El peruano siempre se resigna a votar por el mal menor

En el Perú la política ha tenido muchas facetas en el final del siglo pasado y en el comienzo del siglo XXI. Cambios de poderes,  golpes de estado, terrorismo, inflación de la moneda, una larga actividad de corrupción durante muchos años por los mandatarios más poderosos y sin lugar a dudas una corrupción que se ha mantenido a lo largo del tiempo y que en la actualidad parece no dar su brazo a torcer manteniéndose firme.

Si bien es cierto esta corrupción no sólo existe en nuestro país sino en muchas otras naciones, debemos comprender, analizar, y tomar conciencia que es lo que queremos para nuestras vidas de aquí a 5, 10 o 20 años como ciudadanos peruanos. Estos actos llenos de avaricia, poder y control  deben acabar, sino seguiremos siendo un país tercermundista, un país subdesarrollado que aún no logra encontrar el camino para el bien común de su sociedad.

La política se ha considerado un problema social peruano desde muchos años atrás; y aprovechamos está etapa de elecciones que se presenta en la ciudad de Lima para tratar esta crisis social que pasa desapercibida. El problema social no está en la búsqueda del por qué seguimos teniendo un candidato peor que otro o por qué las propuestas son siempre sólo promesas falsas que nunca se cumplen, por qué sólo venden una imagen o un partido para sólo acceder al poder y sacar el mayor provecho de esto.

Actualmente nuestro país sufre muchas crisis políticas y sociales que son demasiado preocupantes porque afectan nuestra moral y la de nuestros líderes convirtiéndonos en personas que solo se guían por la ambición y por sacar provecho de las situaciones. Por esta razón debemos analizar estas situaciones, buscando nuevos sistemas sociales y mejorar las estrategias políticas en busca de solucionar nuestra falta de civismo. Este proceso inicia cuando empecemos a elegir a los candidatos por la moral que transmiten y no por su imagen o por sus promesas.

Estas decisiones se dan por  muchas razones pero consideramos que el problema real se encuentra en nosotros mismos, nosotros como ciudadanos, el problema está en que el qué vamos a hacer para remediar esta situación, para que los candidatos que se presenten no sean corruptos, para que las propuesta que se proponen se cumplan. Nuestro problema social está ahí y el factor que no nos permite saber diferenciar cuál es el verdadero problema al que nos enfrentamos es esa ignorancia que tenemos para poner a la política en el último lugar de nuestras prioridades cuando esta debería ser la primera.

Sin embargo, en la actualidad nos encontramos en una etapa de conformismo donde carecemos de poder de decisión, de interés, de querer salir adelante, nos conformamos con los candidatos que se presentan, con los candidatos que ya fueron candidatos y nos resignamos a ellos, nos resignamos a tratar de “adivinar” quien podría ser el que más beneficios traiga, el que más parece que va cumplir, el que promete obras. Nos olvidamos inclusive de ver que hicieron anteriormente, porque no cumplieron con sus propuestas anteriores, porque están metidos en problemas legales, de robo y corrupción, etc.

No vamos a hablar de ningún candidato en especial, ni poner preferencias por alguno, simplemente damos a entender por qué siempre decidimos votar sólo por la búsqueda del beneficio a corto plazo en vez de preocuparnos por un mandato de trabajo a largo plazo que cumpla sus promesas en un período de tiempo determinado donde el beneficio sea para la búsqueda del bien común y el crecimiento de un mejor país de aquí al futuro.

Es un cuestionamiento difícil cómo saber quién podría lograr eso, pues hagamos el cambio, al que no conocemos no lo consideremos, al que promete mucho pero no tiene un proyecto o estrategia no le hagamos caso, investiguemos, conozcamos los equipos de cada partido, quienes lo constituyen y basado en que valores y estrategias van a mejorar nuestro país.

Esta es la situación en nuestro país, crecemos a grandes pasos económicamente, hay intención de mejorar, pero cómo es posible que nos resignemos a votar por candidatos que dicen  que van a hacer obras, que prometen beneficios, entre otras cosas pero que no cuenten con una hoja de vida limpia, que estén implicados en problemas de corrupción y lo mas preocupante es que nosotros les creemos.

Nuestro país es una democracia, es por esto que los ciudadanos somos libres de elegir al candidato de nuestro agrado, el problema radica en que al momento de acudir a las urnas la gente va a votar por obligación debido a que no quieren pagar las multas, esto refleja la pobre educación cívica que tenemos los peruanos, por este motivo la gente vota por cumplir en vez de informarse por los distintos medios que ofrecen la información necesaria acerca de la vida de la vida de los candidatos y de sus respectivos planes de gobierno.

En primer lugar, los errores comienzan en los partidos políticos que inician sus campañas con gran entusiasmo llenando la ciudad con abundante publicidad con la imagen de sus candidatos, cometen exageraciones en sus promesas que llenan a la población de falsas expectativas. Estas promesas sobrevaloradas no se ajustan a la realidad del país y solo llenan la cabeza de ideas a los votantes y cuando estas personas llegan al poder y no cumplen, quedan como ladrones, mentirosos y naturalmente corruptos. Lamentablemente el peruano siempre “pisa el palito” porque no es la primera vez que se deja engañar por estas promesas y esto conlleva a dos problemas sociales:

Primero, la insatisfacción y descontento de la población que se dejó llevar de nuevo por falsas esperanzas.
Segundo, nos volvemos incrédulos frente a las promesas que nos puedan brindar en un futuro.

Estos problemas dañan la democracia debido a que la gente pierde la fe en los futuros candidatos.

Otro aspecto negativo de las elecciones es el gasto sobredimensionado que hacen los candidatos ya sea para la Presidencia de la República, presidencias regionales o para las distintas alcaldías del país. Estos gastos son cuestionados no por egoísmo sino por la lógica de la intención que desafía nuestra razón, entendemos que se tiene que gastar dinero para hacer una buena campaña pero el problema es cuando esta suma de dinero alcanza niveles desproporcionados como por ejemplo, como se explica que un candidato a la Alcaldía, realice una campaña que sobrepasa el millón de soles, cuando como alcalde solo va a ganar durante sus cuatro años de gestión, la suma de 480,000 soles aproximadamente. Además, no entendemos por qué estos gastos pocas veces son sustentados antes los entes reguladores correspondientes, transmitiendo a la población sentimientos de desconfianza, de una imagen poco clara,  nos hace pensar que ocultan algo turbio, manchando así el proceso electoral.

Enfocándonos en los aspectos negativos de los candidatos, podemos decir que carecen de humildad porque tenían una personalidad soberbia, con actitudes arrogantes y llenos de orgullo, pensando que son intocables. El ser una persona soberbia significa que al ser elegido se creerá un “dios” que pueda hacer lo que le de la gana. Estas personas deben saber que existe un principio que regula el orden del comportamiento humano que nos enseña que quienes quieran asumir un cargo publico al servicio de las personas tienen que tomar consciencia que su entrega al trabajo debe ser su mayor sacrifico; es decir, tendrán que despojarse de toda actividad banal, de pasiones, costumbres y toda acción que no se ajuste a la moral y que pueda perjudicar su mandato. Asimismo, el despojarse de toda actividad ajena al trabajo significa tener mas tiempo para dedicarse exclusivamente a hacer un buen gobierno.

Enfocándonos en los partidos políticos, estos nos escogen a sus representantes por su capacidad intelectual, su compromiso moral y su fe, sino que los eligen por quién da más, es decir, no eligen a los más capacitados sino que eligen al que aporte más.
Para cambiar estas acciones de los partidos políticos, se deben sentar bases en las cuales solo pueden presentar candidatos capaces y que demuestren que están moralmente aptos para el puesto público al que quieren aspirar.

Hablar de elecciones justas se refieren a que todas las acciones que realizan las agrupaciones políticas que aspiran al poder deben estar fundamentadas en la moral y el bienestar común, además se debe exigir que cada promesa que hagan dichos candidatos sean tangibles, cuantificables y alcanzables, puestas por escrito y firmadas en presencia del pueblo como un método de juramento ante los pobladores. Esta medida reflejaría mayor madurez de los candidatos y lograría que tengan la confianza del pueblo y de esta manera se evitarían suspicacias y se identificarían a las personas que actúen de forma irresponsable.

Analizando el contexto de nuestro país, los dos casos más sonados en los últimos diez años fueron: en el año 2006 se escogió al candidato que había dejado a finales de los 80´s al país con una hiperinflación de 2178,482% según “inflacionparadummies.wordpress.com” en vez de escoger al candidato de extrema izquierda por temor a que haga una revolución en el país poniendo en práctica sus ideales.
El segundo caso es más reciente, la población limeña escogió al candidato “que roba pero hace obra”, que estaba vinculado con casos corrupción, entre otros; en vez de votar por candidatos que ofrecían más y mejores propuestas para el desarrollo continuo de la capital de nuestro país.

Conclusiones

La falta de educación en nuestro país es el principal problema que hasta el momento no tiene solución. Una población que no conoce a sus gobernantes, que no conoce las reglas es una población que se queda en el pasado y comete los mismos errores que está cometiendo como por ejemplo votar por el candidato que “roba pero hace obra”. Sabemos que en la actualidad el gobierno hace esfuerzos por mejorar el sistema educativo público pero estos resultados lamentablemente no se verán a corto plazo porque esto amerita una coordinación entre el Ministerio de Educación y el Gobierno Central para que los profesores estén en constante evaluación y de esta manera asegurar que puedan brindarle a los alumnos que en un futuro serán votantes una educación de alta calidad enfocada en pilares importantes como los valores cívicos y  valores religiosos para asi tener en el futuro ciudadanos capacitados que puedan tomar decisiones no basadas en la imagen externa de los candidatos sino en la calidad de sus propuestas y en si son moralmente aptos para dirigir el país

El peruano debe apostar por el cambio, por la modernización, no podemos vivir con los mismos gobernantes de antaño. Necesitamos gente educada, capacitada, gente nueva, proactiva que tome al toro por las astas y resuelva los problemas. Necesitamos soluciones a corto plazo y que con el tiempo se conviertan en un plan a largo plazo.

Resaltamos la importancia de fortalecer los partidos políticos a nivel nacional lo cual a su vez ayuda con el tiempo a consolidar la democracia y apuntar a una reingeniería de la burocracia estatal, de modo que esto sirva como una corriente de modernización y que con el tiempo evite la llegada de líderes populistas al poder.

Si verdaderamente queremos tener un Perú unido con un gobierno sólido, con gobernantes que sepan lo que la población necesita, que se dicten leyes que fortalezcan la democracia y respaldado por su pueblo, no tenemos otra alternativa que moralizar las bases de la política que específicamente la compone el hombre. Aquí debemos, saber que el problema no está en el sistema de la democracia, ni en sus ideologías sino que el problema está en la vida moral de las autoridades del gobierno.

El principio de autoridad se da desde la cabeza misma del gobierno, si una autoridad del gobierno no se conduce por un orden moral, entonces no tendrá el poder moral para hacer imperar la ley que vela por la seguridad y el orden de la sociedad. Esto es fundamental para tener un buen inicio en los próximos gobiernos que han de conducir los destinos de nuestra nación.

Escrito por:
César Díaz
Bruno Giacchetti
Mauricio González

Esta entrada fue publicada en política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a El peruano siempre se resigna a votar por el mal menor

  1. ds10udep dijo:

    Considero que el que existan estos problemas de falta moral en la conducta y toma de decisiones de los gobernantes es una suma de largos años del mismo comportamiento y que simplemente se ha ido repitiendo o imitando por los mismo a través de las décadas. Si bien es cierto es Perú cada vez se desarrolla más y más rápido, también es cierto que sí existe gente que toma los puestos de gobernante simplemente para sacar ventaja de ello, sin tener en cuenta el verdadero propósito que es el velar por la tranquilidad, salud y derechos de todos los peruanos, incluyendo el integral desarrollo del País. ¿Cómo es que puede el actual gobierno intervenir en los próximos posible candidatos a tener algún puesto de gobernador? ¿Creen que el gobierno deberían invertir en programas académico de política para poder darle ese cambio necesario y evaluar de manera más rígida el perfil de los posibles candidatos para asegurar que van a tener un comportamiento moralmente acorde a su posición?

    • ds30udep dijo:

      Como te puedas dar cuenta en mucho problemas sociales es difícil poder hacer entender al gobierno donde se encuentra la raiz de los problemas nosotros como ciudadanos podemos ver el panorama porque somos los que lo vivimos en el dia a dia; sin embargo, ellos tambien tienen otros problemas basicos y urgentes que atender ademas de mantener ese estatus como gobierno.

      El gobierno debe tener un programa interno donde se logre dar a los propios politicos los recursos y conocimientos de la importancia que tienen sus puestos para el mejoramiento y desarrollo del pais, hacer entender que la moral, la etica son conceptos muy importantes a tener en cuenta y que hasta los minimos detalles deben ser analizados para encontrar soluciones. Derrepente con programas serviría de mucho pero deben hacerlo y no quedar en simples hipotesis, ya ha pasado mucho tiempo, se sigue vendiendo humo, y no se actúa. Si debemos hacerlo algo es cambiar nosotros mismos, unirnos, y mostrarles que deben tomar en serio cada uno de los conflictos que puedan existir.

  2. ds10udep dijo:

    Considero que el que existan estos problemas de falta moral en la conducta y toma de decisiones de los gobernantes es una suma de largos años del mismo comportamiento y que simplemente se ha ido repitiendo o imitando por los mismo a través de las décadas. Si bien es cierto es Perú cada vez se desarrolla más y más rápido, también es cierto que sí existe gente que toma los puestos de gobernante simplemente para sacar ventaja de ello, sin tener en cuenta el verdadero propósito que es el velar por la tranquilidad, salud y derechos de todos los peruanos, incluyendo el integral desarrollo del País. ¿Cómo es que puede el actual gobierno intervenir en los próximos posible candidatos a tener algún puesto de gobernador? ¿Creen que el gobierno deberían invertir en programas académico de política para poder darle ese cambio necesario y evaluar de manera más rígida el perfil de los posibles candidatos para asegurar que van a tener un comportamiento moralmente acorde a su posición?

    JOSÉ FRANCISCO COLLANTES MONTERO

    • ds5udep dijo:

      El Jurado Nacional de Elecciones debe investigar a fondo a todos los candidatos antes de darles luz verde para que participen en los comicios. En cuanto a la segunda inquietud, creemos que se debe invertir más en educación para que pueda mejorar la calidad de candidatos y la calidad de los votantes.

  3. ds4udep dijo:

    Considero que en estos casos la culpa no la tiene el peruano votante, ya que en lo personal me ha ocurrido. Esa desconfianza la dan los mismos candidatos al proponer y prometer actos u obras que jamas se cumplen y a través de los años se ve que la situación continúa igual.
    ¿Se debería de cambiar de candidatos en cada cierto tiempo de elecciones? Algo más efectivo no sería tal vez ¿poner una norma o ley que no permita que cualquier persona se lance como candidato? ¿Mostrar un cierto grado de educación en leyes y estado antes de nominarse a candidato de alguna presidencia o alcaldía?
    Los peruanos sabemos que es imposible tener a alguien “perfecto” como persona que gobierne, pero por lo menos debe de ser una persona ejemplar, apto para brindar el servicio y tranquilidad necesaria a toda una sociedad.

    • ds5udep dijo:

      Lo ideal sería que se presenten nuevos candidatos en todas las elecciones para que propongan nuevas ideas y mejores propuestas, también creemos que debería ser un requisito imprescindible que cuenten con un nivel adecuado de preparación.

  4. ds14udep dijo:

    Estoy de acuerdo con este post, ya que realmente es una problemática que vivimos hoy en día. La mayoría de los ciudadanos votamos por votar o votamos solo para no pagar la multa que se nos impone. Tenemos que empezar a ver las elecciones de otra manera, imaginemos el futuro de nuestro país, sobre todo un voto informado, tenemos que comprometernos con nuestro país.
    ¿Ustedes creen que tendría que existir una ley que prohíba la reelección de nuestros gobernantes? ¿Ayudaría mucho a no votar por el mal menor?

    Marcela García Castro

    • ds5udep dijo:

      Sí. creemos que no debería haber reelección para que los políticos se renueven y puedan aportar los nuevos candidatos para un mejor desarrollo del país o ciudad.

  5. ds6udep dijo:

    La información está muy clara, y de hecho siempre se critican los mismos puntos sobre los presupuestos de las campañas o los representantes de los partidos políticos. Las autoridades se han acostumbrado a ese “estado de comodidad” donde no hacen nada ni dicen nada, solo les interesa tener varios partidos políticos en tiempos de votaciones para seguir diciendo que somos un país democrático donde se respeta y protege la libre opinión. Es claro que por más que queramos, no podemos cambiar o sacar a pseudos partidos políticos, ¿no sería mejor crear una institución que califique, evalúe y pondere las propuestas y a los integrantes de los diferentes partidos políticos para que puedan cumplir con un nivel académico y de propuestas adecuadas a nuestra realidad que nos permita a todos los peruanos tener la certeza de que podemos elegir entre bienes y no solo elegir al mal menor?.

    Maricielo Garvan

    • ds30udep dijo:

      Estamos totalmente de acuerdo, una institucion, un programa que venga del propio gobierno donde sus propios politico participen donde se desarrollen cursos de moral y etica politica, que existan ejemplos y casos reales que puedan ser tratados, no porser gobernadores quiere decir que ya lo saben todo y pueden solo sentarse a discutir los temas mas importantes deben seguir aprendiendo y mejorando para poder seguir creciendo. Esperemos se logre encontrar este tipo de solución, creando este tipos de blogs donde cada vez mas gente pueda comentar y dar sus opíniones siendo criticos verdaderos y reales con fundamento, que se hagan conocer y a los que ellos puedan acceder. Mientras empecemos nosotros cambiando, seguimos nosotros enriqueciéndonos y aprovechando las oportunidades que tenemos para luego poder hacer algo al respecto.

  6. ds11udep dijo:

    Lo que se dice en este artículo es muy cierto dado que siempre nuestra única posible elección son políticos que no necesariamente están capacitados o que velan por sus propios intereses. Por otro lado, al término de una determinada gestión política, muchas veces se termina en investigaciones que pueden no tener sustentación alguna y que pueden perjudicar a estos políticos. ¿Puede ser que por este motivo, aquellos personas que buscan hacer cambios serios y buenos en la sociedad no quieran participar en la política?

    Elizabeth Hervias

    • ds5udep dijo:

      Es un punto interesante, porque efectivamente después de un gobierno los políticos son investigados ya sea con o sin sustento. Sin embargo, en mi opinión “el que nada debe, nada teme”. Si los políticos han hecho una gestión transparente, rigiéndose por las reglas no deberían temer a ser investigados. Lo mismo para las personas que están capacitadas para hacer buena política. Si son personas que buscan el bien común y no tiene nada que ocultar, que se arriesguen a buscar un país mejor.

  7. ds6udep dijo:

    Considero que el artículo culpa solo a los votantes mas no a las autoridades en sí. Si bien todos somos responsables de las autoridades que elegimos, es deber de la ONPE y JNE de informar a los votantes sobre la clase de candidatos que tenemos, así como no dejar que postulen los candidatos que han tenido juicios o investigaciones por algún delito.

    Alessandra Muñoz

  8. ds11udep dijo:

    Es inevitable relacionar el presente artículo, pese a que ustedes alegan no hablar de ningún candidato en especial, con el que denominan caso más reciente, en donde se realizó el proceso en perfecta democracia, donde no los electores informados o no, eligieron al que consideraban era idóneo para gobernarnos. No necesariamente la elección de la mayoría es la correcta y, por esto, es que en ocasiones se han producido golpes de estado, los cuales se oponen a las irregularidades que creen ver; sin embargo, se opone a la democracia (en algunos casos ha sido el punto de quiebre para el desarrollo del país).
    Estoy totalmente de acuerdo en que el electorado peruano, en su gran mayoría, emite un voto desinformado y, por ende, el ganador no siempre será el más mejor; no obstante hay ciertos puntos con los cuales difiero: En primer lugar, no todos los partidos políticos eligen a quien aporte más, aunque tampoco al más preparado, eligen a quien creen podrá captar la mayor cantidad de votos, pues quien gobernará al final no solo será la persona que vemos en la abrumante contaminación visual que se genera en cada campaña electoral, sino en un equipo; en segundo lugar, el motivo por el cual se gasta tanto en las campañas es porque no solo gana el candidato: gana un equipo, como se mencionó en el punto anterior, que está conformado por personas del partido (aunque también, es cierto, hay casos donde ingresa dinero irregularmente); y en tercer lugar, si bien el gobernador elegido tiene que poner todo de sí para hacer un gobierno exitoso, no se puede esperar que deje toda actividad ajena al trabajo, pues no es saludable.
    Finalmente, comparto, también, sus conclusiones, a lo cual aportaría que debería establecer un estándar para que los candidatos que se presenten tener un grado de instrucción superior y récord de vida intachable; así como la creación de un ente regulador de los planes de gobierno. ¿Considerarían que los candidatos deberían tener el grado de instrucción mínimo de doctor?.
    Por otro lado, desde el ámbito del elector se generó la incógnita acerca de si sería positivo implementar el voto opcional en el Perú. ¿Consideran que sería una buena alternativa frente a los votantes que emiten su voto sin convicción?. ¿Creen que los partidos políticos coaccionarían a las personas a emitir su voto?.

    • ds11udep dijo:

      Miguel Ángel López Gayoso

      • ds5udep dijo:

        En mi opinión, no necesariamente los candidatos deben tener un doctorado para estar calificados. En lo que insisto es que se deberían de cambiar los requisitos sobre la educación para los candidatos. Esto se puede ver claramente en los requisitos para elegir a los congresistas que solo necesitan haber terminado secundaria. En este caso, se deben cambiar los requisitos para que los candidatos tengan educación universitaria terminada y un grado de máster.
        Lamentablemente, en nuestro país no hay una cultura cívica establecida. Si se cambiaran los estatutos de la votación a que sea opcional, solo las personas que saben y conocen las propuestas acudirían a las urnas. Hasta que la educación en nuestro país no mejore no se podrán cambiar las reglas.
        Los partidos politicos van a buscar el voto como a de lugar. Como el caso del candidato en Ancash que ofrecia quinientos soles a la familia que vote por el. Eso va contra la etica porque estan cambiado las opiniones de las personas. El JNE debe establecer medidas de control para que los partidos jueguen limpio y no “compren” los votos.

  9. ds2udep dijo:

    Así como los ciudadanos somos responsables del voto que emitimos, no dejemos de tomar en cuenta a las instituciones reguladoras. En las últimas elecciones regionales y distritales realizadas en nuestro país nos encontramos con cifras realmente sorprendentes: “se conoció que 2,131 postulantes para los comicios regionales y municipales de octubre figuraban en el Registro Nacional de Condenas. El martes, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) reveló que 345 tienen una sentencia vigente. Los 1,786 restantes ya habrían cumplido su pena” (Fuente: web Perú 21 Miércoles 13 de agosto del 2014). Esto ocurre al no tener el filtro necesario para presentar a candidatos que realmente estén a la altura de ocupar el puesto al que postulan. Entonces, ¿de quién es la responsabilidad? Me parece que son varios los involucrados.

    Jenniffer Estrada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s