La violencia contra la mujer

Podemos definir a la Violencia contra la Mujer como cualquier acción o conducta que cause muerte, daño o sufrimiento física, sexual o psicológico a la mujer solo por el hecho de serlo. Esta puede darse en el ámbito privado o en el público, y puede ser cometida dentro de la familia o en una relación interpersonal, en la comunidad, o también puede ser causada por agentes del estado.

Cada mes en el Perú mueren 10 mujeres a manos de sus parejas, ex parejas o familiares. El 37.4% de mujeres fue presuntamente asesinada por su pareja o ex pareja hombre y una de cada 10 víctimas estaba embarazada. El 58.7% de las víctimas fue asesinada en su casa y tan solo 1 de cada 10 víctimas presentó una denuncia por violencia familiar en el Ministerio Público, según datos recogidos por el Observatorio de Criminalidad. Estas cifras alarmantes son la razón por la cual en nuestro país se ven tantos casos de violencia contra la mujer y la falta de información por parte de las víctimas para tomar cartas en el asunto.

En la actualidad, existen distintas organizaciones que ayudan a todo tipo de mujer que ha sido maltratada, ya sea por medio de la búsqueda o por propia cuenta de las víctimas acudiendo al centro de ayuda. Basándonos en una sola organización hemos encontrado que el Movimiento Manuela Ramos aspira a buscar una vida digna y plena para las  mujeres y hombres, en una sociedad democrática y pluralista. Esta misma organización ha creado un manual, el cual busca brindar a las mujeres, ideas y conceptos para que reflexionen sobre sus propios derechos que les corresponden por ser seres humanos.

También, se desarrollan campañas y procesos de investigación, por los cuales se realizan asesorías para las mujeres, por ejemplo, el Centro de la Mujer Flora Tristán: “Nuestra estrategia de contribuir y lograr el acceso a la justicia para las mujeres en situación de violencia, ha fortalecido las capacidades de mujeres líderes a fin de que puedan otorgar servicios de asesoría en Violencia Familiar (sicológica, física y sexual), Pensión de Alimentos, Tenencia de hijos e hijas, Régimen de Visitas, etc.”

En cuanto al papel del estado, a través del Plan Nacional contra la Violencia hacia la Mujer (2009-2015)  expresa la política asumida por el Estado Peruano para garantizar una vida libre de violencia a las mujeres, mediante tres objetivos que buscan:

  1. Adoptar e implementar políticas públicas orientadas a enfrentar el problema de la violencia hacia las mujeres.
  2. Asegurar que las afectadas puedan acceder a los servicios públicos de calidad, incluyendo el acceso a salud y judicial, y
  3. Identificar y promover la transformación de patrones socioculturales que legitiman, toleran y agravan la violencia hacia las mujeres.

En base a las fuentes a las que tenemos acceso, podemos concluir que el objetivo central que tienen estas instituciones, no es principalmente, la orientación y concientización de la mujer en base a principios y valores morales, sino, tratan de profundizar en la raíz del asunto, tratan de  restituir los derechos de los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en situación de calle, para lograr su desarrollo integral y prevenir una mayor exposición a riesgos.

Existen muchos casos, generalmente en los sectores C y D, en los cuales el nivel moral y ético es realmente pobre, motivo por el cual, ante la falta de conocimiento, se generan abusos, en este caso, por parte de los hombres, de tal manera que las mujeres no saben que acción tomar al respecto, quizás por experiencias pasadas en su crianza. Este ejemplo se da a los hijos de estas familias, y se genera un orden cíclico en el que las familias no inculcan valores y principios morales, por lo contrario, incentivan a creer que la violencia es parte de la convivencia.

Conversamos con la Sra. Rosa Cisneros, directora de la ONG Milenia Comunicaciones la cual es la institución ejecutora del Proyecto “Una vida sin violencia”. Ella nos comentó que habían causas sociales y culturales: “Los principales factores que generan la violencia contra la mujer son la situación de desigualdad que afecta a la mujer y la ideología machista, basada en estereotipos de género.

En cuanto a la participación del estado, la señora nos explicó que en el Perú existe una Ley de Protección frente a la violencia contra la Mujer (Ley 26260) y el Plan Nacional contra la Violencia hacia la mujer 2009-2015, las cuales actúan a través de la prevención y la disponibilidad de servicios para la atención de casos de violencia contra la mujer.

Por otro lado, las organizaciones de la sociedad civil también están comprometidas en la lucha contra la violencia hacia la mujer. Por ejemplo, nos mencionó la participación de las ONG que desarrollan proyectos contribuyendo a fortalecer el derecho de las mujeres a vivir sin violencia y asesoran a las municipalidades y gobiernos regionales para elaborar planes locales y regionales contra la violencia.

Finalmente, le preguntamos qué consejo le daría a una mujer víctima  de violencia y esto fue lo que me dijo: “Que rompa el silencio y denuncie la agresión, es el primer paso para romper el circulo de la violencia y afirmarse como una persona valiosa, con derechos que deben ser respetados.”

Por otro lado, los principales agentes para esta situación son: el agresor, que es la persona que por cualquier acción o conducta cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer solo por el hecho de serlo, y puede ser cualquier persona que esté relacionada, cerca, o de alguna u otra forma tengo el acceso para poder tenerla cerca y hacer lo que el agresor quiera; la víctima, que viene a ser la mujer que padece de algún maltrato por parte de otra persona, ya sea por violencia familiar, feminicidio, violencia sexual, hostigamiento sexual, homofobia, entre otros.; el estado, participa en aspectos de prevención, atención y sanción.

Las medidas existentes están más concentradas en la atención. El reconocimiento de la violencia hacia las mujeres como una violación de derechos humanos implica un conjunto de obligaciones que deben asumir los Estados que han sido explicitadas en los tratados y compromisos de derechos humanos; la policía nacional, tiene la obligación de recibir denuncias y realizar  investigaciones y el ministerio del interior implementara formularios para la facilidad de las denuncias.  En caso de delito o de grave peligro se podrá allanar al agresor en su hogar y se realizara un atestado policial remitido al juez para que se aplique la respectiva ley; el Ministerio Público, deberá dictar las medidas de protección inmediatas que la situación exija y además deberá tomar medidas cautelares por parte del juez familiar. Corresponde al ministerio público visitar periódicamente las dependencias policiales para conocer sobre la exigencia de denuncia sobre violencia familiar e intervenir cuando corresponda conforme esta ley.

Todas las personas se preguntarán, ¿Por qué hacen lo que hacen?, se llega a la conclusión que el agresor no tiene valores ni principios morales que contrarresten su actitud violenta frente a la mujer. Además en algunos casos, los agresores padecen de alguna descompensación psicológica y no pueden controlarse. En la mayoría de casos, el violentar contra la mujer es característico del agresor  y de esta forma es como impone respeto o simplemente lo hace por placer. Y por el lado de la víctima de acuerdo a investigación se deduce que no tiene conocimiento de sus derechos y normas de protección. Muchas veces la victima está subordinada hacia el agresor y está dentro de un ciclo de violencia, así como también cuando acepta ser maltratada y no dice nada, ni se queja, esto nos lleva a pensar que puede estar enferma emocionalmente.

El tema nos lleva a generar propuestas y alternativas que ayuden a los afectados a poder salir de estas situaciones tan críticas e inhumanas. Es importante ver en qué actores o agentes se centra la atención. La víctima de violencia, puede centrarse en la ruta de prevención – atención – sanción, o escoger solo un solo aspecto.

Para prevenir, es clave intervenir desde la escuela, promoviendo una formación igualitaria, que respete las diferencias pero sin estereotipos de género, porque sobre ellos se asienta sentidos comunes machistas que justifican la violencia, e involucrando a los medios de comunicación en una cruzada al respecto. Además se puede fortalecer la actuación de las juntas vecinales de seguridad ciudadana como una estrategia, para así estar al tanto de las situaciones que ocurren, ya que existen muchas mujeres que no denuncian y esto también es un problema, debido a que no ayuda a contrarrestar este mal.

Si es con respecto a la atención se requiere por una parte orientar a las mujeres sobre lo que debe hacer en caso de una agresión (dónde denunciar, por ejemplo, a quien debo llamar para que me oriente o me ayude) y por otra parte asegurar mediante presupuesto y capacitación que los operadores estatales brinden una atención oportuna y respetuosa.

Y en cuanto a sanción, se necesita una justicia con la debida diligencia, es decir, que no tarde, y que responda a lo establecido no solo en la ley sino en los tratados de derechos humanos. Y para eso es necesario garantizar en fiscales y jueces una formación en género, derechos e interculturalidad. Todo lo señalado requiere además de incremento de presupuesto, todas estas alternativas pueden llegar a ser factibles si es que se desarrollan con un proceso bien dirigido, algunos son de corto plazo y otros de largo plazo, pero al final todas apuntan para poder ayudar a todas las mujeres que sufren de violencia.

Finalmente, aplicando los conceptos aprendidos en clase haremos una relación entre estos y el problema de la violencia contra la mujer. La dignidad de la mujer es un valor que se debe respetar, sabemos que en el pasado trataban de justificar  la esclavitud diciendo que los esclavos no eran personas, sino objetos, al igual que los judíos quienes discriminaban según sus características genéticas. Así, mientras transcurría los tiempos se siguió viviendo bajo discriminaciones, tal como en el colonialismo, en el que se decía que el indio no tenía alma y que por eso no poseía dignidad humana.

Por otro lado, dejando a la dignidad de lado para empezar con la caridad, sabemos de  muchas formas en que esta se aplica en base a la violencia de la mujer, distintas formas de apoyo, por ejemplo, existe congregaciones dedicadas al tratamiento y apoyo a la mujer maltratada.  Para nuestro trabajo nos informamos en base a distintas fuentes, y en este caso, nos apoyamos de la Congregación del Buen Pastor, dedicada en la iglesia a trabajar por la dignificación de la mujer, fundando una residencia para responder a este problema en la ciudad de Tacna, donde se registra los más altos índices de violencia, a diferencia de otros departamentos.

Otro centro de apoyo a la mujer, es el “Santa Maria de Eufrasia” en Cajamarca, que al igual que todos, se centran en el tratamiento de la mujer, culturizarla, informarla en base a sus derechos.

Sin embargo, a nuestro parecer, es un tema que debe ser tratado de manera global, brindando actos de caridad de parte de todos; muchas veces estos centros de apoyo no cuenta con la solvencia económica adecuada para poder brindar un mejor tratamiento, y siendo esto, la indiferencia del Estado.

No es ajeno referirnos a la justicia social, que se debe dar de manera general ante cualquier ser humano en cualquier circunstancia. En este caso, encontrándose la mujer más indefensa que el hombre, ocurre lo contrario, se le trata en muchos contextos como un objeto y no es.

Pensamos que debería realizarse campañas, no solo para la protección de la mujer, sino también para evitar que el hombre tome acciones injustas en contra de las mujeres. Por ejemplo, debería tenerse en consideración que el hecho no es solo la agresión física, sino psicológica, y probablemente al castigarse el problema desde raíz, podríamos estar hablando de una disminución en la cantidad de reincidencias sobre este tema.

La violencia contra las mujeres es ocasionada por múltiples causas y es una grave expresión de desigualdad y discriminación. De esta manera, en nuestro país, el gobierno ha diseñado una política pública orientada exclusivamente a afrontar este problema en forma íntegra. Para hacer efectiva esta política se enfrenta a la violencia desde distintos frentes, desde el ámbito legislativo, la Ley de Protección Frente a la violencia Familiar ampara las bases del asunto, y el Código penal penaliza el feminicidio. Del mismo modo, se estableció el Plan nacional contra la violencia hacia la mujer 2009 -2015, que trata este tema de manera focalizada y por sectores.

Por último, indicó que el gobierno nacional, a través de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud Familiar (ENDES) colecta y analiza cifras sobre violencia física, psicológica y sexual de las mujeres alguna vez unidas, así como la recurrencia a los diversos servicios de atención.

Finalmente, el rol social entre hombres y mujeres ha generado grandes problemas de desigualdad, desde un punto de vista cultural, es visto como propiedad exclusiva de los varones y como consecuencia de esa relación de dependencia, celos, dominación excesiva, se llega a maltratarlas o quitarles la vida. Hoy en día, las estadísticas de Ministerio de la mujer demuestran que son 12 mujeres las que mueren al mes en manos de sus parejas.

Lamentablemente vivimos en una sociedad machista, en la que, desde muy temprana edad, las mujeres son sometidas a pensamientos e ideologías irracionales por parte de los hombres. En ese contexto, se conmemoro el 25 de Noviembre el Día de la eliminación de la no Violencia contra la Mujer, y se brindan distintas charlas y conversatorios sobre el machismo en los distintos departamentos del Perú. Por ejemplo, en Ica se realiza el Conversatorio “El Machismo Mata”, el cual reflexiona el tema de la violencia masculina, el feminicidio, efectos en la sociedad, etc.

Autores: Oscar Alemán, Diego Figueroa, Alex Salazar

Esta entrada fue publicada en conflictos, familia, seguridad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a La violencia contra la mujer

  1. ds37udep dijo:

    La violencia contra la mujer en especial la ejercida por su pareja y la violencia sexual es un grave problema de la salud pública y una violación de los derechos humanos de las mujeres.
    Considero que entre los factores de riesgo de actos violentos se puede ver un bajo nivel de instrucción, puesto que, el hecho de haber sufrido maltrato infantil o haber presenciado escenas de violencia en la familia, el uso del alcohol, actitudes de aceptación de la violencia y las desigualdades de género. El hecho de haber presenciado escenas de violencia entre los progenitores, la exposición a maltrato durante la infancia, y actitudes de violencia. Hay ciertos indicios de la eficacia de los programas escolares de prevención de la violencia de pareja entre los jóvenes.
    Las situaciones de conflicto y desplazamiento pueden agravar la violencia y dar lugar a nuevas formas de violencia contra las mujeres.
    Andrea Rojas Segura.

  2. ds14udep dijo:

    El fondo de este problema social es la educación, ya que debe prevalecer en el hogar una enseñanza sobre la igualdad que posee cada miembro de familia, por ejemplo entre los hermanos, ya sea hombre o mujer. Los padres son el ejemplo de los hijos, estos deben mostrar el respeto que debe existir entre el hombre y mujer, favoreciendo un clima de igualdad.
    Por otro lado, considero que si las mujeres no denuncian el maltrato a las cuales son sometidas, son muchas veces por temor a que suceda algo peor o por la dependencia que existe con la pareja. Además de la información que brindan las distintas organizaciones, deben brindar también talleres de manualidades de modo que estas mujeres aprendan a valerse por sí mismas.

    María Flores Ruiz

    • ds15udep dijo:

      Efectivamente Maria. En la actualidad, diversas ONG’s se encuentran desarrollando proyectos en los distritos de Lima mas afectados, como es el caso de la ONG Milenia Comunicaciones. El objetivo de estos proyectos es informar a las afectadas del gran problema que padecen ellas y gran porcentaje de las población femenina peruana, hacerles recordar los derechos fundamentales que se atentan, el proceso de informe de agresion y, así como tu lo sugieres, se realizan diversos talleres con el fin de que tengan un oficio y se valgan por si mismas.

  3. ds7udep dijo:

    Es muy lamentable las estadísticas realizadas, y más si la violencia se produce cuando la mujer está embarazada, si bien indican que el Estado y entidades privadas han realizado programas contra la no violencia, parece que no es aun suficiente, porque cada día salen noticias fuertes de mujeres maltratadas o encontradas muertas, y es que el miedo es más fuerte que cualquier sentimiento, es por eso que las familias deben de difundir el amor a Dios, ya que si aman a Dios se pueden amar a si mismas, y no buscar o querer amar a alguien que te maltrata, difundir la palabra de Dios es una de la opciones que deberían tomar en cuenta para que la mujer rompa su silencio.

    Paola Ungaro

    • ds15udep dijo:

      Gracias por tu comentario Paola, concuerdo con lo lamentable de las estadísticas, pero lamentablemente es lo que sucede actualmente. El amor a Dios es muy importante, ya que el senor es nuestra guía, pero hay que tener en cuenta que a veces amando, rezándole a Dios, eso no va a evitar que golpeen a una mujer. Adicionalmente no todas las personas tienen las mismas creencias, es por eso que las acciones que explicamos en el articulo resultan ser mas eficaces, por tal motivo hay que difundirlas.

  4. ds16udep dijo:

    La violencia contra la mujer es un tema lamentable que se aprecia en nuestra sociedad. Lamentablemente, creo que las consecuencias se plasman más allá de la simple agresión. Podemos tomar como referencia la violencia en el hogar. Por una parte, las agresiones contra la madre en el hogar o incluso contra las hijas podría agravar aún más los problemas sociales, si consideramos que esta podría ser incluso una de las causas de la existencia de niños en situación de desprotección en las calles. El problema se acentúa aún más, si consideramos que el Estado sólo está realizando proyectos que se orienten al rescate de niños en situación de abandono, mas no se centren en eliminar la causa del problema, que podría ser la violencia contra la mujer en el hogar.

    Juan Diego García Oré

  5. ds19udep dijo:

    Considero que la violencia contra la mujer no distingue condición económica. Analizar este problema desde afuera resulta sencillo, pero no me imagino lo que deben sentir tantas mujeres maltratadas constantemente y que se sientan impotentes de poder hacer algo al respecto. Como menciona la Directora de la ONG, es sumamente importante que la mujer puedo vencer sus temores y sentar la denuncia correspondiente, porque de lo contrario esto se convertirá en un círculo vicioso que en muchos casos termina en feminicidio.

    Carolina Miranda Rojas

  6. ds19udep dijo:

    Creo que la violencia contra la mujer es muchas veces a causa de la crianza en el hogar, en varias ocasiones los niños pueden estar acostumbrados a ver a su padre maltratar a su mamá, lo cual daña de manera psicológica a la persona y hace que cuando sea grande de todas maneras lo haga con alguna mujer. Lo adecuado sería que el gobierno ayude no solo a las mujeres victimas del maltrato, sino que se fomente la conciencia en la sociedad ,de lo terrible que es la agresión contra la mujer tanto física como psicológica y animar a las mujeres a que no tenga miedo de denunciar a los sus agresores.
    Melissa Velazco Trigoso

    • ds15udep dijo:

      Totalmente de acuerdo contigo Melissa. En la mayoría de casos, la agresión queda grabada en la mente de las personas como si fuese algo normal y esto se debe a la falta de educación y formación en el hogar desde muy temprana edad donde se tiene que reafirmar el respeto a la integridad de cada persona. Varios organismos como el Ministerio de la Mujer ya han puesto en marcha varios planes de formación a los menores en los colegios y por otro lado, renombradas ONG’s se encuentran desarrollando proyectos de comunicación sobre el tema dentro de los distritos de Lima mas afectados como son Puente Piedra y Ventanilla.

  7. ds3udep dijo:

    Como bien se sabe, la dignidad de la mujer es un valor que se debe respetar. Por ellos, estoy de acuerdo con ustedes que una manera de prevenir es a través de la educación. Debe intervenir en primer lugar, el hogar, puesto que los padres son los principales agentes de enseñarles a sus hijos el valor que tiene cada una de las personas. En segundo lugar, deben encontrarse los centros educativos, ya que son estos los que se encargarán de promover una sola unidad, sin discriminación ni estereotipos de género. Por otro lado, los medios de comunicación, que en su mayoría, son los agentes que presentan la actualidad de la sociedad. Y finalmente, esta en cada uno de nosotros el saber tomar las decisiones correctas y evitar seguir en una sociedad con ideas machistas. Muy interesante el artículo, es un tema a reflexionar, los felicito.

    Kelly Montero Vizarreta

  8. hlm93 dijo:

    En mi opinión, la violencia a la mujer, tiene un origen, la familia, sin embargo, a pesar de que la persona viva en un ambiente agradable, en el cual, sus padres lleven una vida digna, amorosa, espiritual, moral, ética, etc; el problema mayor, en mi opinión, es en las amistades que una persona tiene. El entorno social, ha llevado, a que cada vez sea más frecuente, la inclusión de jóvenes de temprana edad, en centros nocturnos (discotecas). Junto a esto, el cambio radical que ha tenido la música, con el reggaeton, ha llevado a que este baile vea como objeto sexual a las mujeres. Además, el alcohol es el tercer factor fundamental en esto, Combinando la discoteca, el alcohol, y el reggaeton, se puede ver que los hombres acudan a estos lugares con el propósito de embriagarse, para atreverse más a conseguir alguna chica para sus fines egoístas. Además, lamentablemente, la vestimenta de las mujeres, es muy provocativa, lo cual es un estimulante para los jóvenes varones.. Es por esto, que en mi opinión, el problema comienza aquí, se ve a la mujer como objeto sexual, y cuando esta no satisfaga los deseos, se puede caer en una pelea que podría terminar con desgracias para el sexo débil.

    Humberto Lagos Moreno

    • ds15udep dijo:

      Gracias por tu comentario Humberto. El tema de las amistades y el entorno puede ser una de las varias causas por la que se cosifica a la mujer como tu mencionas, pero no necesariamente es el principal factor que conlleva a la agresión física o psicológica. Tampoco creemos que los centros de entretenimiento nocturnos y la vestimenta de las mujeres sea un fundamento clave para relacionarlo con la violencia. Es relativo tu argumento, pero igual se puede tomar en consideración.

  9. La violencia contra la mujer causa en ella un trauma fisico y psicologico, es muy lamentable que en esta sociedad vivamos eso , no solo causan agresion a la mujer, si n oque son algo mas profundo , por ejemplo en una familia, cuando existe agresiones a la madre, lo shijos menores observan eso, y esto genera una educacion en la casa que no es correcta, los varones pueden aprender a que pegarle a la mujer esta bien y a su futra esposa pegarle y las niñas aprenden por lamadre a ser sumisas, en un hogar armonioso eso no se puede dar, ya que lo unico que hace es empeorar nuestra sociedad.Es muy penoso que en algunas civilizaciones el abuso a la mujer este permitido por ley y que si el padre o el hijo varon desea pegarle a la hermana o a la madre, la ley lo ampara, es muy triste saber que en otras partes del mundo ocurra esto y no e respete a una mujer.

    Francesca Basurto Salerno

  10. ds8udep dijo:

    Me parece interesante este articulo, sobre todo coincido con que la educación es un factor importante para poder evitar la agresion y violencia no solo hacia la mujer sino contra cualquier individuo dentro de una familia o sociedad. Si bien los entornos sociales, familiares, economicos u otros que tengan cierta influencia en una persona, no son tan determinantes como el papel que juega la educacion en una persona.

    Franco Guerrero.

    • ds15udep dijo:

      Tienes toda la razón Franco, coincido contigo, los estudios son la base de todo, la educación ayuda con la formación de las personas, por lo que es muy importante este aspecto.

  11. ds41udep dijo:

    En una sociedad machista como la nuestra es difícil ver que la mujer vaya tomando un papel más importante en la sociedad, que se valga por si misma y genere sus propios ingresos. Culturalmente es un proceso de transición al que los hombres deben adecuarse, sin embargo algunos sienten que este empoderamiento de la figura femenina es una amenaza y buscan maneras para someterla, muchas veces recurriendo a la violencia.

    María Pía Núñez

  12. ds10udep dijo:

    El recurrir a la violencia como un recurso para intimidar a la mujer, suele ser muy efectivo en una sociedad con doble moral como la nuestra, donde resulta menos dehonroso golpearlas, que mantener a sus esposos violentos y dejados con tal de no tener a los hijos sin “padre” o a quedarse sin pareja sexual. Es por ello que se debe incentivar dejar de lado estos perjuicios que dañan la moral de la mujer para darle paso a una nueva forma de ver estas situaciones. Se debe fomentar que al primer contacto agresivo de un hombre a una mujer, debe denunciarse sin dar vuelta atras.

    • ds15udep dijo:

      Gracias por tu comentario Max, tienes razón con respecto al miedo de las mujeres de dejar a sus hijos sin padre, pero creemos que mas que eso es el miedo que tienen de quedarse solas y pensar que sin el esposo no pueden salir adelante.

      Saludos,
      Diego Figueroa

  13. ds8udep dijo:

    Estoy completamente de acuerdo con el articulo y creo que para poder detener estos abusos tan comunes hacia als mujeres, se les tiene que ver de igual a igual. Muchos hombres se consideran superiores a las mujeres debio a que se les atribuye como “el sexo debil”, creyendo tener ciertas preferencias derechos frente a ellas. Este enunciado es cada dias mas erroneo y primitivo, debido a que cada ano se aumenta el numero de mujeres que se convierten en “cabeza de familia”, aportando en igual o mayor cantidad que el esposo.

    Creo que esta cultura de superioridad va a ir cambiando con el tiempo, pero de una manera muy lenta, los encargados de que estas nueva vision se apresure, son los colegios y las mismas familias al inculcar a sus hijos a ver de diferente manera. Los medios de comunicacion aportan muchas veces a esta erronea imagen de mujer.

    Andres Villalobos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s