Delincuencia Juvenil

Actualmente vivimos en un mundo de indiferencia, en donde lo que le pasa al otro no es nuestro problema, donde cada uno vela por sus propios intereses sin tomarse un momento para reflexionar sobre las consecuencias de sus actos. Tal vez por esto, por malas influencias por parte de los “amigos” y los medios de comunicación, y por el carente sentido de la familia que se vive, ha aumentado la delincuencia en los últimos años, y lo que es peor: se inician desde muy temprana edad, generando delincuencia juvenil. Ésta se refiere a los actos violentos cometidos por menores de edad, es una situación que cada vez se hace más frecuente, donde el aumento de pandillas y crímenes cometidos por menores de edad va en crecimiento.

En estudios estadísticos que hemos encontrado que en los últimos años, hay aproximadamente 420 grupos adolescentes, de los cuales la mayoría son pertenecientes a las conocidas barras bravas de distintos equipos de fútbol a nivel nacional. Se dice que hay 11 mil pandilleros como menores de edad y entre los 18 y 24 años más de 9 mil.

A pesar de ellos, los delincuentes juveniles no pueden ser juzgados penalmente, como muchas personas desearían, ya que muchos de ellos cometen cualquier crimen sabiendo que de alguna manera están protegidos por la ley; un caso conocido es de “Gringasho”. Este reconocido personaje a nivel nacional por los crímenes que ha cometido a su corta edad se ha ganado la fama de un sanguinario delincuente capaz de no temer al cometer algún asesinato. No obstante, sigue cometiendo actos vandálicos; ya que el 31 de diciembre del 2012 se escapó del “Centro Penitenciario “Maranguita” junto con otros 26 reos aprovechando el descuido de los agentes de seguridad; y sabiendo que no hay ninguna clase de seguridad para esos jóvenes que necesitan de rehabilitación y formación para que dejen de cometer estos actos.

Por esta razón, esta fuga tuvo una fuerte repercusión en todos los noticieros, sumado a que el presidente Ollanta Humala pidió a la prensa que se muestre el rostro de este delincuente. Por ello, debido al gran esfuerzo fue capturado a menos de una semana de su fuga, ya que surgió un gran operativo por parte de la policía nacional del Perú para recapturarlo, y hoy en día se encuentra recluido nuevamente en el penal “Maranguita”.

Este es un claro ejemplo de como la delincuencia juvenil puede llegar a tener tanta repercusión, y que muchos jóvenes opten por el camino errada de la delincuencia. Por lo cual, nos damos cuenta que vivimos en una sociedad que carece de valores y donde muchos jóvenes ocupan su tiempo de ocio en robar, pertenecer a barras, o dedicarse a la delincuencia para así obtener dinero. En las últimas semanas se ha puesto en debate el tema del servicio militar obligatorio, lo cual como grupo creemos serviría a que muchos de estos jóvenes puedan en vez de hacer actividades que los corrompan moralmente, a que se dediquen a servir a la patria.

De esta manera nosotros vemos de un punto diferente la forma cómo están promoviendo el servicio militar voluntario y en obligatorio para las personas que sean sorteadas. En este sorteo jóvenes de 18 a 25 años, el cual es el rango de las edades de las jóvenes que están involucrados en pandillajes; y los que se toman en cuenta en este sorteo son los que no están estudiando ni trabajando. Con esta medida creemos que sería una manera de alejarlos de las calles, donde pueden o han sido influenciados de mala manera, porque así recibirían una formación disciplinaria y educación, que probablemente no han tenido en su casa o en el colegio.

Muchas razones crean en los adolescentes distintos tipos de conductas agresivas o adictivas, como lo son las drogas, una familia mal constituida, el alcohol, falta de educación:

El principal factor es el descuido que tienen los niños en familias desestructuradas. Estas personas crecen en un ambiente agresivo y descuidado debido a los bajos recursos que tienen, además viven la experiencia del maltrato hacia la mujer. En su mayoría, el maltrato a la mujer se da en las familias de nivel socioeconómico bajo, ya sea “C”, “D”, o “E”. Estos maltratos genera la separación de los cónyuges y es así como indirectamente los jóvenes buscan un “segundo hogar”. El cuál son las pandillas que los atraen fácilmente ofreciéndoles distintas cosas que veremos más adelante.  Además, una familia mal constituida puede influir en la conducta de estos jóvenes, ya que no han tenido una imagen paterna o materna que les haga saber lo que está bien o está mal; por lo que no van a tener un freno para sus acciones sin delimitar lo bueno de lo malo.

Como segundo factor podemos destacar la pobreza. Los jóvenes no cuentan con mucho dinero para satisfacer sus necesidades básicas. Consecuente a eso, están en una etapa de desarrollo en la que buscan tener objetos que los identifiquen de los demás. Es por eso que por medios de robo esporádico pueden adquirir bienes como dinero, ropa, artefactos u drogas para el consumo. Las drogas es un mal que va creando una dependencia a consumirla frecuentemente por lo que los jóvenes al buscar tenerla van a recurrir a la delincuencia para poder obtener dinero para su consumo.

Estas drogas también son usadas para la comercialización y atraen a otros jóvenes de diferentes entornos. Recientemente hubo un caso en el que un joven de catorce años vendía marihuana y pasta básica de cocaína en chorrillos a jóvenes que llegaban de distintos distritos. La gran intervención de la policía logró que se capture al menor y a su cómplice para poder enjuiciarlos.

Por otra parte tenemos el fracaso escolar causado por las inconductas que tienen los jóvenes. Estas inconductas son el rastro de lo ya hablado con anterioridad. Al crecer en una familia desestructurada, el joven muestra una conducta inadecuada que se arrastra hacia los centros educativos, afectando así a sus compañeros. Es por eso que las instituciones educativas suelen echarlos para evitar problemas, esto genera que empiece una cierta frustración interna de los jóvenes y el odio hacia los estudios. Finalmente se trunca y ve muy lejanas las oportunidades del éxito.

Otra razón, es el alcohol el cual genera al igual que las drogas una cierta dependencia, y van creando agresividad en las personas, y en muchos casos los delincuentes juveniles al cometer sus acciones delictivas lo hacen estando drogadas o en estado etílico.

La falta de educación es otro determinante, ya que muchos de estos jóvenes desde pequeños no acuden a una institución educativa, por lo que carecen de una formación con valores y principios, y así van a tener una idea errónea de la vida. Sumado a que muchos padres obligan a sus hijos a trabajar. Ellos desde pequeños tienen la labor de llevar dinero a sus hogares siendo víctimas del trabajo infantil. Esto desencadena la delincuencia juvenil al ser presionados por sus padres.

Otra circunstancia que aumenta la delincuencia en los adolescentes es que ellos tienen una imagen negativa que da por parte la televisión, ya que existen muchos programas que fomentan estas conductas o con el solo hecho de ver las noticias diarias, ya que se observan asesinatos, robos, etc.

El entorno social en el que se vive sumado al mal uso de la tecnología provoca que tengan ingreso a determinadas páginas las cuales alimentan su violencia y rencor, ya que pueden ingresar a pornografía. Esto alimenta el maltrato ya vivido por la familia y genera más violencia en los jóvenes. Además se sabe que en su mayoría los pandilleros son personas que consumen diariamente drogas para poder llegar a un estado en el cual no tengan preocupaciones para realizar sus actos delictivos.

Por último otro factor influyente en los jóvenes pandilleros es la insuficiente enseñanza de valores y normas. Si bien es cierto que ellos crecen con un concepto diferente de familia, los valores pueden ser inculcados no solo por las familias. También están las parroquias o grupos de personas que intentan ayudar a estos jóvenes desorientados que solo buscan olvidar sus problemas con distintos medios que no los lleva a un mejor futuro. Este factor es muy importante pero es el más difícil de educar porque los pandilleros siempre se rehúsan a cambiar por la gran presión grupal.

Ya que hemos expuesto los problemas que generan o incrementan la delincuencia juvenil, ahora nos concentraremos en posibles soluciones como forma de poder frenar y cambiar la situación que atraviesa el país con respecto a este problema que cada vez está creciendo.

Una posible solución sería instaurar en las instituciones educativas cursos de formación moral, como muchos colegios particulares llevan de formación cívica. Sin embargo, aunque muchos estudiantes no cuentan con medios o a veces no son enviados a las escuelas por sus padres, ver la forma de poder ayudar a revertir este problema desde las alcaldías o municipios que apoyen en sus regiones o distritos el estudio para los menores de edad; y de esta manera poder formar buenos estudiantes y que estén alejados de las calles.

Otra manera de poder solucionar la delincuencia en jóvenes sería dar charlas informativas sobre las consecuencias de las drogas, y que se hagan desde pequeños para cuando ellos tengan edad suficiente para poder tener contacto a estas no lo hagan, y sepan todos los problemas que traería consigo su consumo así como ingresar al mundo de la comercialización de esta droga. Así , como la seguridad para poder capturar y evitar que las personas que se dedican a difundirla, y venderla no estén en las calles tratando de reclutar otras personas para venderlas o para que ingresen en este mundo.

Opiniones

Queremos a continuación exponer algunos casos importantes que nos hace darnos cuenta que el gobierno o las instituciones fiscalizadores tienen que poner un alto a esta ola de delincuencia y asesinatos, debido a que se están generando cada vez mayores jóvenes que se dedican a la delincuencia para poder obtener ingresos y subsistir. Empezaremos con la entrevista a una fiscal la cual se encarga de ver temas relacionados al mencionado llamada Liliana Coronado López, después recogemos unos comentarios de nuestro presidente Ollanta Humala sobre el caso del delincuente juvenil “Gringasho”.

La doctora Liliana Coronado López, fiscal superior de distrito fiscal de Lima Este, que ve diversos casos de delincuencia juvenil, comento lo siguiente: los niños comienzan a integrar grupos o pandillas a partir de los 12 años en promedio. Esta cifra va en aumento, ya que en años anteriores la edad era de 14 años hacia arriba. También dijo que la violencia familiar, la desintegración familiar y la falta de recursos económicos, son causas por las que estos niños buscan en la calle, el hogar que no tiene. Además se aferran a las amistades que influyen en su comportamiento.

En muchos casos los jóvenes pueden llegar a ser más fieles a las pandillas que a sus familias, porque se alejan mucho de la propia familia y ven en el grupo de jóvenes pandilleros el afecto que no encuentran en sus hogares. Un caso especial es el “Gringasho”, quien fue detenido en Santa Anita, lugar donde trabajaba. Con acciones de prevención que debería ser en forma conjunta con el ministerio público, la policía nacional, las municipalidades y la sociedad civil. También, convendrían charlas de capacitación en los colegios sobre pandillaje, violencia familiar y violación sexual.

Si no se realizan las prevenciones conjuntas interinstitucionalmente, la delincuencia ganara más terreno en Lima metropolitana. Viéndose además que últimamente los menores de edad cometen delitos graves utilizados por mayores, porque saben que las penas privativas de libertad son benignas comparadas con los delitos cometidos por los mayores de edad.

Finalmente, analizaremos las declaraciones del Presidente de la República Ollanta Humala Tasso sobre el delincuente juvenil alias “Gringasho”.

El presidente de la República, Ollanta Humala, exigió una revisión de las leyes que permiten a delincuentes juveniles como el avezado Alexander Manuel Pérez Gutiérrez, alias “Gringasho”, permanecer en el Centro de Rehabilitación “Maranguita” y no ser derivados a penales de máxima seguridad solo porque tienen menos de 18 años.

“Hay que poner un alto a estas sinvergüenzadas. También hay que revisar las leyes por las que no se puede visualizar la cara de este miserable “Gringasho” puede verse pero sí la de todas sus víctimas que somos la sociedad en su conjunto. ¿Cómo podemos proteger la cara de un delincuente frente al rostro de nuestros hijos. Esas son situaciones contradictorias que hacen débil nuestra democracia?”, indicó.

El jefe de Estado remarcó además que es preciso saber “quiénes son los padres” de Gringasho, delincuente para el que pidió caiga todo el peso de la ley. “Se debe saber quiénes han podido formar a un miserable así”, señaló.

Humala opinó que el joven sicario debe cumplir condena en un penal de máxima seguridad y no seguir al lado de chicos de 14 o 15 años. “No es posible que estos menores cohabiten con un prontuariado por asesinar personas. Hay que poner leyes más rígidas, le toca al Congreso y al Poder Judicial que administra directamente ‘Maranguita’”, refirió.

Sobre el posible traslado del centro de rehabilitación a otro distrito, el presidente manifestó que ello sería factible pero que primero se diga a dónde va a ir el ya detenido Alexander Pérez. “Por mí que se vaya a Challapalca”, afirmó.

Análisis situacional

1) El gobierno tiene responsabilidad en este problema porque no pueden controlar y frenar la delincuencia juvenil, muchas veces han tratado de implementar el número de policías, o poder brindar mejores servicios de seguridad. Pero el problema radica en la educación de los menores, ya que si desde pequeños se les enseñara que está mal lo que están realizando en un futuro se podría disminuir este problema. En otros casos porque no saben de donde proviene el problema, y buscan enfocarse en otros puntos de la delincuencia juvenil, pero sin hacer realmente nada al respecto.

2) Los padres de los menores en la mayoría de estos casos no saben a qué se están dedicando sus hijos, o en que emplean su tiempo libre; siendo en muchos casos para realizar actos vandálicos o pertenecer a una pandilla. Asimismo, muchas veces no quieren ocuparse y de ellos llevando un rol responsable como padres, guiándolos por el camino correcto, en cambio no toman conciencia de ello y no son capaces por ellos mismos de hacer que se rectifiquen, y de esta manera dejándolos al abandono.

3) Los medios de comunicación en muchos casos saben realmente que muchos de los programas que emiten fomentan la violencia en los menores, promoviendo y resaltando una manera de ser la cual no es la apropiada, en la que el más fuerte está por encima del más débil. A pesar de ello, estos programas a ellos les generan muchos ingresos por el rating, decidiendo no censurarlos sin ver que están creando y fomentando una actitud violenta en los menores de edad.

4) Las pandillas son el principal problema de la delincuencia juvenil, ya que muchos desde pequeños se refugian en ellas buscando protección, ya que en su casa están ausentes del cariño familiar y no tienen ningún apoyo. Estas pandillas no quieren dejar de fomentar la violencia en ellos, ya que mientras más miembros tengan dentro de ella y más avezados van a poder tener mayor presencia y ser capaces de realizar mayores actos vandálicos.

¿Qué se puede hacer?

1) El gobierno debería agrupar a las familias para enseñarles a reconocer si es que sus hijos están involucrados en las pandillas. Además debe buscar educar con mayores valores a los jóvenes que estudian en primaria porque esa es la base de todo joven. La relación que debe tener en su colegio debe ser la raíz de todo, junto con la enseñanza familiar. Por otra parte a los jóvenes que ya están dentro de ese mundo delictivo, el gobierno debería agruparlos y darles facilidades para que dejen ese ámbito y tengan oportunidades de acabar la secundaria, en algunos casos, y en otros de llevar una carrera técnica para que puedan valerse por si mismo. Además guiarlos con ayuda psicológica y religiosa para que entiendan que ese camino no es el correcto. Los serenazgos, la policía nacional y la fiscalía, deben trabajar conjuntamente para realizar esas tareas.

2)  Los padres de familia en un principio ya tienen una formación realizada. Si un padre es agresivo con su esposa es muy difícil cambiarle esa educación que ha arrastrado desde su infancia. Lo mejor para cambiar esos problemas es crear talleres que en un principio no aborden acerca de la violencia familiar sino motivar la convivencia entre los padres para luego aplicarlo a los hijos. Esto debe iniciarse hablando de temas relacionados a la familia y luego profundizar en los últimos días de talleres, acerca del trato físico que los padres tienen entre ellos o hacia los hijos. Pero pensamos que para poder entrar de una manera positiva en la mente de los padres, debe hacerse paso por paso.

3) En este caso los medios de comunicación siempre van a mostrar al televidente programas que tengan mucho rating. Por lo general estos son dibujos animados violentos que alimentan la mente del niño que ya arrastra la violencia familiar. Sin embargo los dibujos animados con contenidos violentos no son los únicos programas, hoy en día en la televisión existen realities que entorpecen a los jóvenes. El estado actuó ante algunos de estos programas que evidenciaban la poca cultura que vive nuestro país. Sin embargo una llamada de atención no es suficiente para evitar mostrar la ignorancia de estos. Para evitar que los jóvenes miren televisión podemos enseñar a los padres a bloquear ciertos canales que malogran la mente del televidente. Además el ministerio de transportes y telecomunicaciones debería poner barreras para evitar los realities que ensucian la televisión.

4) Las pandillas al estar formadas deben ser tratadas por grupos y no individualmente. Es por eso que el estado debe incentivar buscar a los líderes de estas pandillas para cambiarles la forma en la que ven su presente y cambiarlo para un mejor futuro con carreras técnicas o trabajos para el estado. Si bien es cierto que estas personas se resisten ante el cambio, debe aplicarse medidas drásticas para que los demás observen que ese camino no es el adecuado de ninguna manera.

Reflexiones finales

Las personas somos seres sociales, por lo tanto mejoramos o empeoramos en sociedad, dependiendo de las circunstancias por las que pasemos. Es por ello que el crecimiento cultural ayuda a que las personas se puedan desarrollar; el sentir que pertenecen a algo y a una sociedad, buscando así el bien común. El bien común se encuentra en cuanto se pueda organizar bien a la sociedad (justicia social).

Por ello, todos somos personas capaces de dar, con esto partimos que estos jóvenes que se refugian en las calles, son capaces de ser mejores personas y dejar de lado  la delincuencia, y son mucho más que las acciones que puedan realizar. Las personas somos más capaces de dar que de recibir, por lo tanto  hay que enseñarles a que cada cosa que hagan lleve a fines superiores y lleve a un destinatario, alguien que acepte y reconozca su esfuerzo.

Se debe de buscar un ejercicio del tener virtuoso, educarlos para que así puedan actuar con la recta razón y con las virtudes para la donación, que se aprenden en el hogar, en este caso deberían de poder reforzarlos con ayuda de sus padres, o en el colegio.

El estado según el principio de subsidiaridad tiene que intervenir solo cuando la sociedad ha hecho todo lo posible para solucionar un problema, por lo tanto  esta en cargo de manera objetiva del bien común de todos, como una fuerza protectora; estos jóvenes necesitan del apoyo del estado porque son mas indefensas y susceptibles a los medios y malas influencias.

Con ello se da un trilema,  en quien debe de resolver este problema: dejar que el estado lo resuelva solo (socialismo), dejar que estos jóvenes se cuenta por si solos, sin ninguna guía, del camino por el que van y se corrijan, tal vez dejar a que los padres intervengan,  se den cuenta y ellos los ayuden (liberalismo). Por otro lado, o que todo de alguna manera se va a resolver (utopía)

De acuerdo con la participación ciudadana, todos somos responsables de lo que sucede en nuestra sociedad, por ende todos deberíamos de ser responsables y capaces de ayudar a estos jóvenes que viven en nuestra sociedad en que no sigan en este camino.

Un plan factible, el cual se podría desarrollar y haría que el problema se solucione de mejor manera, sin que hay un centralismo del estado seria: primero la sociedad debería de alejar a estos jóvenes de las calles y de las malas influencias, para que no se conviertan en delincuentes, los jóvenes que ya están en este camino la actividad pública  o privada debe de colaborar en apoyarlos e intentar reformarlos, dándoles de esta manera otras opciones de desenvolverse en la sociedad; si después de todo esto el problema no se llega a solucionar el estado tiene que intervenir, haciendo cumplir las leyes y normas para que estos jóvenes sean capaces de vivir en sociedad.

Sin embargo, hay muchos aspectos que en nuestra sociedad están contribuyendo a que se acrecenté este problema, como es el libre comercio de armas; ya que muchos de estos jóvenes buscan conseguir este tipo de armas con el cual delinquir buscando la violencia y el beneficio propio. Esto se da , ya que no hay conciencia por parte de ellos, y una falta de guía paterna que los guíen con respecto a que es lo que deben hacer y si es que cometen algún error que puedan reivindicarlo o corregirlo.

Cabe resaltar, que la sociedad hoy en día carece en muchos casos de valores donde solo importa la ley del más fuerte, o la del más “vivo”. En donde toma poco protagonismo buscar el beneficio del prójimo, y solo se resalta el personal sin importar como este se consigue, así haya que cometer acciones que vayan en contra de la moral.

Por otro lado, hay algunos puntos que hemos mencionado como son las causas que originan este problema, entre ellas se encuentra lo que ellos perciben en los medios de telecomunicación. Esto se debe a que día a día en los noticieros vemos noticias trágicas de asesinatos, extorsiones, etc. Lo cual ira contribuyendo a que ellos adopten este tipo de vida, sumado a los programas que se aprecian, ya que no importa si es que va en contra de la moral sino que tenga bastante rating, y esta degeneración respecto a lo que se emite en la televisión ha ido acrecentando este problema el cual se ha vuelto un problema inminente de nuestra sociedad.

Así como los puntos mencionados anteriormente respecto a la falta de autoridad por parte de los padres, la poca importancia que le ha dado el gobierno a este problema permitiendo que vaya creciendo, y la degeneración en los medios de comunicación donde solo importa el morbo, ya que es lo que más vende.

Sera importante también mencionar las soluciones para estos problemas, aunque creemos que estas se deben dar a largo plazo, ya que es imposible que de un día a otro se pueda eliminar este mal de la sociedad. Entre ellas una mejor educación, ya que si se les hace tomar conciencia de la sociedad en la que viven, y como uno puede contribuir para cambiarla esto ayudara a mejorarla.

También, que el gobierno tome conciencia de cómo este mal puede ir incrementando con el pasar del tiempo, y no solo invierta y destino recursos para poder proteger a la sociedad de la delincuencia, sino también en fomentar en las instituciones los riesgos y peligros, destinando estos a la educación.

Más aún, que los medios de comunicación rectifiquen los programas que están emitiendo, esto quiere decir que retiren de su programación los programas que fomentan la violencia, los robos, delincuencia, y de esta manera contribuir a que desde niños las personas puedan no verse inducidas a cometer este tipo de acciones, y verlas como ejemplo o porque un personaje en la televisión o serie que más les gusta comete este tipos de actos vandálicos y quiera imitarlo.

Autores: Sergio Rubio, Lorena Pareja, Max Pimentel, Rodrigo Minaya

Esta entrada fue publicada en seguridad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Delincuencia Juvenil

  1. ds37udep dijo:

    Considero que la delincuencia juvenil, se ha incrementado alarmantemente en los últimos años. En muchos lugares existen vecindarios literalmente tomados por estos grupos, quienes aprovechan la ausencia policial para sembrar el pánico entre los moradores. Estos adolescentes y jóvenes han ingresado al negocio de la venta de drogas y , por lo cual los enfrentamientos entre ellos son cada vez más frecuentes: cada grupo busca imponerse en su zona. La guerra a muerte entre dos bandas.
    Lo que es más preocupante aún es que muchos de estos grupos han perfeccionando su modo de operación al punto de convertirse en verdaderas bandas del crimen organizado.
    Con este alarmante panorama, resulta lógico cuestionar la actuación de las autoridades competentes. Hasta el momento, las políticas represivas que, para colmo, no se cumplen solo han complicado este problema social sin tener una solución.
    Andrea Rojas Segura.

    • ds10udep dijo:

      Por lo que mencionas que hoy en día hay vecindarios practicamente tomados por estos grupos delictivos, se evidencia una ausencia de la autoridad al igual que del estado. Por lo que se vuelve tierra de nadie, donde solo importa la ley del mas fuerte y donde hay dentro delincuencia, pandilla, drogas, etc. Se necesita identificar estos puntos donde se generan estos problemas, los cuales promueven a los jovenes para que adopten este camino, y cambiarlos por completo mediante la ley.

  2. ds23udep dijo:

    La delincuencia juvenil no se encuentra tipificada de manera concreta y la legislación más cercana a este problema está en el Código de los niños y adolescentes. Si bien es cierto que a los menores de edad no se les imputa algún delito, los padres son los responsables de los actos que ellos realicen (hasta los 18 años, cuando ya son mayores de edad, sujetos de derechos y deberes) conforme al artículo 74 del Código de niños y adolescentes. Opino que una solución sería sancionar a los padres por delitos que cometan sus hijos. Por otro lado, tengo la siguiente pregunta: ¿Qué institución pública consideran Ustedes competente para enfrentar este problema?
    Gracias por su atención
    atte
    Omar Gamero Carrasco

    • ds10udep dijo:

      Muchos jovenes se escudan en su corta edad para no poder ser castigados por la ley, de esta manera las sanciones que ellos reciben pese a cometer actos delictivos suelen ser minimos. Por lo que el gobierno debe poner mano dura a este problema, tomando conciencia que ellos son muy conscientes de sus actos delictivos y de esta manera dar por sentado un precedente para erradicar estas conductas.

  3. Estoy de acuerdo con ustedes. Como prioridad y un factor importante para acabar con la delincuencia juvenil es que los padres estén mas con sus hijos y le inculquen valores. Ya que la familia es la base fundamental de una persona. También el estado debería fomentar a los colegios tanto públicos como privados los valores, el bien común, la religión católica, etc.

    • ds10udep dijo:

      Este problema tiene que ir cambiando, y esperemos sea en las proximas generaciones. Muchas veces la falta de un padre o de una madre conlleva a que se ausente este vacío, es importante que los medios, el entorno, la iglesia permitan fomentar personas con valores.

  4. La delincuencia juvenil por lo general atrae a jóvenes provenientes de familias con una situación económica precaria o baja, que se juntan con otros jóvenes al igual que ellos tratando de buscar en ellos un afecto o un lazo de vinculación que no encuentran en sus casas. Mencionado esto, estoy de acuerdo con lo expuesto en el trabajo. Creo que debería haber mas severidad en las sanciones dadas a estos jóvenes, porque muchos de ellos comenten actos bandálicos y al ser detenidos muchas veces los dejan libres al poco tiempo por ser menores de edad.

    • ds10udep dijo:

      Eso es cierto que por lo general se da en familias de escasos recursos, pero no podemos ser mezquinos ya que hay muchos casos en los que familias muy adineradas tienen hijos los cuales caen en las drogas, y se refugian en la delincuencia. Recordemos el caso de Walter Oyarce, ya que el conocido “loco david” era de una familia de buena posicion economica.

  5. Como han mencionado, los responsables más grandes de este problema son la crianza familiar y los medios de comunicación. La formación durante una edad temprana evita estos problemas, pero también se debe proteger a los infantes de la influencia de los medios de comunicación. A pesar de existir un horario de protección al menor, el contenido que se muestra (fuera de lo gráfico) es bastante fuerte como para que un niño lo pueda asimilar.

    Javier Alonso Gutiérrez Fazio

    • ds10udep dijo:

      Los medios de comunicacion han colaborado a fomentar estas conductas, ya que muchos de sus programas que emiten tienen que ver con que el villano siempre sale bien, y que sus actitudes negativas son las correctas. De esta forma, los menores tienen estas ideas como las que querrian adoptar en un futuro, y asi la adoptan en su día a día. Por ello, es necesario corregir los medios de telecomunicacion mediante algun ente que lo regule.

  6. ds15udep dijo:

    Este es un problema que se presenta a diario en la comunidad y que a parte de nosotros vernos afectados por los inmorales actos de delincuencia de estos jóvenes, también ellos mismos son los que se disminuyen como persona. Estoy de acuerdo con la idea de un servicio militar para ese rango de edad que no se encuentren trabajando ni estudiando, puesto que es en ese nicho donde se oculta la mayoría de estos jóvenes que viven de la delincuencia y no tienen ningún incentivo de cambio o mejora, y pienso que seria un buen comienzo para frenar con esta problema que se presenta en nuestro país.

    Alex Salazar

    • ds10udep dijo:

      Totalmente de acuerdo con la idea del servicio militar, ya que de esta manera ellos ocuparan su tiempo libre en otro tipo de actividades como lo es servir a la patria, y a su vez educarse, por lo que esto colaboraria a reducir el pandillaje en los jovenes a nivel nacional.

  7. ds17udep dijo:

    Hoy en día se ven muchos casos de delincuencia juvenil, y es una pena que chicos tan jóvenes ya tengan estos malos hábitos. Yo creo que la educación por parte de los padres es el la causa principal de este problema, los padres tienen el deber de darle una buena formación a los hijos, llena de valores, para que estos en un futuro sean personas de bien y tengan claro lo que es bueno y lo que es malo .

    Jaime Hare.

    • ds10udep dijo:

      Estamos muy de acuerdo con tu comentario, la educación es lo que va a conllevar a las acciones futuras de los jovenes, pero lo más importante es la que ellos reciben en sus hogares por lo que es bueno tengan uno muy bien constituido y que les permita ser personas de bien.

  8. ds15udep dijo:

    en mi opinión, los jóvenes son el reflejo de la casa o del contexto social en que se desenvuelven. Para empezar, si el niño o adolescente no pasa tiempo en su casa y opta por dedicar su tiempo a la calle, pierde aquella noción de valores que debe ser orientada y encaminada por los padres. Es allí donde empieza el asunto, puede que se den casos a su vez, de familias despreocupadas o irresponsables y para esto creo que debe haber una actitud por el gobierno para culturizar a los jóvenes criados en la calle y así evitar que estos mismos, pierdan su tiempo en drogas y malas conductas.

      • ds10udep dijo:

        Para ello hemos mencionado que el gobierno tiene que velar por los intereses de las familias, e impedir que se fomente las malas conductas en los jovenes. Debido a lo que mencionas , es muy cierto que muchos de ellos ocupan sus tiempos libres en las pandillas o drogas, por lo que es muy importante la educación en ellos para que sepan tener un futuro claro y definido.

  9. ds25udep dijo:

    Muy de acuerdo con ustedes. Para agregar, esos jóvenes buscan un refugio de sus problemas y tratan de facilitar su vida, volverla más acequible con menos esfuerzo. Quieren sentirse bien de alguna manera, quiene escapar de su ambiente e ir inmediatamente a otro y es prácticamente una escapatoria a su realidad. Es cierto que tiene que ver mucho con el núcleo familiar que sean así pero, a veces, de que sirve que un joven venga de una familia recta, reservada, honrada; para que el ambiente en el que vive sea todo lo contrario y su círculo estudiantil y/o laboral también sea así. No basta empezar por uno a veces para lograr el cambio.

    Carlo Begazo Revollar

    • ds10udep dijo:

      Lo que dices respecto a que tiene que ver mucho con el núcleo familiar es muy importante, ya que si no hay una buena formación ni que los padres guien correctamente a sus hijos no van a poder cultivar buenas personas, y por esta razón cabe decir que el cambio lo hacemos todos, y esto tiene que ir empezando hoy en día.

  10. ds16udep dijo:

    estamos atravesando una época donde la delincuencia juvenil es algo que se esta dando frecuentemente y no solo en nuestro país sino en el mundo entero. esto se puede dar por el mismo hecho de que no hay oportunidades para aquellos jóvenes, debido a que vienen de un nivel socio económico bajo y el gobierno no realiza ningún tipo de plan para ayudarlos. estoy de acuerdo en la parte donde tocan el tema que se refujian en sus actos por los problemas que pueden llegar a tener en sus hogares etc.
    Luis Rodrigo Velasquez Rivas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s