Falta de competencias en los alumnos universitarios

Es una realidad la falta de competencias en los alumnos universitarios del país, nadie lo puede negar y es que es  muy sencillo ver las carencias de las personas como consecuencia de sus acciones, cuando ya no hay remedio para subsanarlo, o cuando no hay tiempo para desarrollar cuestiones que ayuden a no seguir cometiendo errores en el futuro próximo o lejano. Las personas que tienen la posibilidad de ingresar a una universidad, hoy en el Perú, obviando temas de aptitudes para el conocimiento básico necesario o al no contar los medios económicos necesarios para ingresar a una universidad particular no ingresan a un centro de estudios superior sin una base; en pocas palabras: existe el escalón inferior llamado “educación primaria y secundaria” en la que los problemas nacen y se desarrollan al culminar los estudios sin una correcta formación escolar, ¿cómo no hacen falta competencias en la universidad, si la educación pública en el Perú es paupérrima?… Muchos estudiantes sin recursos económicos en nuestro país salen de los colegios, sabiendo algunas fechas de batallas importantes, ciertos conocimientos de geografía y lengua, y claro saber sumar, restar, multiplicar y dividir; en la vida real ¿esto sirve?, ¿bastan esos conocimientos para poder obtener un salario digno con el cual vivir?…

Y el primer paso es…

La educación pública en el Perú es una causa real de la carente búsqueda de características especiales en los alumnos, es decir ¿cómo obtener competencias especializadas, si ni siquiera se cuenta con las básicas? Un punto sencillo de dar el primer paso para cambiar este aspecto es INVERTIR en educación, no solo invertir en infraestructura – la cual es indispensable para llegar a más personas – sino en calidad de enseñanza. “Para que la educación funcione bien se necesita tres cosas fundamentales: una inversión pública adecuada a las necesidades educativas de la población, una voluntad política y una coordinación interinstitucional, porque la educación es una responsabilidad de todos”, afirmó Joaquim Almeida Cordeiro, jefe de la Asistencia Técnica del Programa de Apoyo a la Formación Profesional para la Inserción Laboral en el Perú (Aprolab) de la UE. Está en manos del Estado poner la primera piedra, invertir a futuro, en algo que dará mayores beneficios, eso es seguro.

Las cifras hablan por sí mismas, en el Perú se invierte aproximadamente US$354 al año por alumno, en Chile se dedica US$1.350 y en la UE es más de US$4.000.

Según expertos, en el Perú existen muchas iniciativas y ganas de cambiar esto, pero nos falta “coordinación interinstitucional”. Para el Sr. Cordeiro es importante un cambio en la mentalidad de las personas con el poder para cambiar esto, “un cambio de chip”; llegar al poder y ser recordado por ser un eslabón más en el desarrollo del país, no codiciar la gloria y el reconocimiento por obras a largo aliento, la educación debe ser un proceso que por lo menos debe empezar a dar frutos muy pequeños en 20 años, eso sí se empezara hoy.

¿A que se denomina competencias?

Para empezar a desarrollar las posibles causas e hipótesis de este gran problema, es importante comprender que es una competencia. Teniendo en cuenta la significación técnica de la palabra según el punto de vista de la empresa al considerarla como capital humano, una competencia son todos los atributos y características que una persona posee, que están directamente relacionadas con un desempeño superior en un determinado puesto de trabajo. Puede decirse que son un repertorio de conocimientos (tanto prácticos como teóricos), habilidades, aptitudes y/o características físicas que en un conjunto van a determinar la eficacia del trabajador en la empresa en la que se desempeñe.

¿Y es bueno adquirir competencias?- se pregunta uno- es bien importante, debido a que abre las posibilidades de desarrollarse efectivamente en un ámbito y hábitat establecido, es decir “sentirse como pez en el agua al desarrollar sus actividades”, sentirse cómodo y a gusto, con seguridad en un determinado entorno. Son determinantes para cada persona, las cuales determinan y estipulan el comportamiento que conducirá a la realización de los objetivos y resultados necesarios para la organización en la que se labora, la realización como estudiante pero sobre todo el logro del perfeccionamiento personal de cada ser.

Estas competencias son en su gran minoría innatas, ya que depende de la capacidad y entrenamiento constante el logro de conseguir los resultados esperados con las habilidades que se poseen.  Así como hay competencias individuales, hay otras que van a regir a toda la organización en su conjunto.

Las competencias y su importancia

Es vital el logro de distintas competencias para desarrollarnos de mejor manera en el mundo, más aún si estas competencias son propias de manera integral. Según el enfoque socio – formativo, se plantea que la competencia es una actuación que abarca la totalidad de la persona para lograr identificar, interpretar, argumentar y resolver problemas de la realidad con criterio, idoneidad y compromiso ético, uniendo y articulando sobre todo el SABER SER, el SABER HACER y el SABER CONOCER (García Fraile et al, 2009; Tobón, 2010).

La competencia que será útil para el desarrollo normal de las actividades es aquella que presenta características afines a la exigencia profesional o laboral que la revalida como tal. Conforme se va ascendiendo en la vida en búsqueda de mejores oportunidades las competencias que se tenían no servirán de mucho al momento de desarrollar trabajos más especializados, por lo que las competencias es un arma fundamental que constantemente debe ser renovada.

¿Que busca una organización laboral?

Un tema muy importante es la necesidad de poseer capacidades y competencias que te ayuden a desarrollarte de la mejor manera dentro del ámbito laboral, es decir siendo parte de una organización. En el mundo de las organizaciones, la búsqueda de competencias en los trabajadores es utilizada para desarrollar y potenciar el capital humano para lograr los objetivos de cada puesto, área y organización; como también el desarrollo integral de la persona.

Es importante para las organizaciones la búsqueda de aptitudes de acuerdo a los procesos organizacionales, más que la búsqueda de competencias para puestos en especial. Las empresas cuentan con cuatro niveles: nivel inicial, nivel básico, nivel autónomo y nivel estratégico.

Se busca mucho más

Según un estudio que realizo un docente en formación de la Universidad de Piura, Campus Lima, y que es un hecho basado en datos empíricos y totalmente objetivos, realizado a 75 personas, está en primer lugar el compromiso. Luego está la apertura al cambio, o sea, la flexibilidad. Después le sigue el autocontrol. Estas tres facultades son muy valoradas. Otras competencias con gran importancia son: la clara comunicación oral, la organización, la pro-actividad, los conocimientos de Administración General, el tener una actitud abierta, la iniciativa, la capacidad de análisis, etc. Ahora  las empresas les importan más las aptitudes que los conocimientos. Se busca también a personas que tengan la capacidad de transmitir sus conocimientos y competencias, de ser solidarios y generosos con los demás, demostrando que uno ha aprendido de humanidades y que puede ser como un guía para otras personas en su afán de desarrollar más competencias.

Asimismo, y poniéndose de acuerdo a lo mencionado antes, en años recientes, ciertos estudios muestran que la acumulación de conocimientos y datos no es suficiente, pues los empresarios y agentes de recursos humanos demandan otros tipos de competencias, las cuales no se adquieren en la época universitaria.

Esta disyuntiva es muy común no solo en el Perú, sino es un problema recurrente en distintos países del mundo; según un estudio realizado por la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Cataluña (España) determina que los titulados universitarios de Barcelona no adquieren una gran cantidad de competencias o aptitudes que actualmente las empresas demandan, entre las que se puede encontrar: competencias integrales (formación teórico – práctico), competencias instrumentales, es decir la capacidad de administración, conocimiento de idiomas o distintos conocimientos informáticos, competencias interpersonales (expresividad oral y escrita, desarrolla del liderazgo o el trabajo en equipo) y aquellas competencias cognitivas, de mucha utilidad en puestos decisores fundamentales para el pensamiento crítico, razonamiento cotidiano, creatividad y la toma de decisiones.

Las empresas buscan características carentes en los actuales alumnos universitarios, las cuales no están vinculadas directamente con el ámbito estudiantil o del conocimiento, sino por el contrario con competencias profesionales, sumamente necesarias para poseer gran capacidad de integración, ser adaptables al cambio, a la movilidad necesaria en el mundo caótico de hoy, disponibilidad inmediata, así como la lealtad e implicancia con el puesto laboral y la empresa en su conjunto.

¿Cómo y dónde podemos formar las competencias en general?

Hay una serie de actividades que pueden ayudar. Si te das cuenta, en el mundo laboral, uno adquiere experiencias. Estas nos van a ir enseñando cómo actuar. La idea es poder tener la mayor cantidad de experiencias en la universidad. Por ejemplo, en una empresa se trabaja en equipo, entonces será necesario que también se haga lo mismo en la universidad. Así, los alumnos comienzan a interactuar. Se concluye que el papel de las universidades no es solo el transmitir conocimientos, sino formar. “¡Qué vivan las experiencias!”(Así lo dice un profesor de la Universidad de Piura). Se me ocurre un tema más en concreto que una experiencia en sí: el teatro, éste ayuda a uno a expresarse mejor, a tener mayor confianza en sí mismo, a no temerle a las equivocaciones, a desarrollar la comunicación.

Es tradicional la educación formativa que se dicta en las universidades promedio del Perú, la cual se ha caracterizado por la acumulación de datos y conocimientos necesarios para la formación de profesionales especialistas en un área especial, para lo cual se ha preparado, es decir para que al salir de la universidad se cuente con un perfil o modelo de profesional que garantice la puesta en práctica de una profesión.

Es bien importante también, la enseñanza de las humanidades; básicamente, por un tema de valores. Se conoce qué es el ser humano, cómo funciona, cómo piensan las sociedades… La Antropología, la Filosofía ayudan muchísimo en eso. Por lo tanto, cuando uno dirija a personas va a tener más facilidades a la hora de tomar decisiones, ya que se posee un background fundamental (qué es la persona y todo lo que abarca). Así, se podrá ser mejor directivo, mejor líder, mejor estratega. Todo este tema –la gran importancia que se le da a las Humanidades- significa la gran ventaja competitiva que posee una universidad.

Con estos dos modelos es posible formar muy buenos profesionales, dignos de ser captados o cazados por excelentes empresas del entorno, es más no defraudando en la realización de los proyectos o trabajos dispuestos.

El asesoramiento académico que promueve en una universidad, también es un sistema que funciona muy bien (como lo hace la Universidad de Piura o la Universidad de Navarra). Es muy importante que la universidad sea pequeña, ya que podemos estar más cerca del alumno. Así, podemos saber mejor cuáles son sus fortalezas y debilidades, para luego poder determinar qué competencias les faltan.

¿De quienes aprendemos?

El modo de pensar de los dirigentes educativos debe cambiar, más aún el de los profesores, estos deben ser mejor formados, que los haga capaces de impartir una mejor calidad de enseñanza,  deben estar cien por ciento capacitados en saber cuáles son las competencias que requieren un administrador u otro profesional. Esto es una solución de fondo, invertir en quienes dan todo el conocimiento, no invertir en muros de concreto que da vistosidad y elegancia, pero que no beneficia en nada a los estudiantes, salvo por la comodidad y lujo de tener centro de estudios del estado en el que los baños sean relativamente aseados. Ese es el verdadero cambio. Un modo para asegurarnos de quien nos enseña, lo está haciendo bien; que cada universidad o colegio exija que cada syllabus plantee sus objetivos por competencias. Esta sería una buena evaluación, el ver si se cumple con esas metas. Y claro, está el resultado final que es el alumno.  Otros modos para comprobar la calidad de los maestros haciendo encuestas, entrevistando, etc.

La dificultad de poder adquirir competencias

Un tema que se ha tocado mucho en campaña electoral, pero poco al llegar al poder es el cambio de sistema. Darles la oportunidad a las personas de menos recursos de desarrollar habilidades técnicas. Francia, un país del primer mundo, europeo – con ciertos problemas económicos e institucionales – usa un diseño educativo diferente: desarrollar carreras técnicas a aquellas personas que “no se llevan muy bien” estableciendo centros especializados o liceos en los cuales se brinda distintas habilidades, en el Perú se pueden instalar ciertas carreras técnicas de acuerdo a la demanda laboral, es decir lo que las empresas requieren, o por qué no, albañilería, mecánica, carpintería, o para poder ser electricista calificado o maestro de obra. Con esto las personas que no cuenten con los recursos para tener una educación superior contarían con estudios básicos de temas técnicos en el mismo colegio, mientras antes, mejor.

La excesiva oferta universitaria es un tema que podría beneficiar al Perú al momento de elegir donde estudiar, pues al ser la oferta más amplia existen mayores posibilidades de optar por una que mejor se acomode a las necesidades buscadas, ya sea cercanía, cuestiones económicas o simplemente carrera idónea a elegir. Muchas universidades obtienen los permisos respectivos sin la fiscalización necesaria en cuanto a calidad educativa, siendo este el principal problema al momento de buscar un puesto de trabajo, ya que una universidad sin la credibilidad necesaria en el ámbito laboral tendrá serios problemas de inmersión de sus alumnos en empresas reconocidas.

“En el Perú habrá 20 universidades que pueden llamarse como tales, el resto solo ha servido para amortiguar el desempleo juvenil” fue la reflexión de la formación académico profesional de los estudiantes por las universidades públicas y privadas del ex ministro de Educación Javier Sota Nadal.

Muchos resultados muestran que la mayoría de las universidades del Perú no siguen la línea de excelencia académica que es necesaria para la educación superior centrada en una formación integral del alumno, es decir el correcto desarrollo de técnicas y herramientas que le sirva de instrumentos para valerse y desenvolverse de manera óptima en el mundo laboral de hoy.

Este problema merece un especial cuidado por parte del Ministerio de Educación y autoridades garantes de la educación en el Perú, para establecer normativas drásticas y patrones de enseñanza fiscalizados, así como la real valoración del significado de acreditación universitaria, la cual debería ser un garante de calidad educativa y no simplemente una casa de 4 pisos donde se imparten clases particulares de la cual se gradúan pseudo – profesionales. Es necesario acreditar universidades que otorguen un alto nivel académico, así como el cumplimiento de normativas internacionales necesarias, para otorgar reales títulos profesionales a nombre de la Nación, y que las universidades que no logren pasar esa vaya dura pero inevitable al momento de fundar un centro de estudios, pues simplemente que otorguen títulos a nombre de sus universidades respectivas.

Se han analizado a grandes rasgos ciertas causas o hipótesis que se logran detectar a simple vista acerca del problema real ante la falta de competencias en los alumnos universitarios, pues los hace insuficientemente preparados para competir con colegas que al tener más oportunidades de aprender en centros educativos presentan una gran ventaja competitiva frente al resto. Aquí se puede observar un problema de fondo, el cual va más allá de una simple competencia por saber quién es el ganador al luchar por un puesto de trabajo; se trata de igualdad, se trata de tener las mismas oportunidades, de intentar hacer lo posible para que las diferencias sean menores, para esto el papel del Estado debe ser más potente para coordinar y organizar todos los factores para que sea viable el desarrollo del país, por medio del nacimiento de profesionales capaces, aptos y con gran valor agregado, y no simplemente mantener el crecimiento y desarrollo extrayendo minerales o exportando productos con escaso valor agregado que no genera desarrollo real de personas.

¿Qué se puede hacer?

Como se ha mencionado antes, una manera de poder frenar esa falta de competencias en los universitarios y que tiene suma importancia para cambiar este aspecto es INVERTIR en educación, no solo invertir en infraestructura – la cual es indispensable para llegar a más personas – sino en calidad de enseñanza. Pero ahora vamos a abundar en más alternativas de solución para encarar la situación de los universitarios, y de ahí la pregunta ¿Qué más se puede hacer?

En primer lugar, se debe saber y ser consciente de que la solución no es algo rápido. Es un proceso que toma su tiempo y que tiene que estar respaldado por entidades como el estado y sobre todo por la sociedad.

Se tendría obviamente que invertir más en la educación, empezando por las escuelas de primaria y secundaria ya que estas son las bases para el desarrollo de una persona, tanto en infraestructura como en la capacitación de docentes. La capacitación de docentes no solo en lo académico sino también en el lado humano de las personas es fundamental. Esto generara que los alumnos también sean personas con buena formación desde temprana edad. Pero no solo el lado humano de la persona debería ser mejor fomentado en colegios de primaria y secundaria. También es importante que se motiven talleres o cursos regulares que impulsen a los estudiantes al liderazgo, a la toma de decisiones, etc. (principalmente en secundaria).

En casos de las universidades, está de más aclarar que hay una notoria ventaja entre un alumno que va a una universidad particular y otro que va a una nacional. Hay muchas diferencias, empezando por la comodidad que le pueda ofrecer la universidad con su local e infraestructura como los últimos avances tecnológicos para la mejora de la enseñanza. Es algo injusto que a la hora de pelear por un puesto de trabajo el alumno de una universidad de renombre tenga muchas más posibilidades de conseguir el puesto que un estudiante proveniente de una universidad nacional.

Lo más adecuado para solucionar estas distinciones entre alumnos de diferentes universidades es nivelar la educación en ambos tipos de universidad. No porque la universidad sea nacional significa que es una mala universidad o que sus estudiantes están en una situación desfavorable respecto al resto de jóvenes. Con mucho trabajo, inversión y sobre todo con ganas de mejorar en estos aspectos, las universidades, tanto nacionales como particulares contaran con un mejor nivel académico, que le permita al alumno no solo estar en capacidad con los cursos más importantes que tengan cada especialidad, sino que también será una persona capaz de decidir, de ser un jefe responsable, de ser alguien que es flexible a las variaciones que pueden ocurrir en cualquier ámbito laboral. Todas estas competencias que una persona tiene que desarrollar para saber cómo actuar frente a una situación importante a nivel de un trabajo, van de la mano con valores. Valores y virtudes que se aprenden desde pequeños, en la primera escuela que una persona puede tener: El hogar.

Desde pequeños es bueno que se nos inculquen los valores y las virtudes para el desarrollo por persona, como ser humano que en el futuro tendrá muy buenos resultados.  Por ejemplo una virtud que es una muy buena competencia a tener en cuenta es la responsabilidad. Esta virtud a veces es dejada de lado sin saber lo importante que será cuando la vida comience a tomar diferentes direcciones.

En la universidad la responsabilidad toma el siguiente concepto: “Capacidad de establecer un compromiso u obligación en la que se encuentra un alumno para responder de sus actos”. Los alumnos universitarios son responsables, en un sentido amplio, desde el momento en el que deciden matricularse en alguna titulación universitaria, por su propia voluntad, puesto que no se trata de una etapa de enseñanza obligatoria. Esa responsabilidad asume diferentes grados a lo largo del tiempo en el que el alumno se involucra en la vida universitaria, por lo que no podemos entender lo mismo por el concepto de responsabilidad que pueda tener un alumno de primer curso, con unos intereses, con unas características determinadas, que un alumno de los últimos cursos, en los que sus intereses o necesidades están más vinculados con el próximo acceso al mercado laboral. Lo que sí debe estar presente en todo estudiante universitario es la responsabilidad por su propio aprendizaje, entendiendo este concepto como la capacidad de toma de decisiones, sopesando y asumiendo las posibles consecuencias. El estudiante desarrolla su sentido de la responsabilidad participando en las exposiciones del profesor, cuando ve un vídeo sobre un determinado tema del que posteriormente deberá extraer una serie de conclusiones, cuando analiza los documentos que le facilita el profesor, cuando trabaja de forma autónoma, cuando realiza prácticas de laboratorio o de campo en las que debe lograr una serie de objetivos planteados por el profesor, cuando realiza un comentario de algún texto en el que debe seleccionar algunas de las partes para posteriormente justificar tal decisión, cuando participa en una simulación asumiendo un rol determinado, cuando estudia detenidamente un caso y extrae una serie de conclusiones, cuando debe resolver un problema o cuando se involucra en un proyecto, o bien cuando participa en un seminario aportando sus comentarios respecto al tema tratado. Este tipo de actividades que suelen darse en la universidad le crea al alumno una competencia muy difícil de superar por cualquier otro, es un plus que él tiene debido a que en las organizaciones se valora mucho la responsabilidad frente a las decisiones que se toman.

En el contexto universitario se puede potenciar o desarrollar esta competencia a través de todas aquellas técnicas en las que el alumno vea recompensado su esfuerzo, en las que obtiene los resultados esperados. Es muy importante que el profesor valore la evolución del aprendizaje del alumno y del desarrollo de sus competencias en cada una de las técnicas que utilice. Por lo tanto, si la técnica didáctica se lleva a la práctica de forma adecuada, el alumno aprenderá a confiar en sus propias posibilidades.

Una competencia muy importante en una persona es la capacidad de resolución de problemas. La capacidad para tomar decisiones en una situación en la que existen dos o más alternativas para lograr una meta determinada. Esta capacidad requiere de una serie de capacidades implícitas como son la identificación o comprensión del problema planteado, la identificación o generación de las posibles alternativas, la deliberación sobre la opción más adecuada, la planificación o adopción de la decisión y finalmente la ejecución.

El docente universitario puede desarrollar en sus alumnos la capacidad para resolver problemas utilizando principalmente la técnica de trabajo por problemas, la técnica de trabajo por proyectos, el seminario, o las prácticas en el laboratorio o las prácticas de campo, en las que se llegan a plantear situaciones bastante próximas a la realidad. A través del trabajo independiente el alumno también puede llegar a desarrollar la capacidad para resolver problemas planteados por el profesor o por las propias características de las asignaturas, así como con la técnica de estudio de casos.

Por ultimo tenemos al trabajo en equipo que no es más que una conducta de un grupo en su conjunto, o bien conducta de un individuo en cuanto que está influenciada por su pertenencia a un grupo. Supone la capacidad de organizar diversas situaciones o problemas que se plantean, la capacidad de sentirse perteneciente a un grupo y de participar en las tareas propuestas. El alumno universitario que posee esta capacidad es capaz de organizar y dirigir reuniones de forma eficaz, además de trabajar de forma autónoma para posteriormente aportar los resultados obtenidos a los del grupo. Esta capacidad, al igual que la comunicación interpersonal, se puede desarrollar con todas aquellas técnicas que implican la participación de dos o más alumnos.

Finalmente, podemos afirmar que las diferentes competencias que se tienen que desarrollar en los estudiantes universitarios no solo vienen propiamente de dicha institución, sino también desde el hogar y la escuela. Pasando por los valores y virtudes propias de la enseñanza de la familia hasta llegar a cursos de especialización en diferentes aspectos que un estudiante debe tener con miras hacia su introducción al ámbito laboral. Sabemos que no se podrá cambiar todos estos aspectos de la noche a la mañana pero sí que es momento de empezar el cambio. Todo depende de cada uno de nosotros.

Integrantes:

– Aguinaga, Carlos

– Darcourt, Fernando

– Marchena, César

– Núñez, Manuel

Esta entrada fue publicada en educación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Falta de competencias en los alumnos universitarios

  1. ds9udep dijo:

    Considero que el tema tocado es de suma importancia, en especial para nosotros que estamos en la etapa universitaria donde podemos ver desde cerca este problema, comparto con ustedes la opinión de que el gobierno debería incrementar su inversion hacia la educación, capacitando a los profesores y como lo viene haciendo, que a mi parece esta muy bien, en infraestructura. Pero creo también que nosotros podríamos dar una mano a la sociedad como estudiantes, quizá hacer un centro de apoyo al escolar con la misma universidad y motivar a que ellos mismo exigan una mejora en su formación. Buen tema muchachos,
    María José Flores

    • ds8udep dijo:

      Saludos María José,

      Tu aporte es muy válido. Recordando una frase de John F. Kennedy: “No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país.”
      El problema es de todos. Por lo tanto, a todos nos compete mejorar la situación. Una relación más estrecha entre los centros de educación superior y los colegios sería muy interesante.

      Gracias.

  2. ds19udep dijo:

    La principal falta de competencia universitaria para los alumnos, creo yo, se debe al bajo nivel de educación enseñado en las escuelas, Perú es el ultimo puesto en educación a nivel latino américa y uno de los últimos puestos en el Mundo. Por ello para solucionar este problema es indispensable realizar un cambio a nivel escolar, antes que a nivel universitario, ya que una buena base y una buena formación, en un futuro harán que los estudiantes, cuando ingresen a la universidad hallan creado un habito de estudio, y posean nivel alto de conocimientos, los cuales les ayudaran en la universidad.

    Fabrizio Monopoli

    • ds8udep dijo:

      Saludos Fabrizio.

      Es interesante tu comentario. La educación en el Perú es muy deficiente y todavía tenemos un gran camino por recorrer. Las políticas de Estado deben favorecer este punto. Aportar un mejor presupuesto, sería un pequeño paso. Darse cuenta que lo que importa es la calidad de la enseñanza.

      No obstante, el grupo ha tratado de enfocar el problema desde la situación universitaria. La falta de competencias para el desarrollo profesional futuro.

      Gracias.

  3. ds19udep dijo:

    Personalmente, creo que el problema de la falta de competencias no se debe solo a la mala calidad de la enseñanza en ciertas universidades. La adquisición de competencias no depende únicamente del ámbito en el que se desenvuelva la persona sino de las ganas que ésta tenga de superarse. Por ejemplo, puede haber una persona que tenga un muy buen promedio en la universidad pero que no tenga idea del acontecer nacional y menos del internacional.
    Estoy de acuerdo en que el gobierno debería replantear la inversión en la educación y darle un mayor énfasis a la preparación de los profesores. Sin embargo, también debe tenerse en cuenta que no son las universidades estatales las únicas que están en desventaja frente a las privadas sino que también hay universidades privadas que no cumplen con preparar a sus alumnos de acuerdo a estándares mínimos solicitados por las empresas.
    María Gabriela Moreno Kahn.

    • ds8udep dijo:

      Saludos María Gabriela,

      Entrar a los aspectos personales de cada persona sería infinito. El deseo de superación, la competitividad, las ganas de aprender, las ganas de ayudar, entre otras características son muy valoradas por las empresas, las cuales buscan competencias que se adquieren con la vida y la experiencia. Esto no se obtiene en un libro o en una revista, se obtiene por medio del ejemplo, el ejemplo que debe existir en la familia, puede sonar repetitivo, pero la educación en ella es fundamental para garantizar el desarrollo integral de las personas. Si se resolviera en primera instancia eso, la inversión sería beneficiosa, ya que los conocimientos no sirven de nada si caen en saco roto.

      Gracias.

  4. ds7udep dijo:

    Sin duda alguna, una de las reformas institucionales más urgentes que debe llevarse a cabo en nuestro país recae sobre el terreno de la política educativa. La importancia de contar con un sistema educativo equitativo y eficiente, como uno de los principales dinamizadores del desarrollo del país, ha sido reconocida a través de diversas iniciativas de reformas, presentadas por el Consejo Nacional de Educación, el Consejo Nacional de Competitividad, el Plan Nacional de Educación para todos, entre otros.

    Si se considera que el tema del rendimiento universitario es un problema de mediano plazo, se debe aprovechar la actual situación financiera de la economía para poner en marcha una reforma educativa integral que priorice la equidad, calidad de la educación e infraestructura.

    Esthefany Cortegana.

    • ds8udep dijo:

      Saludos Esthefany,

      Como tu mencionas, es importante contar con un sistema educativo eficiente para que los universitarios empiezen desde pequeños adquiriendo competencias que le servirán a futuro; para ello importa mucho la presencia del estado para que pueda dar las mejores condiciones de estudio a todas las personas, es por ello que se le considera una de las alternativas de solución importante en el articulo.

      Gracias.

  5. ds17udep dijo:

    Me parece muy interesante este artículo desde el punto de visto en que lo enfocan, debido a que es importante conocer las causas, el por qué de este problema, estoy de acuerdo en que el problema empieza por la educación primaria y secundaria, y que la mayoría de colegios públicos no cuentan con profesores de calidad.
    Me gusto el enfoque que le dan a este problema y la gran variedad de causas que nos brindan, con lo cual podemos deducir que no es solo un problema, si no que hay varios detrás, como la falta de inversión pública, el apoyo del Estado.
    Nosotros como estudiante ¿qué soloucioens podemos darle al problema, algo que sea más acccesible a nosotros?
    María Luisa Rivera Zevallos.

    • ds8udep dijo:

      Saludos María Luisa,

      Buen comentario, uno de los problemas como se ha visto y tu has mencionado, es que no se cuentan con docentes bien calificados y eficientes a la hora de enseñar y moldear al alumno para que logren un buen desempeño a futuro. La pregunta que haces, respecto a que puede hacer los estudiantes para solucionar el problema, es muy sencilla, y es que por cuenta propia, los estudiantes pueden lograr adquirir virtudes y valores que sirvan para su desarollo y no esperar a que alguien le enseñe o lo ayude económicamente; si un estudiante quiere tener un buen futuro, se preocupará por alcanzarlo y tendrá la capacidad de aportar en su educación y quién sabe al final, logre enseñar y ayudar a otros estudiantes, una manera de transmitir lo bueno hacia los demás.

      Gracias.

  6. ds14udep dijo:

    Me pareció un tema muy interesante. De hecho, es un tema crucial para nosotros, universitarios de últimos años, saber que las empresas buscan algo más que conocimientos en un postulante.
    En el artículo mencionaban que la competencia más valorada en el ámbito empresarial es el compromiso, seguido de la flexibilidad y el autocontrol. Así también, he leído algunos otros estudios que colocan al “liderazgo” como una de las competencias más buscadas en los postulantes a una organización. ¿Consideran que esta competencia también podría determinar positiva o negativamente la decisión de un empresario al evaluar el perfil de más de un candidato?
    ¿Qué podrían hacer los alumnos universitarios desde su posición de beneficiarios de este modelo educativo, para impulsar una ampliación en los horizontes en lo que cada universidad promueve en sus alumnos? ¿Cómo pueden llegar a formarse en competencias? ¿ Cómo promover que sus compañeros también las desarrollen?
    Gracias. Muy buen tema.
    Ana Carolina Macedo

  7. ds8udep dijo:

    Saludos Ana,

    Buen aporte, sin ninguna duda el tema de liderazgo es relevante en la decisión de la persona que contrataría a una empresa, ya que es una competencia que no sólo la adquieres y desarrolas para ti, sino también influye mucho en las personas que te rodean profesionalmente. Hoy en día, las empresas consideran mucho en el perfil univerastario la capacidad de liderazgo. Lo que podrían hacer los alumnos, ya que como tu lo mencionas son los beneficiarios, pueden tambien aportar un poco de su aprendizaje, como creando charlas, convivencias de estudio, donde se pueda transmitir a los que recién empiezan las distintas competencias para un buen desempeño profesional; y asi cada vez más incrementar la capacidad de trabajar en equipo y promoverlos en los demás.

    Gracias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s