Seguridad: La Parada

La falta de organización, regulación, educación y moral, junto con la ineficacia del gobierno y del sistema del mercado y la pobreza, son algunos de los factores principales que incrementan la inseguridad en el Perú. En la actualidad, particularmente en Lima, encontramos una serie de eventos, como el de “La Parada”, que generan problemas sociales, económicos y sobretodo de seguridad.

Primero que todo, cabe resaltar que en los últimos años, la delincuencia y violencia han llegado a nuevos niveles.  La seguridad ciudadana es un tema que nos compete a todos, año tras año escuchamos constantes quejas y reportes en los medios sobre asaltos y asesinatos en las calles. Sin embargo, en los últimos meses hemos presenciado actos violentos que han alarmado a todos, incrementando el temor entre nosotros. La inseguridad es cada vez un tema más importante; se ha salido de control y constantemente se trata de buscar maneras de eliminar este problema. En una encuesta realizada por la Encuesta Nacional Urbana de Victimización de Ciudad Nuestra, se indica que la victimización (el hecho de sufrir un acto delictivo) realizada en el 2012 llegó a 43.2%, aunque, la percepción de inseguridad llegó a 68.9%. Ambas tasas son altas pero “corresponden” a lo estimado en un país en vías de desarrollo.

Diariamente en Lima, se encuentran nuevos casos, entre estos, el que desarrollaremos a continuación. Debemos tener en claro que no podemos seguir permitiendo que cuestiones como ésta sigan sucediendo en la capital y en el país en general. Todo peruano tiene el derecho de vivir de manera pacífica.

“La Parada” es un Mercado Mayorista (el Mercado Mayorista número uno) ubicado en La Victoria, administrado por la EMMSA (Empresa Municipal de Mercados SA); éste tiene un total de 31,437m2, 744 puestos de venta (divididos en 24 pabellones). La comercialización principal es la de productos agrícolas.

Es uno de los centros más importantes para el desarrollo de los robos menores, o mejor dicho robos al paso. Esto se da ya que no hay control policial ni orden estatal y sobretodo es un territorio dominado por la informalidad. Esta mayor exposición a los robos causa que los pobladores nos sintamos más vulnerables a cualquier tipo de transgresión.

En el año 2008, se formuló el proyecto “Ampliación y remodelación del Gran Mercado Mayorista de Lima (GMML) en el Distrito de Santa Anita – Lima”. Es por planear el traslado de los comerciantes que el conflicto de “La Parada” comenzó. El día jueves 25 de octubre del 2012, hubo un gran enfrentamiento de los mayoristas frente a la policía, el cual se salió de control y tuvo serias consecuencias. Los primeros utilizaron armas artesanales, tales como piedras; por otro lado, los policías llegaron en caballo y listos para reaccionar ante cualquier ataque violento.

En total, hubo cuatro muertos, decenas de heridos y numerosos y agregándole a esto, hubo muchos saqueos y robos en la zona de Gamarra. Entre los muertos, hubo dos jóvenes: Gino Cárdenas Rivera y Kenji Castro Velita, de 20 y 32 años respectivamente; ambos fallecieron por recibir una bala. ¿Cómo en el Perú se puede hablar de un avance y mejora de seguridad, cuando vivimos este tipo de recaídas? No solo salen heridos los involucrados, sino que también afectan a terceros; es una muestra de la falta de respeto que se tiene entre los ciudadanos; “aprovechando la violencia [En “La Parada”], un grupo de delincuentes bajó del cerro San Cosme, incendió el único puesto policial del emporio de Gamarra y saqueó tiendas y autos” [1]

Los comerciantes contrataron a vándalos a cien soles para que estos ataquen y los defiendan de manera salvaje[2]. Como bien dijo Susana Villarán el sábado 27 de octubre del 2012, ““La Parada” no puede estar a merced de quienes lucran con el caos o hacen riqueza con la informalidad y viven al margen de la ley”. Aproximadamente 12.3 millones de peruanos trabajan en condición informal, es decir, de 10 trabajadores en nuestro país, 8 son informales[3]; sabemos que son más de 200 los mayoristas de “La Parada” que son informales. Lo paradójico es que aunque nuestra economía esté creciendo, la tasa de informalidad se mantiene (o aumenta) a lo largo de los años.

La informalidad de “La Parada” fomenta la delincuencia por dos razones principales: la primera se refiere a que facilita la realización de los actos delictivos, ya que es un lugar desordenado, lleno de bullicio, donde no hay espacios libres ni autoridad que controle; la segunda es que permite que el ladrón alterne los medios con los cuales genera sus recursos (siendo contratados), como fue en el caso del 25 de octubre.

Todo empezó el miércoles 19 de septiembre, cuando se inició el traslado de “La Parada” a Santa Anita. El traslado duró hasta el 23 de septiembre, con el fin de permitir modernizar el sistema de venta de productos en Lima y contar con una infraestructura adecuada. “Los comerciantes tienen una preocupación legítima y por eso los equipos técnicos de la Empresa Municipal de Mercados han ido absolviendo las dudas sobre la operatividad en el nuevo local, que cuenta con todas las condiciones para garantizar limpieza y seguridad, algo que no ocurre en “La Parada””[4].

Queda claro que el propósito de la iniciativa dada por la Municipalidad de Lima es otorgar a los trabajadores mayoristas un lugar más limpio y ordenado; donde todos salgan beneficiados y no haya incomodidades para los ciudadanos aledaños. No obstante, el problema fue que los informales y minoristas no fueron considerados en este cambio, ya que durante mucho tiempo no habían cumplido con los requisitos que se les exigía.

El accionar de la Municipalidad de Lima y el Ministerio del Interior no afectó la libertad o la integridad física de los comerciantes (que son los derechos protegidos por el hábeas corpus). El juez Malzón Urbina concluyó que ellos tenían la posesión del inmueble donde funcionó el mercado mayorista, por lo que el suceso no afectaba sus derechos a la libertad. También precisó que el terreno que ocupa el mercado fue donado para la construcción de un mercado y que la municipalidad no puede darle otro uso.

Sin embargo, para el Tribunal Superior, el acto de la donación fue un hecho anterior que no tiene relación con el accionar municipal a partir del 25 de octubre del 2012; no es un tema que deba ser motivo de un hábeas corpus. Además un mercado mayorista es un lugar público, no un domicilio particular.

Dado que se consideró que la sentencia del juez fue incongruente, la Sala Superior dejó a salvo las facultades de la Municipalidad de Lima para poner orden en el comercio mayorista y que en cualquier exceso que se pueda cometer en ese proceso, pueda ser cuestionado en la vía administrativa o en la judicial, mediante una acción de amparo, pero no un hábeas corpus.

En cuanto a los comerciantes, el abogado Rolando Oda, quien los representa, afirma que el hábeas corpus presentado al Juez Urbina está totalmente respaldado por fundamentos jurídicos, ya que “La Parada” es un mercado formal y los comerciantes tienen los permisos de concesión vigentes. También alega que la ordenanza que autoriza la instalación de los bloques de cemento es irregular e ilegal, ya que van en contra de las leyes de privatización.

Por su parte exigen condiciones; “la habilitación de todos los pabellones ya construidos, la suscripción de contratos de concesión y la inclusión de los estibadores”[5], entre otros. Uno de los miedos/argumentos principales que ellos tienen es el hecho de que el nuevo local en Santa Anita no es tan céntrico como lo es de La Victoria, lo cual podría tener un impacto en sus ventas.

“La señora [Alcaldesa Susana Villarán] debe dialogar, tiene que venir y pedir perdón por lo que ha hecho”, señaló Avila (Dirigenta Ida Ávila), quien no descartó sentarse a dialogar para un eventual traslado a Santa Anita. “La alcaldesa primero debe definir en qué condiciones nos van a trasladar, porque ese mercado falta construir. Nosotros no cerramos ninguna posibilidad”, señaló. [6]Esto quiere decir que, aún hay mucho que hablar y poder dejar en claro para que el enfrentamiento violento no vuelva a suceder.

Es importante que reconozcamos a los agentes que están relacionados directamente con lo sucedido el 25 de octubre:

–       Municipalidad de Lima: Encargados de administrar y ordenar la ciudad, en este caso a los comerciantes establecidos en el mercado de “La Parada”. El propósito de movilizar a los comerciantes hacia el mercado de Santa Anita, como mencionado anteriormente, para mejorar servicio que, el orden de las zonas aledañas y en general. Así mismo, el error de la Municipalidad de Lima fue no preveer la magnitud de la situación y no preparar una mejor estrategia de desalojo.

–       Policía Nacional: Se encargan de velar por la seguridad y el orden público; en este caso, hubo falta de coordinación y efectividad en el operativo.

–       Poder Legislativo: Responsables de establecer leyes justas que beneficien a la sociedad. La participación de la policia en el evento sucedido tuvo como fin controlar la situación y evitar que se expandieran los actos delictivos. Dado a la poca cantidad de policias y a las leyes que favorecen en mayor medida a los delincuentes que a ellos, la capacidad de controlar la situación se vio restringida por este Poder.

–       Comerciantes: En este caso vale la pena separar a los comerciantes que aceptaron el traslado al mercado de Santa Anita de manera pacífica  y a los que reaccionaron de manera violenta queriendo mantener su situacion de informales. Habiendo hecho una distincion entre formales e informales, estos últimos fueron quienes tomaron la vía violenta para proteger sus intereses económicos, ya que un traslado implicaría tener que formalizar sus negocios (visto de manera negativa).

–       Poder Judicial: Componente del Estado que se encarga de aplicar y vigilar el cumplimiento de las leyes. En este caso lo tomamos en cuenta porque el Juez Malzón Urbina fue quien falló a favor de los comerciantes.

Lo que éstos debieron tomar en cuenta son las siguientes alternativas que si las analizamos bien, no son difíciles de alcanzar:

–       Mejor coordinación entre la PNP y la municipalidad: Minimizaría el riesgo de una eventualidad similar.

–       Sanciones más duras a los que ocasionen disturbios: No es tan fácil, pero sí es posible; sin embargo, no garantiza que se ejerzan.

–       Leyes más claras sobre propiedad pública y orden en la distribución urbana: Funcionaría en cuanto la sociedad sea consciente de que debe respetar la propiedad pública.

–       Aumentar la fuerza policial e incentivar al cumplimiento de su deber; además, respaldarlos con la ley: la PNP cumpliría su deber con mayor convicción, reflejándose en mayor seguridad; ciudadanos tendrían mayor confianza hacia ésta.

–       Informar a los comerciantes de los beneficios que la reubicación les otorgaría a corto y largo plazo: Tan solo requiere de invertir en campañas informativas, no sólo por parte de las autoridades, sino también involucrar a los mismos comerciantes. Si se resuelven las dudas de los comerciantes y se les ofrece garantías de mejora, podría ser una alternativa eficiente hasta para impulsar a los informales a formalizarse.

Tuvimos la oportunidad de entrevistar al Jefe de Seguridad Arcadio García, al Regidor Alberto Valenzuela y al Comandante de la PNP Fernando Robledo Flores. Los tres tuvieron opiniones muy parecidas con respecto al tema de “La Parada” y en especial mencionaremos lo que opinaron sobre la falta de seguridad en Lima. Estuvieron de acuerdo con que “el tema de seguridad es un tema sumamente importante y transversal para el desarrollo socio económico y político de un Estado”, como bien nos dijo el Comandante Robledo y también con que el tema viene siendo abordado desde hace mucho, sin embargo, como nos contó el Sr. Valenzuela, “el gran problema está en el no cumplimiento de un desarrollo estratégico y táctico y en especial de la ejecución de lo planeado”.

Una de nuestras preguntas tuvo que ver con que si opinaban que la Policía Nacional debía tener más incentivos para operar de manera más eficaz; parte de las respuestas que recibimos y debemos considerar fueron las siguientes: “actualmente un policía gana menos que un agente de seguridad privada”[7], “hay un gran déficit de policías por habitante en Lima”[8] y lo que más resaltó entre estas fue la del Comandante: “nos sentimos [los policías] totalmente desprotegidos por el Estado y la sociedad misma, cuando luego de tratar de ejercer el principio de autoridad y repeler con la fuerza necesaria, somos víctimas de una serie de denuncias y juicios donde la ley favorece al criminal y no al policía”; observamos como realmente falta actuar para que haya una mejor operación en eventos como el de “La Parada”.

Los entrevistados opinaron de manera similar en que la reubicación del mercado era la mejor opción y por otro lado, que la sanción del juez Manzón es una más de las descabelladas resoluciones de parte que ha emitido el Poder Judicial y que dañan la institucionalidad en el Perú… devolviendo el caos y desorden…”[9]

A continuación presentaremos una lista recopilada de algunas de las sugerencias que pensamos son muy importantes para tener en cuenta, que los tres (por separado) mencionaron, para mejorar la seguridad en “La Parada”:

–       “Asumir el problema social que generará este cambio y estar mejor preparados.

–       Retomar “La Parada” inmediatamente; recuperar este espacio público, junto con la PNP lograr eliminar la delincuencia y además cumpliendo con el objetivo de salubridad (que en La Victoria no se alcanzaba). Hacer esto paralelo al desalojo.

–       Reforzar la seguridad en la zona  hasta que termine la demolición de “La Parada”.

–       Monitorear la ejecución de políticas en materia de seguridad ciudadana y de lucha contra la delincuencia.

–       Y en general, analizar desde un enfoque sistémico (que incluya los sectores de salud, educación, cultura, economía, justicia), e interior (donde exista una mesa amplia de trabajo con participación activa de los representantes de las entidades antes mencionadas, con tareas y metas precisas, comprometiendo a los medios de comunicación, iglesia, empresas privadas, etc.)”

En general, darnos cuenta que el tema de seguridad es mucho más amplio de lo que creemos y que todos tomamos parte de la mejora; no solo el Estado y la PNP.

Haciendo un análisis de lo sucedido, nos damos cuenta que uno de los principales problemas es la falta de educación en la sociedad peruana. En estos tiempos donde hay tantos cambios sociales, es necesario tener educación moral, conocer lo bueno y lo malo y también saber diferenciarlo.

Otro aspecto de este enfrentamiento es que no se respetó la democracia, algo por lo que tanto tiempo luchó nuestro país. La salida de los mayoristas de “La Parada” a Santa Anita era un plan que se tenía desde el 2008; los trabajadores, por más de estar en contra, sabían y estaban advertidos, pero dado a la falta de comunicación, el objetivo no fue alcanzado sin violencia.

“Hay tanto qué hacer en el Perú, tan urgentemente, en tan distintos campos, con tanta profundidad, de manera tan simultánea, con tanta necesidad de valores morales y de sentimiento de patria, con tal exigencia de conocimientos y experiencia, que cuando usted se pone a pensar en el tema llega a la conclusión que lo que nuestro país requiere es una revolución, en el verdadero sentido de la palabra”[10]; a lo que se refiere este periodista es que necesitamos no una revolución violenta sino un cambio (en la educación temprana de los seres humanos). Que este cambio no se quede en Lima, sino que dé la vuelta al Perú; que haya una cultura de amor por el país y por los que habitamos en él.

La situación actual de los comerciantes es incierta ya que no hay una apropiada comunicación ni coordinación. Por un lado está el fallo del juez Malzón Urbina, que dictamina el retiro de las fuerzas policiales de la zona y por otro la opinión del Ministro del Interior Wilfredo Pedraza, quien se rehúsa a acatar las medidas del juez y sostiene que su despacho apelará a esta decisión.

Más allá de un conflicto con los comerciantes, toda esta situación generó polémica entre las autoridades que rigen nuestro país. No hay un consenso ni una solución que podría beneficiar, es una lucha de poderes, partidos políticos e intereses personales que no hacen más que dividir al pueblo peruano.

Episodios como este y sus repercusiones reflejan la poca eficiencia de nuestro sistema, que debería trabajar en conjunto y velar por el bienestar de la sociedad. La inseguridad está presente, tal vez no solo por la cantidad de amenazas o vandalismo que se mostró el 25 de octubre sino también por la pobre actuación de las autoridades responsables, que justamente deben ser capaces de reaccionar y controlar una situación semejante de manera efectiva.

Algunas conclusiones personales:

El reciente episodio de “La Parada” puede desagregarse en diversos temas que confluyeron en un conflicto que aún está pendiente, pero nuestro trabajo se enfoca principalmente en el tema de la seguridad.

–       La infraestructura de La Parada se expandió más allá de la disponible, interrumpiendo las vías y de esta manera, creando descontrol e inseguridad, como también dificultando el acceso y salida. Se sabe que estas calles son estrechas y que llegan a colapsar. Este hecho hace que uno no pueda caminar tranquilo y si se enfrenta a un problema como de robo, es más difícil poder escapar (se han dado este tipo de casos).

–       El cambio de La Parada a Santa Anita será muy beneficioso, porque por un lado habrá más formalidad y calidad en los productos ofrecidos. En un ambiente como este, los clientes también gozarán de los beneficios derivados del orden y formalidad. Asimismo, han prometido poner una mayor cantidad de policías nacionales, lo cual podría ayudar con la visión de inseguridad que tienen la mayoría de los ciudadanos.

–       Al no haber orden en La Parada, la delincuencia se asienta dentro y fuera del mercado, generando problemas de robos, seguimientos, entre otros a los clientes. Muchos de estos confabulados con los propios comerciantes.

Bibliografía:

Esta entrada fue publicada en conflictos, cultura, economía, educación, justicia, medios de comunicación, pobreza, seguridad, trabajo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

33 respuestas a Seguridad: La Parada

  1. ds15udep dijo:

    En mi opinión el tema de la parada se salió de los planes de los que se encontraban al mando. Pero lo que si me parece raro y es algo que yo no dejaría que pase es el tema de la flexibilidad que se tiene con los revoltosos. Como todos sabemos hubieron muertes por los conflictos, pero aún así de dejó mucha libertad en la revuelta. Creo yo que las leyes deberían ser más estrictas, se que los derechos humanos no se deben violar, pero es casos extremos yo creo que debería haber una ley que justifique a los policias o encargados de la seguridad en ese momento, para que pueden ejercer la seguridad de un modo mas eficaz, y así ellos no tengan ningún miedo de hacerlo por salir perjudicados.

    Diego Figueroa

    • ds41udep dijo:

      Diego, gracias por tu comentario, efectivamente, al entrevistar a un miembro de la PNP (Comandante Fernando Robledo), nos comentó que una de las limitaciones de los policías es que no hay leyes que amparen sus acciones y cuando toman medidas necesarias para controlar el desorden, la ley respalda al delincuente. Estamos de acuerdo con tu punto de vista, creemos que las leyes deben ser más estrictas con aquellos que generen conflictos innecesarios. Saludos.

  2. ds14udep dijo:

    Este tema en una problemática muy interesante que evaluar ya que no solo tiene que ver con la delincuencia sino también con la educación como se ha mencionado en el articulo. La ubicación de la parada ha permitido durante décadas la proliferación de delincuencia ya que como se sabe se encuentra muy cercana a los cerros permitiendo que los delincuentes tengan donde esconderse y queden impunes sus fechorías, ciertamente existe muy cerca de la parada una comisaria pero esta no se da abasto para cubrir toda la zona por el caos que se vive en las horas que se encuentra en actividad. Me parece que este esfuerzo de mandar a los comerciantes a Santa Anita lograra descongestionar el asinamiento que existe actualmente en la parada y se podra controlar mejor la zona.

    Lucero Sanchez

    • ds41udep dijo:

      Lucero, gracias por tu aporte, realmente es un problema el hecho de que haya tanto desorden habiendo una comisaría tan cerca, sin embargo la solución (traslado a Santa Anita) que se plantea es totalmente viable y beneficiosa tanto para los comerciantes como para los consumidores. El conflicto se origina por un tema de falta de comunicación entre ambas partes. Saludos.

  3. ds14udep dijo:

    El problema en la Parada, en mi opinión es una consecuencia del desordenado crecimiento de la ciudad de Lima, ya que el incremento de la población capitalina no ha sido de manera ordenada ni en la distribución de viviendas, asignación de trabajo, y tampoco en la comercialización de alimentos, por lo que en muchos lugares prima la informalidad, como en el caso de la Parada. Así mismo consideró que el actuar de las autoridades no fue el adecuado, por la violencia generada, pero si considero apropiada su intervención, ya que su función principal como autoridades electas es velar por el bienestar común de la sociedad.

    Omayra Anto Ruiz

    • ds41udep dijo:

      Omayra, definitivamente ha habido una falta de planeamiento demográfico y distribución urbana, lo cual se ve reflejado en estas situaciones. Esperamos que ahora en Santa Anita se haya hecho una proyección para saber si podrá seguir abasteciendo de manera ordenada y segura a la ciudad de Lima en un futuro. Saludos.

  4. ds18udep dijo:

    Esta problemática surge por falta de educación y el crecimiento descontrolado de la capital.
    Pero, ¿Cómo podemos juzgar a las personas si el estado no brinda la educación? Tampoco se puede juzgar solo al estado, pero el principal factor es la educación como lo mencionaron.
    Por otro lado, el estado debe buscar el bienestar de la sociedad y hacer todo lo posible para que la violencia en disminuya en esas zonas.
    Al trasladar los puestos a Santa Anita con nueva infraestructura, mayor limpieza y con menos delincuencia hay mayor calidad en los productos.
    La municipalidad de Lima actúa en favor de la sociedad, pero la respuesta de los muchos comerciares fue negativa ya que prefieren la informalidad y no les importa que mejore su situación.

    Solange Corzo Salas

    • ds41udep dijo:

      Solange, claramente la educación es un factor primordial para el desarrollo de la persona. Si bien estamos de acuerdo con que la educación es un tema que incumbe tanto al Estado como a los individuos, tienes razón con decir que no podemos juzgar a ninguna de las dos partes, sino, buscar una solución. Con la iniciativa del traslado se espera que la violencia disminuya y mejore el servicio ofrecido. Saludos.

  5. El problema de La Parada involucrò muchisimos factores que crearon una bomba de tiempo que terminò por explotar el año pasado con funestas consecuencias en el corto plazo, pero con la esperanza de que los grandes cambios que se esperaban empiecen a realizarse gradualmente. Algo que se menciona en el presente artìculo como posible solución para combatir la inseguridad imperante es el aumento del numero de efectivos policiales, pero frente a lo cual creo que no se esta teniendo en cuenta un factor relevante: la falta de respeto de los ciudadanos frente a los policìas. Durante años, se ha menospreciado la labor que realizan y en la conciencia mayoritaria de la sociedad impera una imagen corrupta, inefectiva e impotente de nuestra Policìa Nacional, lo cual ha llevado a que estos no tengan una imagen de autoridad frente a nosotros. Mientras siga imperando esta caricaturizacion y prejuicio (que se puede notar hasta en los chistes) de estos funcionarios de la Patria, poco o nada se podra hacer a gran escala. Es necesario que desde la familia se inculquen valores de respeto frente a ellos, como se hace en otros paises. Y por parte del Estado, establecer politicas que revaloricen su papel, no solo con incrementos salariales, sino con capacitaciones constantes en diversos campos. No tratemos de tapar el Sol con un dedo.

    Sebastian Uribe Diaz

    • ds41udep dijo:

      Sebastián,estamos muy de acuerdo contigo con respecto a lo que mencionas sobre el respeto a los efectivos policiales. Lamentablemente, no solo depende de nosotros y la educación, sino que los policías mismos también deben imponer respeto e imagen de incorruptibilidad; en general, se necesita re-estructurar al sistema Policial. Definitivamente, los valores juegan un papel muy importante como tú bien lo has mencionado,pues si no hay un cambio interno tanto en las familias como en la PNP, no obtendríamos los resultados que buscamos. Saludos.

  6. En mi opinión el problema de la parada es la combinación de un gran número de errores y malos factores que nos permiten darnos cuenta de nuestra realidad. En este problema se refleja la falta de capacidad de nuestras autoridades, la falta de organización de la PNP, e grado de delincuencia que hay en nuestra sociedad, la falta de educación y así podría seguir enumerando muchos otros aspectos que contribuyeron a que este problema sea mucho más grave de lo que debió ser. Ahora, por otra parte algo que desde mi punto de vista ha quedado en al aire es la postura que se va a adoptar en adelante, es claro que el problema no ha sido totalmente resuelto, solo nos queda esperar que se proceda de la mejor manera; es decir, mediante el dialogo y condenando cualquier tipo de violencia-delincuencia. Como un periodista mencionó en alguna oportunidad el tema de la parada fue una gran idea pésimamente gestionada.

    Fernando Reyes

    • ds41udep dijo:

      Fernando, estamos de acuerdo con lo que dices sobre que el problema es una combinación de diferentes factores; en nuestro artículo hemos tratado de mencionar todos los posibles escenarios y soluciones para ofrecer una salida consensuada. Sobre tu punto de vista, solo quedamos a la espera de grandes resultados, mediante una mayor comunicación y coordinación. Saludos.

  7. ds7udep dijo:

    Efectivamente el asunto de la parada fue detonado por la desorganización y el descontento. Esta desorganización por parte de la municipalidad no solo se remite al hecho de la parada, si no que es un problema que ya lleva tiempo en nuestro país, los gobiernos no se toman el trabajo ni las medidas necesarias para educar a la poblacion y comunicarles de manera adecuada sobre los beneficios que traerian tanto para la sociedad como para ellos. Todas estas situaciones pudieron evitarse si desde un inicio se hubiera tratado de llega a un acuerdo en el cual ambas partes salieran beneficiadas, comprometiendose la municipalidad a generar progreso sin distinción.

    Saludos
    Erick Mendoza

    • ds41udep dijo:

      Erick, gracias por tu aporte, una de las soluciones que presentamos fue hacer campañas informativas a los comerciantes para que sepan cuales son los beneficios que les traería el traslado, además las autoridades también deben tomar una postura abierta al diálogo y escuchar las demandas de los comerciantes. Debido a la antigüedad de la orden de traslado, no se ha actualizado a la situación actual y con el paso del tiempo el mercado fue creciendo desordenadamente y el problema se fue agravando. Finalmente en todo momento se debe tomar en cuenta que son personas y familias enteras las que dependen económicamente de este mercado y las autoridades deben sensibilizarse con la situación.Saludos:

  8. ds13udep dijo:

    Este tema ha sido dejado de lado últimamente y se está perdiendo el interés de llegar a algo que beneficie a ambos, los comerciantes y el estado. Es cierto que la nueva ubicación que tendrá el mercado, está mucho más alejada del centro de Miraflores, pero en si Lima crece y a crecido, por lo que la reubicación al largo plazo les brindará de mayores beneficios, tanto en mayor espacio y a un precio más accesible. Pero como dije, será al largo plazo, hasta que los “caceros” ya sean mayoristas o minoristas, se acostumbren a ir hasta allá para negociar la compra de los bienes. Esto es lo que se debe comprender de los comerciantes y ver que es un periodo en el que sus ventas se verán afectados y los que tienen producciones limitadas no puedan afrontar, sin mencionar que la informalidad que hay y la dificultad que se impone para legitimizar sus labores es ridículamente alta. En esta situación el Estado en vez de ignorar el problema y querer quedar “bien” con el país, debería de indemnizar por el periodo en el que no tengan utilidades causado por el traslado a Santa Anita. Lo que quiero decir es que en ves de imponerse, tiene que escuchar a los trabajadores del mercado y respetar su situación, buscar llegar a un dialogo en que se establezca beneficiar a ambos y llegar a términos razonables entre ambos. Sin esta sensibilidad humana por el bienestar del otro, el desarrollo se verá cada ves más lejano en nuestro país. ¡Muy buen articulo, felicitaciones!

    Caterina Olcese Vera

    • ds41udep dijo:

      Gracias Caterina! eso es un poco lo que nos falta como país, pensar más en el otro y no buscar solo el beneficio personal. Estamos de acuerdo que el diálogo es la mejor alternativa y sobre todo que todos estén abiertos y dispuestos a realizar ajustes o cambios que se adecuen mejor a la situación. Al principio el cambio será duro pero tendrán que entender que a largo plazo el proceso beneficiará a todos, además. el Estado, más que “indemnizar” debería ofrecer incentivos para animar a los comerciantes a formalizar sus negocios.
      Saludos

  9. ds39udep dijo:

    Si bien es cierto que no se hizo un buen operativo (en donde empezó con un desalojo mal organizado que trajo consigo varios policías heridos y un animal sacrificado) ni se realizó el adecuado “papeleo” (más adelante vimos que el juez dictó un fallo a favor de los comerciantes), lima está recién empezando a organizarse. Lamentablemente, no existe gente capaz de tomar las riendas de esta problemática ya que, como vemos, nuestra alcaldesa es totalmente ineficiente. Además, no se está tomando en cuenta los intereses de por medio en el traspaso de los comerciantes de un lugar a otro (La Parada a Santa Anita). Poco a poco Lima se ordenará y podremos tener una ciudad totalmente organizada solo si somos capaces de elegir a buenos gobernantes que se hagan caso de los problemas reales del país.

    Bruno Quesada

    • ds41udep dijo:

      Bruno, estamos totalmente de acuerdo, debemos elegir mejor a nuestras autoridades y no dejarnos llevar por las promesas, creemos que no toda la culpa es de la alcaldesa, sino de todos los involucrados en el proceso de traslado, sobre todo que no fueron capaces de prever una situación como la del 25 de octubre. Así mismo, nos hemos percatado que nuestras autoridades no actúan de manera conjunta y sistemática, sino cada quien “tira para su lado” reflejándose en situaciones como esta. Saludos.

  10. ds12udep dijo:

    Estoy de acuerdo en que en cambio de local de “La Parada” será beneficioso tanto para los comerciantes como para los clientes, pues los primeros podrán trabajar de una menta más limpia y ordenada, y los compradores aumentaran al ver esto y se sentirán más seguros.
    Además, no el municipio no puede permitir que un suceso como este se repita, pues la seguridad y confianza se debe brindar a los ciudadanos en todos lados, y todo local público debe ser manejado por la municipalidad y la PNP, y no por terceros, especialmente cuando estos están confabulados con delincuentes.

    Mariafe Noriega

    • ds41udep dijo:

      Mariafe, estamos de acuerdo con tu comentario y efectivamente, nosotras también pensamos que este cambio será muy beneficioso para ambos (se espera que lo sea). Lo difícil ahora es el poder lograr que la seguridad realmente mejore, la PNP sea más efectiva (quizá con más incentivos, mejor comunicación, entre otros) y que la Municipalidad tenga una mejor coordinación; de esta manera, enfrentamientos como éste no se repetirán. Saludos.

  11. ds40udep dijo:

    El problema de la Parada está más ligado a los intereses de los comerciantes o de terceros. Muchos cobraban por alquilar su espacio a otros comerciantes y tenían su negocio de este modo. Éstos son los principales responsables, ya que son los principales prejudicados y los que tienen los mayores recursos para cotratar a los deliuncuentes que apraecieron en el desalojo.
    El cambio beneficia a los comerciantes siempre y cuando haya espacio para todos, pero los que alquilan el espacio pierden porque esa zona ya no les pertenece. Es prioridad de la municpalidad tratar con ese tipo de personas par que el problema de la Parada por fin tenga una solución.

    • ds40udep dijo:

      Julio Almonacid Almonte

    • ds41udep dijo:

      Julio, estamos de acuerdo con lo que dices. Estas personas que se enriquecieron estos 50 años en La Parada, son los llamados “reyes”. Cada uno de éstos, como se sabe, posee un número determinado de puestos a los que llegan los minoristas. Los reyes no tienen contacto directo con las personas, son sus representantes quienes hacen el trato. Ellos les dictan a éstos los precios que se debe pagar a sus proveedores y fijan los que se deben cobrar a sus clientes. Prácticamente ganan lo que creen que es conveniente para ellos.
      Lamentablemente los que salieron mas perjudicados en el retiro, fueron ellos, ya que sus ingresos dependían del alquiler o posesión de estos espacios y no aceptaban un “desarrollo económico formal”. Es por esta razón que se opusieron, siendo los principales responsables del enfrentamiento del 25 de octubre.
      Cabe recalcar que un cambio de decisiones debe beneficiar a todos y es una buena oportunidad para que puedan formalizarse de manera correcta y hacer crecer su negocio.
      Saludos

  12. ds4udep dijo:

    El problema de la parada nos hizo ver a todos los peruanos un poco de la realidad del orden y control que tiene tanto la municipalidad como la PNP en problemas de grandes masa, no es posible que intenten reorganizar o movilizar a cientos de comerciantes sin ningún tipo de plan ni preparación, el resultado todos lo vimos en las noticias de los diarios y de la tv. Una lastima. Tampoco creo que la mejor solución haya sido mover a todos los comerciantes a un sitio donde ninguno queria ir, ¿no pensaron en remodelar o hacer algún tipo de arreglo a la zona donde ya se encontraban? Tal vez, investigando más habrían podido encontrar una solución que sea favorable para todos.

    Kevin Ismodes.

    • ds41udep dijo:

      Kevin, gracias por tu comentario. El traslado de La Parada a Santa Anita sí tenía un plan, sin embargo, como dices y como pudimos ver, realmente hubo un problema de coordinación y comunicación total, de la Municipalidad con la PNP y también de darle suficiente información a los comerciantes sobre los beneficios del cambio. Parece que ya no era una opción el “remodelar” la zona, como tu sugieres, pues ya los planes existían desde años atrás. Ojalá se llegue a un acuerdo pacífico y que todos los agentes puedan estar lo suficientemente comunicados para que un enfrentamiento violento no vuelva a tomar lugar. Saludos.

  13. ds4udep dijo:

    el problema de la parada dejo en claro la falta de organización de la policía nacional del peru, no se hizo un estudio previo al desalojo, no se coordino como debería de ser, y no se encontró la mejor solución para todos los trabajadores de gamarra, la mayoría encontró lugar de trabajo en el nuevo mercado de santa antia, pero los que no, siguen en la informalidad, sin tener alguna solución a la vista.

    Gyordan Briones

    • ds41udep dijo:

      Gyordan, como tú dices principalmente hubo una falta de organización de parte de la PNP acompañada de la impaciencia por actuar de ésta. Pensaron que era el momento preciso para actuar y no se midió la magnitud de lo que podía ocurrir.
      Normalmente cuando se ejecuta una gran intervención como ésta, se debe hacer una planificación profunda bajo el conocimiento de la Dirección de Operaciones Policiales, y debe ser supervisada y aprobada por la Alcaldía. Por otra parte, se sabe que el gran problema de Lima es que hay un gran déficit de policías por habitante, lo cual se vio reflejado en una situación como ésta.
      Saludos

  14. ds27udep dijo:

    Este problema, de alguna manera nos ha hecho reaccionar y darnos cuenta la desorganización del estado con respecto a servicios y seguridad, sin embargo problema no se ha cerrado, actualmente existe un problema de fondo que son los vendedores ambulantes, lo cual genera un cierto desacuerdo, ya que el estado al ya haber pasado por problemas como los de la parada, no toma cartas en el asunto y no crea soluciones solventes con las cuales puedan erradicar este problema que afecta a la sociedad y a la economía de nuestro país.

  15. ds27udep dijo:

    Me falto poner el nombre:

    Jose Ignacio Buendia

    • ds41udep dijo:

      José Ignacio, definitivamente este suceso es otra muestra de la mala organización del Estado con ciertos aspectos (como la seguridad) en Lima y, más aún, el Perú. Definitivamente con el traslado a Santa Anita se deberá tomar medidas más fuertes con respecto a que la Policía mantenga el lugar en un buen estado de seguridad y así también brindando mayor confianza a los clientes. Lo que mencionas sobre los vendedores ambulantes es cierto, se debería estudiar más a fondo para hallar una solución, sin embargo, enfocándonos en nuestro artículo, lo primero que se debe hacer es mejorar la comunicación para que el primer paso, una mejor seguridad, se cumpla. Gracias por tu comentario. Saludos.

  16. ds2udep dijo:

    Un tema que hoy en día está en boca de todos, comentado por todos, la seguridad ciudadana que parece que día a día se va perdiendo, ya no hay seguridad en ningún lado, todos los días en las noticias se escucha que hubo robos, asesinatos, secuestros entre otros actos delictivos que han convertido al Perú es un país de mucha delincuencia e inseguridad, y que va empeorando en vez de buscar la solución a este problema que es súper grave, y creo que el Estado en parte tiene responsabilidad en esto, no se busca la solución adecuada para contrarrestar este problema, también puede tener causas en la falta de empleo que puede existir en el país, la pobreza del país, la falta de educación que empieza desde el hogar, creo que estas son algunas de las causas que provocan la delincuencia y el nivel al que hemos llegado hoy en día en nuestro país.
    Y con respecto al tema de la parada pienso que fue una decisión mal tomada y planteada, no utilizaron una estrategia adecuada para poder llevar esta operación de ordenamiento de la parada con todos sus actores involucrados, para que finalmente no afecte a nadie y no se de en las situaciones de violencia que se dio que fueron lamentables y que finalmente hasta el día de hoy no hay una decisión final y solución a este problema.

    Sthephany Puch

    • ds41udep dijo:

      Stephany, gracias por tu comentario. Tienes mucha razón, pues es un tema que está diariamente en boca de todos, desde ya hace mucho tiempo. Definitivamente el Estado tiene gran responsabilidad de esto. Lamentablemente, el problema es aún más profundo, tiene que ver, como mencionamos, con educación, con valores de casa y bueno, como mencionas, la pobreza también es un factor que causa que hayan actos delictivos (como por ejemplo, el hecho de que por plata los comerciantes hayan contratado a jóvenes para robar). Se espera que pronto haya solución a este conflicto y que se puedan llegar a entender los beneficios del traslado para todos los agentes involucrados.
      Saludos.

  17. ds11udep dijo:

    Para corregir la informalidad, erradicar las malas formas de mercado y eliminar la posibilidad que sucedan de nuevo eventos como este, es buscar que este gran grupo de comerciantes y trabajadores se pueda desenvolver en un marco legal y de mercado beneficioso para ellos. La precencia de la delincuencia en esa zona, no es porque falta fuerza policial, sino porque nunca se quiso que ese mercado tuviera la altura y la decencia que todo consumidor merece. Si se buscara que ese mercado mejore su oferta, tanto en productos como en servicio, ¿porque no se podría parecer a los tanto mercados,”El eden” que hay? Uno cree que a esas personas no les interesa mejorar su servicio, y que a los consumidores no les importa que mejore la oferta, sin embargo esas personas tienen tantas ganas de comprar en un lugar limpio y ordenado como aquellos que van al boulevard del Jockey Plaza.

    Paulo Garrido-Lecca

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s