La Discriminación Social y Económica en el Perú

boniah

¿Quién es el que discrimina?
¡Dónde están!
En la iglesia, en la comunidad,
en tu linaje, en tu continente, en tu país.
Todos sabemos, todos conocemos.
Yo sé en donde discriminan
y a quien discrimino
pues todos nos discriminamos.
Discriminadores los hay en tu casa, existen en tu oficina
en palacios reales, en casas presidenciales
en las escuelas, en los campos de labranza
en La Paz y en la Guerra.

La Discriminación, Kenkibari

 

¿Dónde quedó la riqueza del Perú?

En el Perú existen 30 814 175 de personas aproximadamente, de las cuales todas son diferentes las unas a las otras. Algunas son altas, otras son bajas, muchas tienen casa propia, pocas no saben leer, hay casi tantas mujeres como hombres y la mayoría está trabajando. Si hiciéramos más comparaciones posiblemente podríamos llenar hojas enteras de números y palabras cualitativas, sin embargo ese no es el punto.

El Perú no es solo rico en recursos naturales y paisajes únicos, sino también en cultura e historia. Esta historia ha sido la causante de moldear un territorio habitado por incas soberanos y hábiles conjuntamente con españoles aventureros y tenaces. Y está mezcla solo es la primera de tantas a lo largo de los años. Fue la primera composición que estructuró la verdadera riqueza del Perú: su gente.

Son los peruanos los que construyen y han construido el Perú. Ellos son los responsables de que el país haya progresado; aunque ellos también son responsables de todos los atrasos que aún poseen y que no los dejan avanzar.

Uno de los atrasos es la falta de fraternidad entre ellos y la muy marcada falta de aceptación. Muchos aún no comprenden (y no quieren comprender, lo que es peor) que todos los peruanos son iguales y que es irrelevante si el otro es blanco o negro, si tiene dinero o carencias materiales o si nació en la Selva o en la Costa. Es más, la diversidad que posibilita el intercambio no debería ser motivo de atraso, sino de alegría y progreso.

Es por estas razones que cuando vemos maltratos de un peruano hacia otro peruano por alguna de sus características únicas nos hace preguntarnos: ¿Dónde quedó la riqueza del Perú?

Perú

Entonces… ¿Esto es discriminación?

El termino discriminación se usa mucho hoy en día; sin embargo, pocos saben con exactitud su verdadero significado.

Según la Real Academia Española discriminar es “Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc.”; es decir, que esta acción ataca directamente a la igualdad del ser humano y, consciente o inconscientemente, lo degrada.

No solo es considerada una acción incorrecta, sino que es un delito en mucho países, incluyendo al Perú. Según el Artículo 2 (inciso 2) de la Constitución política del Perú: “Toda persona tiene derecho a la igualdad ante la ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole”. Además de esta, que es la máxima norma legal peruana contra la discriminación, la acompañan nueve ordenanzas regionales y cincuenta y cuatro municipales; condenando una acción, que contrariamente a lo establecido, sucede todos los días.racismoenelperú

Y es que, según la Encuesta Nacional sobre exclusión y discriminación social, el peruano tiene una idea de “los de arriba” y “los de abajo” generalmente relacionada con su raza y origen étnico (esto viene desde la Época Republicana en donde estas características podían designar tu estrato social). Y un setenta por ciento aproximadamente de los encuestados considera que el mayor conflicto social en el país es el de los ricos contra pobres.

Este problema social tiene un gran componente histórico. Si lo vemos como jerarquización, proviene desde el Tahuantinsuyo; pero, es recién en la conquista en donde se empieza a configurar como discriminación propiamente. Los españoles, por creerse poseedores de la verdad por tener la religión “correcta”, comenzaron a considerar a los indios como seres inferiores e incapaces de desarrollarse plenamente. Luego, se sufre otra etapa en el siglo XIX cuando Darwin plantea la teoría de evolución de las especies, en donde ciertas razas terminan siendo superior a otras. Finalmente, en el siglo XX es en donde se vuelve otra vez a prestarle más atención a la posición social (aunque puede estar mezclado con otros tipos de discriminación al mismo tiempo).

No hay que ir muy lejos para notar esto. Uno se puede bastar con leer el periódico o ver la serie nacional de moda para estar informado. Inclusive uno puede vivir la discriminación en carne propia o tener conocidos que han pasado por esta. Y, tal vez, uno sin querer ha sido el que ha realizado alguna manera de discriminación.

¿Así que también se muestra en los medios de comunicación?

20100724_1_01_1_2El problema no solo se muestra en el día a día, sino que los medios de comunicación (desde la televisión, pasando por los diarios, hasta los libros) son los encargados de transmitir ideas positivas o negativas sobre el tema. Son reflejos de la sociedad como agentes potenciales del cambio a su vez.

No solo hay artículos periodísticos, sino también se ve en la televisión y en la web. Basta con poner el canal de moda y encontrar programas como La Paisana Jacinta o Al Fondo Hay Sitio que están empapados del tema. O encontrar comentarios polémicos en el popular Twitter o Facebook de alguna figura pública como Beto Ortiz o Magaly Solier.

Los medios de comunicación peruanos son un espacio donde se refirman estereotipos erróneos. Reforzar los estereotipos solo sirve para encasillar a las personas, que realmente por sus propias características pueden llegar y valer más de lo que la gente piensa de ellos. Entonces, aquí también tenemos un problema.Como vemos, la discriminación está en todos lados, pero… ¿cómo llegamos a una solución?

¿Quiénes somos los causantes del problema?

Para obtener una solución, primero debemos indentificar los agentes del problema: Como protagonista principal tenemos a la sociedad, en donde podríamos distinguir al discriminador y a la persona que es discriminada. Luego, tenemos a los medios de comunicación, que sirven como medio de difusión de la cultura de nuestro país. También están las empresas que brinda servicios que implican necesariamente el desarrollo de las relaciones sociales (estas pueden influir en el problema de manera positiva o negativa dependiendo de las diversas políticas que se adoptan y fomentan interiormente) y las de otros rubros (pues también implican desarrollo social). Y por último, tenemos al Estado que actúa como ente regulador que debe velar por el correcto desarrollo de todos los agentes antes mencionados.

¿Y por qué sucede?

Basándonos en la entrevista realizada a Raúl Franco, Director del Programa Académico de Psicología de la Universidad de Piura, y a Gonzalo Silva, que trabaja en la Dirección de Ciudadanía en el área de Alerta contra el Racismo, podemos decir que la persona que discrimina lo hace por un factor educativo muy fuerte.

El problema proviene no tanto de la sociedad, sino desde el mismo seno familiar. Es la educación que se da en casa la que va a marcar la educación y cultura de la persona y le dará una predisposición (o no) a la discriminación y el egoísmo. Los medios de comunicación y literatura pueden influir en la forma de pensar de la persona; sin embargo, va a ser la familia la que va a determinar qué tan influyente serán.

La persona que discrimina negativamente es claramente egoísta. Su actuar está motivado por el hecho de considerar que ciertas características que ellos poseen, o que los hace diferentes de otros, son mejores. Se tiene un exceso de valoración hacia uno mismo, ya sea por sus características fenotípicas, por el estrato social al que pertenecen, por el nivel de educación, por el trabajo que poseen, etc. La persona discriminadora piensa que está en su derecho de hacer sentir menos a los demás porque realmente se considera superior. Puede haber también implicancias psicológicas en la manera de actuar de un agente discriminador. Podemos decir que su forma de pensar (que lo lleva a actuar de esta manera) puede provenir de una mala formación. Esto nos lleva a otro agente: La familia. Si un niño es educado con conceptos discriminadores, definitivamente no verá esta como algo malo sino como algo normal (muchas veces la familia puede inculcar pensamientos discriminadores sin notarlo debido a que ellos también lo practican inconscientemente). La persona discriminada puede actuar de manera pasiva (dejando que atenten contra sus derechos como persona) o activa (tratando de fomentar un cambio). Si sucede el primer caso, solo contribuiría a que el problema se acrecenté y afianzaría la idea de que “es algo normal”. De suceder el segundo caso, habría una iniciativa para intentar cambiar el accionar de las personas y mostrar que la idea es negativa y debe ser eliminada.

Por otro lado los medios de comunicación, en muchos casos, están altamente motivados por fines lucrativos para difundir ciertos conceptos o imágenes discriminadores, como programas de televisión o artículos periodísticos. El fin es vender, y saciar al consumidor con lo que quiere ver, leer, escuchar, etc., sin tener en cuenta el feedback negativo que puede tener. Las empresas también estarían motivadas por estos fines lucrativos para tomar ciertas “acciones discriminadora”, pero no necesariamente de forma directa. El Estado busca solucionar este problema debido a que retrasa el desarrollo económico, político y social de la nación peruana.

¿Cómo se relaciona este problema con los principios de la Doctrina Social?

o    La discriminación influye negativamente en el bien común, pues no permite que cada individuo de la sociedad pueda perfeccionarse ni individual ni colectivamente como persona. Para que el bien común sea mayor, los individuos de la sociedad deben aspirar a tener más virtudes, por ende es necesaria un formación integral de las personas  (porque mientras más virtuosoa sea la persona, más externalidades positivas generará hacia los demás). El bien común implica la seguridad de un orden justo y la justicia nos lleva a dar a cada quién lo que merece. Por tanto en la sociedad cada hombre, independientemente de su estrato social, origen étnico, características fenotipicas, religión,  etc; merece ser reconocido igualitariamente con los otros y que se le respeten sus derechos y deberes.

o    Para lograr un cambio en la sociedad, se debe partir de una mejoría en el núcleo de la sociedad: la familia. En ella, el individuo recibe las primeras nociones de la moral, de las virtudes, del amor y la verdad; principios básicos para su desarrollo como persona y su futuro desempeño en la sociedad. Entre más se le eduque en caridad y amor al prójimo a la persona, mayor será su afán por defender la igualdad y el respeto mutuo. Hay que tener en cuenta que un individuo que ha recibido una mala formación (egoísta, irrespetuosa, con aires de superioridad, carente de valores, etc.) desde temprana edad difícilmente podrá cambiar esta en el futuro. Por eso recalcamos que se debe educar en virtudes, valores y la lógica del don.

o    El respeto a la dignidad de la persona y fomento de su desarrollo integral es, tal vez, el principio que más interviene en el tema tratado en este trabajo (la discriminación). Pues el ser humano es único e irrepetible, con una voluntad e inteligencia propias e independientes y que está sujeto a determinados deberes que debe cumplir y derechos que deben respetarse. Además, la realización y plenitud de una persona se da en su relación y avance con sus semejantes; es decir, que el hombre solo puede aspirar a alcanzar la plenitud de su desarrollo si es que impulsa y colabora para que las demás personas de su sociedad también se desarrollen íntegramente. La discriminación de una persona, claramente, obstruye este principio y atenta contra la dignidad de una persona. También podemos decir que tiene un gran efecto negativo en las relaciones sociales, pues genera ambientes incómodos y tensos, situaciones que pueden llevar a la violencia o a la interrupción de la paz en una sociedad, y si el individuo tiene obstáculos en el desarrollo de sus  relaciones sociales, entonces también tendrá obstáculos en la búsqueda de su desarrollo íntegro.

o    La aplicación de los principios de la doctrina social se guía, principalmente, por cuatro valores fundamentales: la verdad, la libertad, la justicia, y el amor fraterno. La verdad, que es una, lleva a los hombres a la búsqueda de ese sentido en su vida (y que a lo largo te lleva a la búsqueda de Dios) y es una verdad irrefutable, que es bien absoluto para todos (y por ende, la discriminación iría en contra de ella). El la libertad es signo de la sublime dignidad (que ya hemos dicho debe ser respetada en todo grado) de la persona, y esta debe ser ejercida de manera responsable, teniendo en cuenta que nuestra libertad no debe atropellar, someter ni mermar la libertad de los demás. La libertad debe servir al hombre para buscar la verdad, y por ende no puede estar orientada a “hacer lo que se me venga en gana”, pues esto es libertinaje, la libertad debe buscar ser usada para el bien de uno mismo y el de los demás. La justicia, que busca dar a cada quien lo que se merece, claramente es una búsqueda de la igualdad entre personas y de respeto por ellas. El hombre que discrimina claramente está privando a alguien de igualdad y de reconocimiento, cosa que todo hombre (en circunstancias normales) merece, y por ende es una acción en contra de la justicia. Un hombre debe ejercer su libertad de manera justa y buscando siempre la verdad. Con una mayor educación en la cultura del amor fraterno (de la que se nutren los 3 anteriores), se lograría un gran golpe contra la cultura de la discriminación. Una sociedad que vive en amor fraterno sería claramente no discriminado.

informeracismo

¿Qué se puede hacer?: Posibles Soluciones

o    Sabemos que la formación que recibe la persona desde temprana edad es de vital importancia para su desarrollo en sociedad cuando llegue a una edad adulta, y tendrá fuertes influencias en su manera de actuar hacia los demás; así que la educación (tanto hogareña como escolar) es un punto importante a atacar. El Estado podría exigir a las escuelas primarias que implementen en su malla curricular cursos que formen al educando, de manera convincente y fuerte, en la idea de no discriminación. Enseñarle que esta hace un mal a la sociedad y no tiene nada de provecho. Los colegios tienen un curso de “Educación cívica” o de “Persona Sociedad y Relaciones Humanas”, pero estos tienen pocas horas a la semana y el tema de la discriminación es poco tratado. Se podría buscar darle un lugar importante al tema de la discriminación en estos cursos, implementar mayor número de horas a la semana para que se dicten estas asignaturas, promover más talleres, charlas, seminarios, etc., sobre este tema y así, poco a poco, ir arraigando la idea de no discriminación desde temprana edad. También hemos dicho que la formación en el hogar es de vital importancia si se quiere buscar acabar con este problema, por lo que niños bien formados serán futuros adultos responsables que educarán a sus familias de manera positiva. Se conseguirían resultados a largo plazo.

o    El Estado podría fomentar que las diversas empresas también tengan un realmente compromiso en la lucha contra la discriminación, fomentando en los empleados (que en su mayoría poseen una familia) las ganas de hacer algo por eliminar el problema. Aunque cambiar el modo de pensar de un adulto es más difícil y complicado, igual se puede lograr un cambio si hay un real compromiso. Muchas veces se brindan capacitaciones o seminarios para los diversos profesionales, buscando mejorar sus habilidades técnicas para que así aporten mayores beneficios a las empresas. Así mismo debería haber charlas o seminarios que contribuyan al crecimiento personal, emocional y psicológico de la persona, de modo que esta no solo genere beneficios materiales a la empresa, sino que también sea un agente de cambio positivo en la sociedad (no solo crearía un ambiente no discriminador, sino de fraternidad, unión y colaboración).

o    El sector privado y el Estado deben trabajar en sociedad, pues ambos son agentes que influyen de manera permanente en el desarrollo social y económico del Perú. Es importante que ambos estén en sintonía y complementen su manera de trabajar. Se deben desarrollar políticas que fomenten la inversión privada, pero a su vez que esta inversión privada no solo busque ganancias económicas sino también aportar al desarrollo social del país, pues si logramos profesionales altamente capacitados, no solo como meros trabajadores sino como personas íntegras educados en valores y preocupados realmente por brindarse a los demás, no solo se beneficiaría la empresa (pues tendría empleados A1) sino también la sociedad peruana. Todos ganamos.

o    La discriminación es un atropello de los derechos humanos. Es un atentado contra el correcto desarrollo íntegro de las personas. El Estado podría implementar medidas más severas contra las personas que tengan actos discriminadores: fuertes multas, penas de cárcel, clausura PERMANENTE de locales o empresas. Del mismo modo regular de manera significativa a los medios de comunicación que admitan contenidos discriminadores en sus artículos o programas. Buscar que los medios de comunicación sean usados de manera positiva como agentes que promuevan las ideas de cambio (comerciales donde se muestre que la diversidad peruana es algo provechoso y positivo mientras que una actitud discriminativa genera retroceso y limita el desarrollo).

Perú

 

Autores: Camila Delgado y Ricardo Ramos

Esta entrada fue publicada en cultura, medios de comunicación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La Discriminación Social y Económica en el Perú

  1. ds10udep dijo:

    La discriminacion es mala en todos los sentidos demuestra la poca tolerancia a las culturas y sentimientos diferentes, eso refleja el miedo por conocer y compartir conocimientos con otras culturas. Ese tipo de educacion debe ser inculcado desde casa, pues la discriminacion no es solo un tema social sino tambien familiar.

    Patricio Calle

  2. Muchas gracias por publicar este artículo, la verdad, es algo que todos los jóvenes como yo debemos reflexionar,

  3. ds4udep dijo:

    Muy interesante su articulo, comparto varios puntos de vista.
    La discriminación racial es uno de los mayores problemas de nuestra sociedad, pues impide que las relaciones entre peruanos y peruanas se den de forma horizontal y sobre la base del respeto a la diferencia y la diversidad. En ese sentido, la discriminación profundiza la pobreza y la exclusión social de unos contra otros, e impide la real construcción de una cultura de paz y un desarrollo basado en la igualdad.
    VALERIA PAYET

  4. ds4udep dijo:

    La discriminación social y económica es uno de los problemas que limita más el desarrolllo de la sociedad en el Perú. La intensidad de este problema se da debido a que desde la llegada de los españoles ya se vio a una raza como superior a otra y esto quedo arraigado en la sociedad y se ha mantenido con el pasar de los años. Cabe resaltar que la discriminación no solo se da de ricos a pobres sino también en el sentido contrario. Mientras que todos los peruanos no intenten dejar atrás estas costumbres precarias, este gran problema seguirá limitando el desarrollo del país.
    Marizu Pacheco Luna

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s