manera natural y buscaban la aprobación del tribunal para que puedan usar medidas más extremas. En una primera instancia ellos demandaron al Estado Austriaco por impedirles hacer uso de las THRA, después fueron al Tribunal por no haber llegado a un acuerdo.

La primera pareja sufría de infertilidad provocada por un defecto en las trompas del falopio de la esposa que no dejaban pasar libremente los óvulos hacia el útero. Además, el esposo no era capaz de concebir niños por su deficiente esperma. La segunda pareja tenía problemas diferentes. La esposa no producía óvulos y por lo tanto era completamente estéril, su esposo estaba en perfectas condiciones biológicas para concebir.

Entonces, habría que diferenciar los problemas, infertilidad y esterilidad. Se denomina infertilidad a la no concepción después de un año de mantener relaciones sexuales sin el uso de métodos anticonceptivos. Es decir, que por razones desconocidas la mujer no logra quedar embarazada ya que el cigoto no se puede implantar en las paredes uterinas. Por otro lado, a esterilidad se refiere a la total incapacidad de concebir. Algunas causas de este problema pueden ser en el hombre la fatiga, el estrés, el alcohol o el tabaco; mientras que en la mujer la mala nutrición, la anemia como también causas emotivas[3].

Los esposos tienen dos puntos sobre los cuales se desarrolla su apelación. Primero, los padres se respaldaron del supuesto perjuicio que les provocaba el Acto de Procreación Artificial, el cual regula la concepción de hijos bajo medios distintos a la copulación. Por ejemplo, mediante el uso de las donaciones de óvulos. Segundo, las madres alegaron que era injusto y en contra de sus derechos que les prohíban el uso de las TRHA ya que según el artículo 8 de la Convención Europea de derechos humanos es un derecho formar y tener una familia sin la intervención de terceros incluyendo al Estado y las fuerzas públicas en el último grupo[4]. Entonces, se puede observar como el sustento de las parejas se basa en pedir que el estado no se meta en los asuntos familiares sino que, al ser un ambiente privado deberían dejar que los esposos decidan lo que creyesen conveniente.

Entonces, ¿hay o no problema?

Desde que las TRHAs constituyen una falta de respeto a la dignidad de la persona, deben ser consideradas moralmente cuestionables. Estas van en contra de la dignidad de la madre y del padre en cuanto solo se les valora por la cantidad de gametos que puede producir, y la del niño en cuanto es concebido de manera artificial en un ambiente que no fue el originado por Dios sino por el hombre jugando a serlo.

La instrumentalización de los niños aparece cuando una pareja recurre a las técnicas FIVET  solo con el deseo de ser padres. A toda costa ponen su deseo sobre la dignidad de los hijos por nacer; “(el hijo) no puede ser pensado y querido como algo sino como alguien que vino porque alguien lo da”[5]. El cuerpo humano no es objeto de contrato por ser reconocido como digno (por ser extensión de la dignidad humana), sin embargo los niños son cotizados y transados como objetos[6].

En toda procreación artificial hay embriones restantes, solo que en muchos casos no se mencionan para evitar escándalos mediáticos ya que en esos casos es claro que se mata a embriones humanos y no simples manojos de células. Entonces, se viola el derecho a la vida de todos los embriones restantes. Todos los embriones creados son personas. No muestran su capacidad racional ya que se encuentra en potencia. Sin embargo tienen derecho a continuar creciendo y no quedarse congelados como se hace normalmente.

Un tercer problema es la recurrencia de donantes de gametos. Este es un problema que existe en países donde no hay legislaciones que pongan un número máximo de veces para la donación de gametos. En España, por ejemplo, la legislación no permite más de seis donaciones con embarazos exitosos. “Esta disposición tiene como finalidad evitar problemas de consanguinidad y es una medida profiláctica tendente a evitar que se emparejen medio hermanos o hermanos de sangre (…) ignorando su condición”[7].

Pero aterricemos los problemas, todos los anteriores se producen por dos motivos principales: hay una falta de información sobre los efectos nocivos de las FIVET y las leyes peruanas no contemplan los efectos nocivos de estas técnicas.

El que sabe la tiene clara

Para sustentar los problemas planteados se le hizo una entrevista a la doctora en bioética María Laura Malespina.

En cuanto al supuesto derecho reproductivo de las personas, ella afirma que existe en tanto que hay personas que buscan dar rienda suelta tanto a la posibilidad de tener hijos a cualquier precio como a no tenerlos aun en el caso de existir un embarazo. Por lo tanto, este supuesto derecho serviría para justificar la manipulación de la vida de los niños tanto como para hacer que nazcan como para quitarle importancia al aborto. “No existe un derecho al hijo. Existe un derecho a realizar  todas aquellas conductas naturales que tienden al surgimiento de la vida. (…)Los hijos son un don. Son sujetos no objetos.”

El fallo del Tribunal Europeo de Derechos ha sido un caso muy sonado en el ámbito de la bioética ya que es un paso importante al reconocimiento del valor de la vida y la dignidad de los embriones. “Sobre este punto el Tribunal entendió que es legítima la limitación del estado austríaco para no permitir (el uso de la FIV) por entender que, como lo señala Austria debe tenerse en cuenta la dignidad humana, el bien de los niños y el derecho a procrear. En el caso de la FIV se da la posibilidad de seleccionar gametos lo que podría dar lugar a cuestiones eugenésicas y ello, señala el estado, afecta esencialmente la ética y la moral general y los valores de la sociedad. Asimismo se argumenta que la donación de óvulos, podría conducir a la explotación de mujeres, especialmente de aquellas más pobres.” Por lo tanto, la Doctora también hace notar el problema ético que trae consigo la donación de gametos ya que siempre las personas de escasos recursos serían más propensas a hacerlo por el beneficio económico que les significaría.

La Dra. Malespina, quien es abogada de profesión, también tiene una observación sobre el trato que le da la ley peruana a las TRHAs. “Las leyes peruanas protegen la vida del ser humano desde el momento de la concepción, sin embargo tal protección jurídica, no es lo suficientemente contundente para superar la discusión que existe sobre el momento a partir del cual la vida es considerada persona.” Es decir que la ley protege la vida de las personas, sin embargo no determina exactamente desde qué momento se afirma que hay vida. Este vacío es el que permite que se siga realizando este tipo de técnicas en el Perú. Sobre el inicio de la vida, científicamente se sabe que es cuando el óvulo es fecundado ya que se crea una célula única con código genético diferente al de los padres.

Poner nuestro granito de arena puede ayudar a hacer una playa

A partir del caso, del planteamiento de los problemas y del apoyo de la entrevista y los puntos de vista de profesionales, se plantean algunas alternativas de solución a mediano plazo. Estas son pensadas en concientizar a la población y sobre todo a las personas que piensan recurrir al uso de estas técnicas que aparentemente no tienen efectos morales pero que cuando se analizan a profundidad si tienen graves implicancias de esa índole. Las alternativas propuestas serán evaluadas de acuerdo a los criterios de eficacia, eficiencia y consistencia. La primera consiste en predecir si la solución resolverá el problema.

Sobre el primer problema de la falta de información sobre los efectos nocivos de las FIVET, hemos planteado dos posibles soluciones. Estas serían destinadas a crear conocimiento y conciencia en los grupos de interés que son los médicos, los padres y aquellas personas que piensan en algún momento hacer uso de las técnicas.

Como primera solución proponemos hacer cursos universitarios obligatorios (por ley) para los médicos en los que se enseñen temas de bioética personalista. Es decir, que valoren a la persona en cuanto es un ser único y tiene valor incomparable. Aunque esta alternativa no resuelve el problema general (informar a todas las personas), si cumple con informar a los médicos quienes son los que las practican. Si ellos están debidamente informados sobre los efectos nocivos será menos probable que las sigan haciendo.

Como hacer una modificación de las leyes es un trabajo muy difícil no proponemos una solución que vaya por ese camino. Sin embargo, se podría simplificar el proceso si se busca una forma de obligar a los centros de FIVET a que se informe debidamente a las personas. Esto se podría hacer mediante el Colegio Médico del Perú. Se crearía un folleto con los efectos que traen estas técnicas, si los padres deciden seguir con el tratamiento por lo menos ya estarían informados sobre el daño que estarían provocando. Esta segunda alternativa podría solucionar el tema en cuanto apelaría a la moral de los padres. Sería difícil que ellos realicen las FIVET si conocen que para que nazca un hijo suyo se estaría desechando a otros tantos hijos. En el mediano plazo, esta alternativa generaría aprendizaje ya que esta campaña sería equivalente a la que se usa para el cigarrillo (Fumar es dañino para la salud e incluir fotos de personas con cáncer producido por el cigarrillo). Con el tiempo las personas se enterarían sobre lo perjudicial que resulta la práctica de las FIVET  y caería la demanda por ellas.

Sobre el segundo problema, las leyes siempre defienden el derecho a la vida, sin embargo hay un vacío en lo que se refiere a las técnicas FIVET. Las leyes peruanas no contemplan los efectos nocivos que estas tienen sobre los niños que no llegan a nacer, los padres y los niños que sí nacen. Se podría empezar llenando los vacíos legales, creando una distinción entre fecundidad y concepción. La concepción se da cuando el espermatozoide de forma natural logra fertilizar al ovulo, mientras que la fecundidad se da cuando el espermatozoide es colocado de manera asistida dentro del ovulo para que este pueda ser fecundado. [8] Si bien esta opción no prohibiría el uso de las técnicas crearía una conciencia en las personas entre lo que esta bueno (natural) y está mal (artificial) y en como las personas “juegan” con vida.

La ley peruana tampoco estipula si está prohibida o no la investigación con embriones humanos. Por lo cual, los laboratorios están libres de realizar cuanto estudio les plazca y aun así se encuentran amparados en la ley. Es necesario que se realice una ley, en la se mencione que un óvulo ya fecundado, sea en laboratorio, o en una madre, es una persona, no una cosa la cual pueda ser guardada para un posterior uso, como se realiza en los laboratorios. Esta alternativa eliminaría el almacenamiento de los embriones en los laboratorios de inseminación para su posterior uso, pero no eliminaría el método artificial.

Para el corto plazo, planteamos una política de inspección en las clínicas que realizan tratamientos de fecundación in vitro. Esto para demostrar que verdaderamente los embriones fecundados están siendo guardados con el debido cuidado y no simplemente tirados a la basura, como ocurre muchas veces a espaldas de la justicia. Esta alternativa no es una solución al problema en sí, sino es una manera de proteger a los embriones que actualmente sufren en abuso de las malas prácticas médicas. Sería aplicable en el corto plazo a la par que las campañas de concientización ciudadana, las cuales brindarían los verdaderos resultados. Asimismo, permitirá prever cualquier intento de experimentación con dichos embriones.


[1] FIVET: Fertilization in vitro and embryo transfer o fertilización in vitro con transferencia de embrión (de la probeta al útero de la madre).

[5]Diccionario de Bioética. En: Familia.  Vásquez, Carlos Simón. Editorial Monte Carmelo: 2006.

[6] De la bioética… al bioderecho. Gonzales Morán, Luis. Editorial Dykinson SL : 2000.

[7] De la bioética… al bioderecho. Gonzales Morán, Luis. Editorial Dykinson SL : 2000.

[8] El Comercio, Sábado 13 de noviembre de 2010. “Fecundación in vitro presenta grave vacío legal en el Perú” Pamela Sandoval Del Águila.

Integrantes:

  • Claudia Patricia Loayza Del Pozo
  • Fabrizio Monopoli Marcionelli
  • María Gabriela Moreno Kahn
  • María Alejandra Requena Olivares
Esta entrada fue publicada en educación, familia, información y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Las técnicas de reproducción asistida y su valor moral

  1. ds13udep dijo:

    Considero que este artículo es muy controversial y asertado; al mismo tiempo depende mucho de la posicion de la persona y su manera de ver el mundo para aceptar o rechazar las técnicas de reproducción TRHA. Por un lado, se debe tener en cuenta la integridad de la persona, los principios y posibles repercusiones antes de tomar lad esición de abordar alguna de esta técnicas, dado que al fin y al cabo, el niño no se consibe de forma totalmente natural y no es obra de Dios, sino de “métodos o técnicas”. Por otro lado, se debe tomar en cuenta el tema de salud, hay mujeres que no tienen la posibilidad de tener hijos y estas técnicas son el único recurso que tiene para poderlos tener, recurso imporante. Considero deben haber más artículos relacionados a este tema.

    Paola Cáceres Williams

    • ds19udep dijo:

      Al corto plazo se podría, la reproducción asistida ayuda a los padres que no tienen posibilidad de tener hijos a concebir uno. Pero a largo plazo nacen las complicación ya sean morales, porque el hijo no es legitimo, estas complicaciones pueden darse mientras que el niño crece por parte de los padres y del mismo niño.

      Fabrizio Monopoli

  2. ds18udep dijo:

    Es un tema que requiere un largo y sostenido debate, puesto que, efectivamente, el uso de estas técnicas, reduce al ser humano a la condición de objeto en cuanto los niños son concebidos por métodos de este tipo y no de forma natural, sin embargo, muchas personas, por una u otra razón, fueron lamentablemente privados de esta capacidad y el único camino que les queda para poder formar una familia es utilizar las TRHAs. Si bien, el fin del uso de estas técnicas puede considerarse egoísta por parte de los padres, por el hecho de querer ser padres sobre cualquier cosa, sin darle importancia a la forma de concepción de su niño ni las consecuencias(embriones muertos) de las técnicas utilizadas, creo que debería tenerse paciencia con estos y explicarles detalladamente la razón por la cual no deberían recurrir a estos métodos. Lo considero un tema muy importante para la sociedad en que actualmente vivimos y espero que se escriban más artículos sobre este.

    Luigi Marfurt

    • ds19udep dijo:

      A mi parecer el fin no justifica los medios, nuevamente como publico en el comentario anterior, si bien existe el beneficio de concebir un hijo, mediante este método, existen mas contras que desfavorecen su uso. La cosificación misma del feto humano, como un producto el cual se puede vender y manipular al antojo del comprador hacen aun menos atractivo este medio.

      Fabrizio Monopoli

  3. ds7udep dijo:

    El fin de ninguna manera justifica los medios. Las personas tenemos derecho a ser respetados y el deber de respetar a los demás, sea cualquier su estado, condición o tamaño, si son personas humanas poseen dignidad y por lo tanto consideración. Esto se sustenta en que nadie pudo garantizar su propia existencia sino que nuestro cuidado a temprana edad fue posible gracias a la recta conciencia de nuestros padres u otras personas.
    Proteger a los débiles que nadie se encuentra libre de mal. Por más que los objetivos buscados sea por causa comprensible no tiene lugar perjudicar a otros. Es por eso que se debe concientizar a la ciudadania acerca den inicio de la vida y los justos derechos que conlleva este inicio del proceso. Comenzar a instruir desde niños, desarrollando el sentido de respeto al projimo en tanto son mayores.

  4. ds7udep dijo:

    El artículo es bastante interesante y el tema es muy controversial. Por un lado, el problema de las técnicas de reproducción asistida es que para poder lograrlo se está experimentando con embriones humanos, que desde ya son personas y por ende no tienen porqué ser parte de experimentos. Además de todos los embriones que se utilizan en el laboratorio, los que “no sireven” son desechados como si fueran objetos; esto es algo muy lamnetable y cruel.
    Por el otro lado, hay quienes piensan que estas técnicas dan la oprtunidad a parejas que realmente desean, y tienen el derecho, de ser padres pero que lamentablemnete son privados de esa facultad. La ciencia es un don que el Espiritu Santo derramó sobre nosotros los hombres, para que la usemos en favor a nosotros y sobre todo en favor de la vida. Portanto, si es ético asistir y curar a los enfermos, porque no aprovechar de esta para darle esa oprtinudad a aquellas parejas que no pueden tener hijos; sin embargo, primero, la ciencia debe progresar más y buscar la manera de que para llevar acabo dichas técnicas no se tenga que experimentar con los gamenos ni con los padres.
    Me gustaría saber cuál es la postura del grupo frente a este último punto de vista.

    Eugenia Stefany Martinez Zegarra

    • ds19udep dijo:

      Esta bien darle a una persona la oportunidad de tener un hijo, y ese poder lo tiene la ciencia. Lo que no esta bien es jugar con la vida de embriones, y desechar a los que estén “fallados” como si fueran objetos. No lo veo en realidad lo ético a experimentar con la vida de personas que no pueden defenderse, para que otros sean felices

      Fabrizio Monopoli

  5. ds1udep dijo:

    Muy interesante el problema planteado, en este sentido, este método puede que ayude a muchas parejas a poder tener la bendición de un hijo, ya que por problemas naturales son limitados a poder tener uno, y buscan este método para poder lograr este objetivo, que básicamente tienen todas las parejas al querer formar una familia. Pero, como se menciona, esta técnica manipula directamente los embriones, utilizando los que tienen posibilidad de supervivencia y utilización y desechando los que no servirán para esta hazaña. Básicamente, la Iglesia menciona que desde la unión del espermatozoide con el óvulo ya existe vida, y si tomamos como referencia este método, se estaría asesinando sin escrúpulos a muchas “proyectos de vida”. No podemos meternos a un tema que está directamente relacionado con Dio, ya que Él es quien nos dio el don de la vida, y es el quien crea a sus criaturas, y nosotros no tenemos ningún derecho a querer igualar esta acción, el de brindar vidas a costa de otras.
    Quería preguntarles, ¿hasta qué punto podría tomarse esta acción mejor o peor que el adoptar?

    Saludos,

    Daniel García

    • ds19udep dijo:

      Como mencionas lineas atrás, al usar este método estas manipulando embriones y asesinando algunos, en pocas palabras se esta cometiendo un crimen contra la vida y el derecho a nacer. Por otro lado al adoptar le estas brindando una nueva oportunidad a una persona, no atentas contra su vida, sino en cierta manera intentas mejorarla. No solo la vida de la persona adoptada mejoria, tambien la de los padres

      Fabrizio Monopoli

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s