La pena de muerte: ¿una solución frente a la violación de menores y asesinatos?

En los últimos meses, en nuestro país se ha vuelto a poner en discusión sobre si la aplicación de la pena de muerte, frente a  crímenes de violación de menores y asesinatos, es factible. El objetivo que se tiene en mente es disuadir a los delincuentes que lo hagan y, en consecuencia, disminuir la tasa de criminalidad, en estos actos, que ha aumentado exponencialmente en la última década. No obstante, frente a esta propuesta, se oponen factores tanto éticos como legales.

“Cuando alguien viola y mata a un niño… ¿Quieren meterlo a la cárcel?. Esto es ya no tener alma y la gente de este tipo no debe abarrotar nuestras cárceles, que solo contagian a los delincuentes menores (…) En ningún caso el catolicismo ha abolido la pena de muerte. El evangelio dice que quien a hierro mata a hierro muere”

Fueron las palabras de Alan García, quien volvió a poner en discusión el tema, causando aún más polémica al tomar una frase del evangelio católico para respaldar su posición frente a la pena, sabiéndose que la Iglesia se opone rotundamente a esta.

Como antecedente, tenemos que hasta la década del setenta fue la última etapa en la historia republicana del Perú que se aplicó la pena capital en el Perú para delitos comunes; sin embargo, ahora solo se restringe a dos motivos para los cuales está permitido la pena de muerte dentro del pacto de San José de Costa Rica: traición a la patria y que el país se encuentre en estado de guerra externa. El primero, se basa en el delito que comete un ciudadano peruano hacia el Estado, como por ejemplo revelando secretos de estado; el segundo presenta argumentos netamente en circunstancias de conflictos externos.

Los últimos años que se aplicó la pena en el Perú fue como condena para los delitos de violaciones y asesinatos. La Junta Militar de Juan Velasco Alvarado creía apropiado aplicar la pena a los asesinatos que se desencadenaban después de la violación de un niño menor de diez años; no obstante, se creyó conveniente deslegitimizar la pena para evitar los excesos. A partir de ahí llegaría la etapa abolicionista de la pena, respaldada con diversos tratados.

A continuación explicaremos en qué se basan las principales instituciones que se oponen a la pena de muerte.

  • La Iglesia católica

El catolicismo, que es la religión predominante en nuestro país, se basa en la moral.  Defiende la vida del ser humano, ya que Dios nos dio la vida y, por ende, las personas no pueden decidir sobre ella.

“Quinto mandamiento: no matarás”

Este mandamiento se encuentra en las Sagradas Escrituras, la cual es respaldada por el Magisterio, el cual debe velar por su cumplimiento; por lo cual, se opone rotundamente frente a cualquier intento de muerte programada.

En las últimas semanas el Papa Francisco declaró sobre la pena de muerte, considerándola inconcebible. Asimismo mencionó su posición sobre la cadena perpetua y la calidad de vida en las prisiones.

“Es imposible pensar que los Estados no dispongan de otro medio que no sea la pena de muerte para defender del agresor injusto la vida de las demás personas”

Con esto se busca que los Estados busquen otras alternativas a la pena capital; no obstante, considera la cadena perpetua como un similar.

“La cadena perpetua como una sentencia a muerte escondida”

Por otro lado, la Iglesia tiene como misión apoyar a los sentenciados para hacer más llevadera su estadía. En las cárceles se encuentran centros de oración, donde los sacerdotes dan charlas para acercar a los condenados a la religión y, así, acercarlos a Dios para tomar el camino del bien, respetando a sus prójimos.

“Las condiciones deplorables en las que se encuentran los detenidos en diversas partes del planeta constituyen un trato inhumano y degradante, muchas veces fruto de la deficiencia del sistema penal, otras de la carencia de infraestructuras y de planificación”

En resumen, la Iglesia busca proteger la integridad de los sentenciados, brindándoles apoyo emocional y defendiendo sus derechos.

  • Convención Americana sobre los Derechos Humanos (OEA)

En 1981, el Perú firmó el Pacto de San José de Costa Rica, el cual compromete a los países firmantes a defender los derechos humanos fundamentales de la persona, entre los cuales se encuentre el derecho a la vida.

“Artículo 4: Toda persona tiene derecho a que se respete su vida, este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente. (…) No se reestablecerá la pena de muerte en Estados que la hayan abolido”

El Perú, actualmente, no se encuentra en condiciones de restablecer la pena, dado el presente tratado. El país tendría que denunciar el Tratado, con el fin de no reconocerlo; no obstante, sería un antecedente negativo, como lo mencionó el Dr. Erick Urbina en la entrevista que se le realizó.

Por otro lado, en el año 1981, el Perú presentó ante el Secretaría General de la OEA, la declaración del retiro de la competencia contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la cual fue respondida en 1999 por la Convención Americana sobre Derechos Humanos dando a conocer que no fue procedente. Por ello, el Congreso de la República derogó las resoluciones legislativas que presentaron, manteniendo así el acuerdo firmado anteriormente.

Además del Pacto de San José de Costa Rica, el Perú ha firmado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; además de aplicar la legislación universal de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La pena de muerte es solicitada por un grupo de personas, basándose en argumentos debatibles.

  • La sociedad civil organizada

La sociedad busca que con esto disminuya la creciente tasa de criminalidad, disuadiendo a los delincuentes de que lo hagan; sin embargo, está comprobado que, en muestra sociedad, no sería un paliativo eficiente, ya que existe un tema de trasfondo que se explica a continuación.

El Estado, como nos explicó la Dra. Carey Campbell en la entrevista que se le realizó, debería preocuparse por la integridad emocional de los menores que son maltratados, pues está comprobado que la mayoría de delincuentes tienen secuelas de los abusos sufridos en su niñez, lo cual desarrolla su potencial criminal.

Así mismo, la sociedad ve deficiente el sistema judicial y penitenciario, ya que mientras que al primero se le critica por no dar las leyes lo suficientemente severas, el segundo no cuenta con un eficiente sistema carcelario, dado que no cumplen con su misión de reformar a los reos. Esto se debe a que las cárceles no se encuentran aptas para albergar a los creciente cantidad de condenados, por lo que, no se les puede dar ni la calidad de vida ni atención psicoterapéutica para reinsertarlos en la sociedad. Para ello se deberían reformular algunas leyes para que sean más estrictas y trabajar, en conjunto con la empresa privada, para construir nuevas y modernas cárceles que satisfagan las necesidades requeridas.

También se encuentran las instituciones que están ligadas al tema de forma directa, debido a que son los encargados de promoverla oficialmente.

  • Las fuerzas políticas

Los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial pueden promover el que se restablezca la pena capital; sin embargo, lo hacen con una finalidad política, con el objetivo de ganar más simpatizantes, manipulándolos con un discurso que promete terminar con la delincuencia. Desafortunadamente muchas personas se dejan llevar por aquella manipulación de lenguaje y toman como aceptable esta posición con tal de que se cumpla lo dicho.

Las leyes dadas en el Perú para disminuir la delincuencia muchas veces tienen sanciones marcadas por la corrupción, de este modo aquellos criminales que por su alta peligrosidad no deberían ser absueltos de alguna sanción quedan en libertad para poder seguir infringiendo la ley.

Aquellos políticos que están a favor de esta medida tan drástica, se dividen entre dos perspectiva; la primera, toma argumentos por una convicción de que esta acción realmente podría ayudar a mejorar la sociedad; segundo, tienen la posición de ocultar el problema de mayor importancia para ellos, en medida que sea una cortina de humo para problemas políticos de corrupción.

Los criminales deben de seguir con una ayuda psicológica constante además de la ayuda que reciben en los penales para poder reintegrarse en la sociedad y que esta la acepte comprometiéndose a que después de su salida del reclusorio pueda continuar con el tratamiento que ha venido recibiendo.

Además de haber expuesto las posiciones en contra, haber dado contra-argumentos a la base de la posición a favor y mencionado el papel de las fuerzas políticas respecto al tema, podemos reforzar la posición en contra de la pena de muerte con el argumento que se presenta a continuación.

El Perú no cuenta con el sistema judicial adecuado como para poder dar veredictos certeros; por lo cual, sería inevitable que condenen erróneamente a alguien a la pena de muerte, siendo esta decisión irreversible; con lo cual, se estaría quitando la vida a una persona inocente.

“A Villanueva (el monstruo de Armendáriz) se le juzgó  más por negro, vago y ladrón que por asesinar a un niño. (…) lo peor de las ejecuciones que he presenciado es no tener la certeza de que el reo era culpable. Lo mismo ocurrió con el monstruo de Cajamarca, Udilberto Vásquez Bautista, ejecutado en 1970 por violar y asesinar a una pastora.”

Esto se debe justamente al error humano, que es inevitable, lo cual es respaldado plenamente por muchos letrados.

“Ese es uno de los riesgos mayores que encontramos en este tipo de penas, porque un error judicial, con la aplicación de la pena de muerte, ya no podría corregirse”

“Errar es humano y, en el caso de la pena de muerte, irreversible. La posibilidad de error crece con un Poder Judicial como el nuestro, no solo débil y acosado por la corrupción, sino sesgado”

“los jueces somos susceptibles de error. Si se aplica inadecuadamente una pena de cárcel, esta equivocación puede subsanarse. Pero cuando media la muerte, el hecho es irremediable” 

Las diferentes opiniones de diferentes letrados tienen una misma intención: confirmar que el Perú, e inclusive, ningún país del mundo, debería aplicar la pena capital, debido a que el factor de error por más mínimo que sea pone en juego una vida inocente.

Sin embargo, el tema de violaciones a menores está tomando cada vez mayor número de víctimas, tanto así que el Perú está posicionado en tercer lugar a nivel mundial con el 75% de casos de violación quedan impunes a pesar de que el 35% de estos son denunciados ante las autoridades. Además la mayoría de estos casos son realizados por familiares cercanos de los niños dañados, lo que representan alrededor del 67% a lo cual deberían oponerse penas más severas para contrarrestar este dilema que, en muchos casos, tiene un desenlace fatal.

Por lo expuesto anteriormente, podemos concluir que la pena de muerte no es la solución adecuada frente a los problemas que aquejan a la sociedad actual, sino que hay que trabajar otros aspectos, que van desde la prevención hasta el correcto rehacimiento de los criminales.

En primer lugar, se debe dar el tratamiento adecuado a los menores que sufren de abusos, ya que está comprobado que los delincuentes desarrollan su criminalidad, a partir de traumas psicológicos de su niñez, dándoles una línea gratuita, pudiendo dar al menor una protección y seguridad, y lograr tener al transgresor así poder sancionarlo.

En segundo lugar, se deben mejorar las leyes del Código Penal, para generar un ambiente de calma en la sociedad, al estarse haciendo algo para combatir el problema.

En tercer lugar, fomentar las inversiones privadas, con el fin de construir más penales aptos, que incluya las medidas de salubridad, para que tengan calidad de vida; y seguridad, para evitar que sigan delinquiendo desde su estancia dentro.

En cuarto lugar, incrementar el apoyo psicológico dentro de la cárcel para que los internos puedan desarrollar una mejora en sus pensamientos y su actuar, y así poder reintegrarse en la sociedad, lo cual también es un derecho dentro del Pacto de San José.

Bibliografía:

http://elcomercio.pe/mundo/actualidad/papa-pide-abolicion-pena-muerte-y-cadena-perpetua-noticia-1766058
http://peru21.pe/noticias-de-pena-muerte-6915
http://www.derecho.usmp.edu.pe/postgrado/doctorado/trabajo_de_investigacion/2011/8_Historia_de_la_pena_de_muerte.pdf
http://perso.unifr.ch/derechopenal/assets/files/tribuna/tr_20091228_01.pdf
http://aeg.pucp.edu.pe/boletinaeg/articulosinteres/articulos61_lerner.htm
– Dra. Carey Campbell – Directora del Programa Académico de Psicología UDEP.
– Dr. Erick Urbina – Docente del Programa Académico de Derechos UDEP

La pena de muerte

La pena de muerte

  • Medalith Campos Sobrino
  • Elizabeth Hervias Barba
  • Miguel Angel López Gayoso
Esta entrada fue publicada en justicia, seguridad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a La pena de muerte: ¿una solución frente a la violación de menores y asesinatos?

  1. ds10udep dijo:

    Me gustó este articulo, sin embargo, si bien dice la iglesia católica que en absoluto se puede aplicar la pena de muerte para aquellas personas y que lo mejor sería darle cadena perpetua; tengo una pregunta, realmente se merecen cadena perpetua esas personas y no una pena de muerte ya que ellos violan,matan sin tener ningun remordimiento de cómo se sentirá después la familia o cómo sufrió esa persona que fue atacada, acaso esas personas violentas, no merecen lo mismo o algo peor para que así la gente piense antes de actuar de esa manera tan erronea?

    • ds11udep dijo:

      Gracias por tu comentario. Con respecto a tu pregunta, como mencionamos en el artículo, está comprobado que la aplicación de la pena de muerte no es una medida disuasiva que evite que los criminales sigan cometiendo esta clase de delitos.

  2. ds5udep dijo:

    Si bien es cierto que ningún ser humano tiene derecho de quitarle la vida a otro así sea este el peor criminal de todos, ¿creen que es necesario evaluar los delitos dentro de la lista para aplicar cadena perpetua para que más delincuentes la reciban debido a sus crímenes?
    César Díaz

    • ds11udep dijo:

      Como propusimos, se deberían reevaluar las penas, ya que actualmente la aplicación de la cadena perpetua es para casos particulares. Debería ser, creemos, solo para los delitos que mencionamos, pues la prisión tiene como misión reformar y no ser una sentencia a muerte escondida, como bien defiende el Papa.

  3. ds14udep dijo:

    Si bien se sabe que la pena de muerte va en contra de los principios de la iglesia Católica porque viola los derechos del hombre; y se sabe que Dios es el único quien nos lo da y nos lo puede quitar. Cual sería, según la iglesia, una mejor manera de que estos criminales puedan volverse a reinsertar en la sociedad?

    Claudia Brito

    • ds11udep dijo:

      La Iglesia propone que a los condenados se les brinde apoyo moral y espiritual durante su estadía en prisión, con el fin de reformar sus conductas. Naturalmente, no solo los sacerdotes son los encargados de esta misión, pues se necesita de la ayuda especializada de psicoterapeutas.

  4. ds1udep dijo:

    Soy consiente de que la pena de muerte es el peor castigo. Yo no lo aceptaria. Pero me trato de poner en el lugar de una persona dañada, por ejemple si es que a mi hija de 15 años la violan indiscutiblemente querria la pena de muerte para el violador pero si es un caso “x” para mi, no me interesa tanto que sea pena de muedrte o no. Mi pregunta es si es que ¿es equivalente el castigo que reciven con el delito que cometen?

      • ds11udep dijo:

        Actualmente, no es recíproco (o equivalente) la pena con el crimen cometido, dado que las condenas no son lo suficientemente severas para estos casos, como por ejemplo condenas de 15 años e, inclusive, gozan de beneficios penitenciarios que los dejan salir antes de prisión. La cadena perpetua, consideramos, que sería la pena adecuada para los crímenes que hemos mencionamos, hasta tener prisiones que verdaderamente reformen a los delincuentes.

  5. ds14udep dijo:

    Hace un mes exactamente El Papa Francisco pidió a la comunidad internacional suspender la aplicación de la cadena perpetua, que es “una sentencia a muerte escondida”.

    “Es imposible pensar que los Estados no dispongan de otro medio que no sea la pena de muerte para defender del agresor injusto la vida de las demás personas”, dijo el pontífice argentino en.
    ¿Ustedes como grupo cuales serían los medios positivos y eficaces para eliminar la pena de muerte?

  6. Fatima Mendiola Valdez dijo:

    La violación a niños me parece un crimen imperdonable. Sobre el castigo que merecen las personas que cometen este acto, creo que no es correcto sentenciarlos a pena de muerte ya que a pesar de que el que comete este crimen ha violado los derechos de otras personas, considero que eso no da el derecho de quitarle un derecho a esta persona, este es el derecho de la vida. A pesar de haber realizado un crimen, esto no significa que deja de ser poseedor de sus derechos fundamentales. Por este motivo, considero que el castigo mas adecuado para este crimen es la cadena perpetua.

    Fátima Mendiola

    • ds11udep dijo:

      Coincidimos en que, actualmente, el castigo más adecuado es la aplicación de la cadena perpetua, pero tomar en cuenta que se debe mejorar el trabajo que se hace en las cárceles para reformar a los presos, pues el fin de estas es ese: reformarlos, no ser el lugar donde esperen su muerte.

  7. ds3udep dijo:

    Creo que nuestro país aún no se encuentra preparado para adoptar este tipo de reformas en el poder judicial. Si bien, los delitos por los cuales se castigarían con pena de muerte son inhumanos y terribles, considero que nadie tiene el derecho de quitarle la vida a nadie, pienso que esto solo generaría un círculo vicioso en donde se rige todo bajo la ley del “ojo por ojo, diente por diente”. Lo que creo más correcto es que se sentencie a cadena perpetua a todos aquellos delincuentes que realicen delitos tan terribles como la violación a niños.

    Emiri Miyasato T.

    • ds11udep dijo:

      Coincidimos contigo, como hemos defendido a lo largo del artículo, no es viable la aplicación de la pena de muerte desde ninguna perspectiva: la solución es que sean más drásticas las sanciones privativas de la libertad para estos crímenes.

  8. ds8udep dijo:

    No es la mejor solución, pues estas dándole una rápida salida a sus actos demoniacos, como sabemos es un pecado mortal atentar contra la vida de cualquier ser humano pues está en los mandamientos, como el abuso a menores de edad por personas totalmente pervertidas, una de las soluciones sería alejarlos de la sociedad por la eternidad y si desean cambiar pues bienvenido sea pero en la cárcel pagando por sus pecados y todo acto realizado contra la vida que uno de los dones más grandes dado por Dios. Al final Dios es el que decide sobre nosotros.

    Aarom Kahn

    • ds11udep dijo:

      Como mencionas, la pena de muerte no es salida; no obstante, ver a la cadena perpetua como única solución tampoco lo es, ya que, como menciona el Papa, es una sentencia a muerte escondida. Se debe buscar la reinserción del individuo a la sociedad, pero para ello hay mucho trabajo por hacer en nuestro sistema penitenciario.

  9. ds2udep dijo:

    A pesar que es una decisión difícil considero que no se debería aplicar la pena de muerte, y que una forma para aminorar estos casos es ver las causas que han llevado a estas personas a cometer delitos, se sabe que la mayoría de los reos vienen de familias disfuncionales, con bajo nivel de educación, etc., por lo que me parece importante atacar primero la raíz de todo esto.

    Cynthia Aristondo

    • ds11udep dijo:

      Exactamente, como mencionamos en el artículo, los crímenes de violación a menores o asesinato son provocados por patologías desarrolladas a partir de algún problema que el delincuente tuvo en su pasado: se debería velar por los tratamiento de estos para evitar que desarrollen instintos criminales.

  10. ds2udep dijo:

    Me parece que se ha tratado de manera adecuada todos los puntos de vista en relación a un tema tan complejo como es la pena capital.
    Si bien la religión es un factor importante en nuestra sociedad, en su mayoría católica, no debe ser tomado como un factor determinante, en un Estado laico como el nuestro.

    Luego de revisar las distintas posiciones y los argumentos me inclino a apoyar aquellos que mencionan el error humano como una equivocación que no se puede subsanar. Sabiendo además cómo “funciona” el Poder Judicial en nuestro país, como lo menciona un juez en el mismo articulo “los jueces somos susceptibles de error. Si se aplica inadecuadamente una pena de cárcel, esta equivocación puede subsanarse. Pero cuando media la muerte, el hecho es irremediable”

    Por más duro o doloroso que pueda ser para una victima y/o familiares pasar por una situación de violencia/violación/muerte, creo que no debemos tener o caer en la misma condición que el victimario pidiendo la cadena de muerte. ¿Quién quiere caer en la misma categoría o pueda tener la conciencia tranquila al arrebatar una vida?

    Jenniffer Estrada

    • ds11udep dijo:

      Gracias por tu comentario, estamos plenamente de acuerdo contigo. Es cierto que no se puede tomar a la Iglesia como factor determinante, se le consideró por ser una fuente de moralidad y ser la opositora acérrima a la pena de muerte.

  11. ds15udep dijo:

    considero que que no se debe dar pena de muerte a nadie por razones que involucran temas sobre la vida humana y de la religion ctaolica; tambien estoy de acuerdo con que las personas que comenten semejantes barbaridades son un peligro para la sociedad pues no están psicológicamente estables. Me pregunto si es acaso un tanto irresponsable por parte de los estados mantener a estas personas juntas en una cárcel que lo único que genera es mucha más desestabilidad emocional para las personas que se encuentran allí; pues, ¿como personas y como cristianos, no es nuestro deber ser parte de la recuperación de estas personas?. ¿Cómo podemos hacer que en nuestra sociedad mundial podamos ser vías de educación, recuperación y amor para las personas que no logran ver la importancia de ser personas?

    • ds11udep dijo:

      Al momento de ser condenados, los delincuentes pasan por un análisis psicológico donde se evalúa si es factible que vayan a una prisión o necesitan de una atención especial: que posean una anomalía psicológica no significa que estén dementes. Por otro lado, como mencionamos en una de nuestras conclusiones, la sociedad, representada en el Estado, está en la obligación de ayudar a las personas a su recuperación y buscar que puedan reintegrarse a la sociedad y no simplemente dejarlas aisladas.

  12. ds15udep dijo:

    considero que que no se debe dar pena de muerte a nadie por razones que involucran temas sobre la vida humana y de la religion ctaolica; tambien estoy de acuerdo con que las personas que comenten semejantes barbaridades son un peligro para la sociedad pues no están psicológicamente estables. Me pregunto si es acaso un tanto irresponsable por parte de los estados mantener a estas personas juntas en una cárcel que lo único que genera es mucha más desestabilidad emocional para las personas que se encuentran allí; pues, ¿como personas y como cristianos, no es nuestro deber ser parte de la recuperación de estas personas?. ¿Cómo podemos hacer que en nuestra sociedad mundial podamos ser vías de educación, recuperación y amor para las personas que no logran ver la importancia de ser personas?
    ANA PAULA LLAJARUNAZUZUNAGA

    • ds11udep dijo:

      Al momento de ser condenados, los delincuentes pasan por un análisis psicológico donde se evalúa si es factible que vayan a una prisión o necesitan de una atención especial: que posean una anomalía psicológica no significa que estén dementes. Por otro lado, como mencionamos en una de nuestras conclusiones, la sociedad, representada en el Estado, está en la obligación de ayudar a las personas a su recuperación y buscar que puedan reintegrarse a la sociedad y no simplemente dejarlas aisladas.

  13. ds2udep dijo:

    Desde un punto de vista empático, son comprensibles las reacciones impulsivas, espontaneas y no racionales, además de las demandas contundentes por parte de los familiares con respecto a la condena que debería recibir el responsable. También, se puede rescatar que tratándose de un crimen de gran agravio, estas personas se merecen un escarmiento de mayor grado que sea justo para los afectados. ¿Pero es la pena de muerte la solución?
    Un aspecto que se ha ignorado es el hecho de que estos victimarios, a pesar de cualquier error que hayan podido cometer, también son parte de la sociedad y tienen una familia o allegado. No existe ninguna muerte que no se sufra. E incluso sea solo una persona, no se le esta tomando en cuenta. Estos allegados viven exactamente el mismo suplicio que los familiares de la victima original. Se podrá decir que se lo merecía, aun así hay que tomar en cuenta que su pago no debe ser también castigo para otros.
    Sanae Sifuentes

    • ds11udep dijo:

      Sanae, también pensamos que no existe ninguna muerte en la cual no se sufra. Creemos que la pena de muerte no es una solución viable dado que de darse un caso de este tipo, buscaríamos justicia pidiendo pena de muerte para la otra persona pero esto no nos devolvería a nuestros seres queridos. Desde este punto de vista, opinamos que la pena de muerte no debe verse con el propósito de administrar justicia, sino de lo que es mejor para la sociedad.

  14. ds12udep dijo:

    Tal vez podría ser una solución eficiente al corto plazo en señal de advertencia y que la ideología de la prole cambie pero a largo plazo el objetivo final es que la familia este integrada que los hijos crezcan en un ambiente lleno de valores y virtudes para que en un futuro no cometan estos errores, además estas violaciones no sucederían si esa persona se hubiera rodeado de las persona correctas y hubiera leído los libros correctos. Es cierto nadie tiene derecho a quitarle la vida a una persona pero situaciones drásticas requieren medidas drásticas.

    Ivonka Aguirre

    • ds11udep dijo:

      Ivonka, gracias por tu aporte. Creemos que tienes razón al decir que los valores inculcados en la familia reduciría la tasa de crímenes de este tipo y que una solución a largo plazo es el poder inculcar estos valores tan necesarios para poder vivir en sociedad. Sin embargo, no creemos que se puede enseñar buenos valores, ejecutando a los criminales de este modo.

  15. cuales son los tratados o pactos que peru firmo en contra de la pena de muerte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s